El Pleno rechaza auditar de forma externa la gestión del transporte urbano

El Pleno rechaza auditar de forma externa la gestión del transporte urbano

La propuesta de esta formación solo ha sido respaldada por Ciudadanos, mientras que PSOE y Grupo Mixto se han abstenido y el PP ha votado en contra

LA RIOJA

El Pleno del Ayuntamiento ha rechazado una moción presentada por Cambia Logroño para realizar una auditoría externa sobre la gestión del transporte urbano de la ciudad.

La propuesta de esta formación solo ha sido respaldada por Ciudadanos, mientras que PSOE y Grupo Mixto se han abstenido y el PP ha votado en contra, con lo que la propuesta ha decaído.

El portavoz de Cambia Logroño, Gonzalo Peña, ha recordado que esta concesión llegará hasta 2027 cuando alcanzará 75 años y ha asegurado que en 2002 el contrato se modificó con un mayor coste; ha recordado que en el inicio de la concesión, 1997, se abonó a la empresa 142.000 euros, mientras que el año pasado fueron 2,6 millones.

«Una empresa que tiene cubiertos los costes y se asegura un beneficio, porque se le da una subvención en función de los datos que aporta, y eso no está en ningún contrato», ha afirmado.

Frente a este planteamiento, el concejal de Movilidad, Francisco Iglesias, ha calificado la petición de «extemporánea» y ha afirmado que auditar de forma externa este servicio «solo supondría gastar más» porque «la inspección y el control ya lo hacen funcionarios, que redactan informes extensos para esa liquidación y dicen casi todo bueno y casi nada malo».

«Si hubiera la más mínima sospecha no se pasarían esas pruebas año a año y si hay mucha más aportación, también en 1952 había dos autobuses y ahora hay 50, con una media de antigüedad de 5 años, más recorrido y más líneas», ha dicho.

Iglesias ha defendido que «este contrato da más beneficios que costes al Ayuntamiento» y «año a año suben los viajeros y 2018 va a sorprender», ha afirmado y ha recordado que, por Ley, en 2025, cuando vaya a acabar el contrato sí que habrá que hacer una auditoría.

Todos los grupos, salvo Cambia Logroño (que se ha abstenido) han apoyado una moción del PSOE para que se eliminen los cables superpuestos en fachadas de la ciudad, en especial en el Casco Antiguo.

La moción ha salido adelante con una moción del Grupo Popular que incluye el que una vez hecho un estudio de estas instalaciones se adopten las medidas necesarias para minimizar su impacto pero siempre bajo criterios y recomendaciones de los técnicos municipales.

También se ha aprobado una moción del Grupo Socialista (con el voto a favor de todos los grupos salvo el PP, que se ha abstenido) para que se realice un convenio de colaboración con la Fundación Laboral de la Construcción para la promoción de la seguridad laboral en las obras municipales.EFE

 

Fotos

Vídeos