Avenida de la Sierra, ni está ni se le espera

Terrenos por donde debería prolongarse avenida de la Sierra vistos desde la calle Sequoias, ayer, con vecinos de uno y otro lado atravesando campo a través. /Justo Rodriguez
Terrenos por donde debería prolongarse avenida de la Sierra vistos desde la calle Sequoias, ayer, con vecinos de uno y otro lado atravesando campo a través. / Justo Rodriguez

La negociación presupuestaria PP-Cs deja ver que la prolongación del vial logroñés no será posible a corto plazo | El convenio de la junta de compensación de Ramblasque pretendía asegurarse 2.586 pisos frente a los actuales 275 chalés y la negociación está en punto muerto

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Las exigencias de Cs para negociar los presupuestos municipales del PP, que tras romper conversaciones han provocado la prórroga de las cuentas del 2018 para el año que viene, han puesto de manifiesto que la prolongación de avenida de la Sierra ni está ni se le espera. «O nos firman la autorización para una ejecución rápida o se tardarán años», aseguraba ayer el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Pedro Sáez Rojo, después de que la alcaldesa sentenciase que «piden un convenio urbanístico con el objetivo de recalificar un terreno y pasar de 275 a más de 2.500 viviendas utilizando un vial como coartada».

Si bien el lunes la concejala de Hacienda, Mar San Martín, daba por «cumplidas» las condiciones 'naranjas' y respecto al vial de avenida de la Sierra explicaba que «se han celebrado ya varias reuniones con la junta de compensación a fin de llegar a un acuerdo y poder firmar el convenio necesario para su ejecución», ya el martes, la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, aseveraba que la firma del convenio urbanístico en el sector Ramblasque «es la única exigencia que ni está cumplida ni vamos a cumplir porque se trata de una recalificación ilegal y poco ética».

Más

Diario LA RIOJA ha tenido acceso a la propuesta de convenio remitida por la junta de compensación al Ayuntamiento de Logroño el pasado mes de febrero a fin de «ocupar los terrenos y ejecutar anticipadamente las obras de urbanización» de tal prolongación. Un documento que, según explica Saéz Rojo, trataba de sustituir al anteriormente presentado por la Administración local. «La firma del convenio ya fue una exigencia de Cs en el 2017 para negociar los presupuestos de este año y ahí la dieron por cumplida sabiendo que había abierta una negociación. Así, si en diciembre del 2017 el Ayuntamiento planteó a la junta un convenio en el que se reconocía que las características del planeamiento no eran las más adecuadas y se revisarían, en febrero del 2018 ellos presentaron su propia propuesta solicitando cambiar el uso de residencial unifamiliar a residencial genérico pasando de las actuales 275 viviendas a un total de 2.586. Un cambio sustancial que sólo puede enmarcarse dentro de la revisión del PGM y que, de hecho, así había puesto de manifiesto en el 2010 el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja (TSJR)», explica el concejal delegado.

La realidad es que, tras años hablando de la necesidad de completar avenida de la Sierra, el vial estaba incluido en el 2013 en el Plan de Infraestructuras y en el 2016 en el Plan de Obras. Sáez Rojo recuerda que para entonces, y al menos en cuanto al vial provisional -de un carril por sentido y entre Sequoias y Coronilla-, estaban firmados los convenios de ocupación con hasta 6 de los 8 propietarios y que incluso se barajaba reajustar el proyecto para no necesitar de los dos restantes.

Sin embargo, era obligado el visto bueno de la junta de compensación... que en todo momento ha pedido la concreción y el compromiso de las 2.586 viviendas que siempre han querido divididas en 1.693 en 'palazzina' o bloques de vivienda libre, 434 VPO de precio general, 433 VPO de precio pactado y 26 unifamiliares aislados. «No podemos ni debemos concretar ni comprometernos porque sería ilegal. Ramblasque será lo que tenga que ser, pero fruto de un trabajo técnico, no de una decisión política, y en el marco de la revisión del PGM», concluye. Las negociaciones, por tanto, están en punto muerto.

Por lo demás, el convenio, según Rojo, incluye condiciones «inaceptables» y «fuera de lugar» como la supervisión y control en todo momento por parte de la junta de compensación incluso su «voz y voto» en las posibles mesas de contratación.

 

Fotos

Vídeos