La alcaldesa destaca la proyección de Logroño por los «insignes» de San Bernabé

La alcaldesa impone las insignias a Francis Paniego, Ovidia de Francisco, Pablo Sáinz Villegas y Sheila Gutiérrez. /AYTO. LOGROÑO
La alcaldesa impone las insignias a Francis Paniego, Ovidia de Francisco, Pablo Sáinz Villegas y Sheila Gutiérrez. / AYTO. LOGROÑO

Francis Paniego, Ovidia de Francisco, Pablo Sáinz Villegas y Sheila Gutiérrez, los homenajeados

LA RIOJALogroño

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha subrayado hoy la proyección de la capital riojana que realizan quienes han recibido la insignia de la ciudad, que se entrega dentro de sus fiestas patronales.

Gamarra ha hecho estas declaraciones hoy en el acto en el que se han concedido estas medallas al restaurador Francis Paniego, a la ciclista Sheyla Gutiérrez, a la reportera de TVE Ovidia de Francisco y al guitarrista Pablo Sáinz Villegas.

En los cuatro casos el Ayuntamiento de Logroño ha reconocido su trayectoria profesional y el que siempre presuman «con orgullo» de ser naturales de la capital riojana.

A los cuatro les une, también, el inconformismo, la rebeldía, la dedicación a una profesión y la humildad, características que «tiene Logroño y los de Logroño», ha afirmado la alcaldesa.

Cree que una de las bases del éxito alcanzado por los cuatro en sus profesiones es «la entrega silenciosa» rodeada de «pasión, un sano y humilde ánimo de rebeldía» que les da «la emoción precisa para componer una esmerada y exquisita rebeldía».

Gamarra ha recordado que hoy se celebra la víspera de que en el día de San Bernabé de 1521 los vecinos de Logroño «elevaran a la máxima expresión el concepto de humildad ligado al inconformismo y a la rebeldía de un pueblo que se aferró con pasión a su tierra».

Las insignias de San Bernabé, que concede el Ayuntamiento logroñés desde 2006, son «una forma humilde y sincera de valorar el trabajo de logroñeses y logroñesas» a los que ha calificado de «ejemplares.

Por último ha enmarcado «en un momento histórico para las mujeres» el reconocimiento a Ovidia de Francisco, la segunda mujer reportera de España para Televisión Española, y de Sheyla Gutiérrez, la mejor ciclista española, que han sido las primeras en recoger sus insignias.

El discurso completo

La primera de ellas, a sus 89 años, no ha intervenido y, en su lugar lo ha hecho su hija, también periodista de TVE, que ha definido a su abuela como «una gran luchadora» y ha recordado como comenzó en esta profesión cuando falleció su marido, que era corresponsal de la televisión pública en Logroño y le ofrecieron a ella continuar con ese trabajo.

Fue la segunda mujer en España que ejercía de reportera y tuvo que salvar muchos obstáculos, como el que no le dejaran pasar al burladero de la plaza de toros o no le permitieran cubrir una vuelta ciclista.

En sus 22 años de profesión «tuvo que luchar mucho también en lo personal» al perder a un hijo (Gabriel), también periodista, cuando cubría la información de una prueba aérea; luego fallecería otra hija.

«Pero siempre tuvo coraje y valentía para allanarnos el camino a otras mujeres en profesiones de hombres», ha subrayado la nieta de la premiada, que también recibió hace años la Medalla al Mérito en el trabajo del Gobierno de España.

«Estáis tan orgullosos de mí...»

Sheyla Gutiérrez ha recogido su insignia «abrumada» por el reconocimiento que siente en Logroño «de toda la gente que me apoya y que cuando las cosas no van bien me dan fuerza para pedalear», ha asegurado.

«Estáis tan orgullosos de mí (los logroñeses) que a veces ni lo entiendo», ha dicho la joven deportista, que milita en el equipo norteamericano Cylance Pro Cycling, cuyo director, el español Manel Lacambra, ha acompañado a la riojana en el acto.

La corredora no ha podido reprimir las lágrimas cuando ha recordado el apoyo que siempre le ha dado su madre y también ha tenido palabras de reconocimiento para tosa su familia y para la alcaldesa de Logroño «a la que le gusta luchar por las mujeres» aunque «a mi lo que me gusta es pelear, incluso contra los hombres», ha afirmado mientras miraba a sus cuatro hermanos.

La corredora riojana sufrió hace dos días un percance con un coche mientras entrenaba, por el que todavía sufre dolores, algo con lo que ha bromeado, al despedirse diciendo que va «a por más, a por el Mundial, los Juegos Olímpicos, a tumbar semáforos, coches o lo que venga.

«De la clínica Velázquez a Ezcaray»

Francis Paniego ha recordado en su intervención que aunque normalmente se dice que es natural de Ezcaray, él, como muchos niños en los años sesenta y setenta, nació «en la clínica Velázquez de Logroño».

Durante décadas acompañó a su padre y a su madre a viajes a la capital riojana «y acabé casado con una logroñesa y montando un restaurante aquí» por lo que se siente «tremendamente agradecido» a la ciudad.

Paniego, que tiene tres estrellas Michelín en dos de sus restaurantes, ha dedicado esta insignia a su familia y «a los trabajadores de la hostelería que en días de fiesta ellos se dedican a que todos lo pasemos bien».

La música como terapia y nexo de comunicación

Por último, el guitarrista Pablo Sainz Villegas, ha afirmado que la inspiración le llega «de las personas con las que me cruzo» porque «La Rioja y Logroño son un cruce de caminos».

Ha incidido en que él busca «cambiar el mundo creando» y «a través del conocimiento de un oficio», la música, en su caso, con la que busca «la reconciliación como seres humanos».

«La multiculturalidad, las diferentes diferentes formas de pensaar, opina y ver el mundo es lo que nos enriquece y nos refleja a todos, siempre desde el mutuo respeto», ha concluido.

 

Fotos

Vídeos