Detenidos los responsables de una agencia de viajes de Logroño por estafa

Detenidos los responsables de una agencia de viajes de Logroño por estafa

Las víctimas son más de 30 clientes y la cantidad defraudada podría ascender a 45.000 euros

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

La vacaciones no siempre salen bien. Puede haber retrasos, los vuelos pueden llegar tarde, las fotos que los hoteles publican en sus webs pueden no responder a la realidad... Pero las vacaciones también pueden convertirse en una pesadilla. Eso es lo que le ha sucedido a al menos 31 personas que contrataron diferentes paquetes vacacionales con una agencia de viajes ubicada en la calle avenida de Colón 13 de Logroño (sucursal de Zafiro Tours, ahora ya cerrada a cal y canto) y que cuando llegaron a su destino o al aeropuerto para coger un avión se dieron cuenta de que habían sido estafados. La Policía Nacional ha detenido ahora al gerente de la compañía de viajes y a uno de los agentes de la misma (a la sazón padre e hijo de 57 y 29 años, respectivamente) acusado de un delito de estafa y apropiación indebida por haberse quedado con más de 44.000 euros de clientes a los que nunca ofrecieron los servicios contratados. Había de todo: desde grandes safaris en África hasta reservas de hotel.

La actuación policial en este caso ha tenido dos momentos. El primero fue en junio. Entonces la Policía Nacional recibió y tramitó una denuncia por presunta estafa contra el gerente de la agencia de viajes. Un cliente alegaba que después de contratar y abonar el importe correspondiente, no había podido disfrutar de sus vacaciones ya que, o bien nunca fueron reservadas, o bien fueron anuladas. El responsable de la empresa de viajes fue puesto a disposición judicial y el juez decretó su puesta en libertad.

Local de Avenida de Colón desde la que operó la agencia de Zafiro Tours que cometió la presunta estafa a al menos 31 clientes.
Local de Avenida de Colón desde la que operó la agencia de Zafiro Tours que cometió la presunta estafa a al menos 31 clientes. / Justo Rodriguez

La agencia logroñesa era la franquicia de Zafiro Tours de la capital riojana ubicada en avenida de Colón (la investigación solo afecta a esta oficina en concreto de la cadena y no a otras con las que comparte marca comercial) y, cuando la central de la cadena tuvieron conocimiento de estos hechos «procedió a bloquear las claves de acceso a los proveedores y posteriormente al cierre de la agencia el día 20 de junio», explica la Policía Nacional en su nota de prensa al tiempo que reclamó a la Dirección General de Cultura y Turismo del Gobierno de La Rioja que tramitara la baja de la agencia en el Registro de Proveedores de Servicios Turísticos de la sucursal.

Pero los dos detenidos, lejos de finiquitar su actividad, buscaron un último golpe con unas fechas muy concretas en la cabeza: San Mateo. Conscientes de que no pocos logroñeses aprovechan la semana festiva para alejarse de Logroño y pese a no contar con la preceptiva licencia para operar, siguieron ofertando viajes y gestionando reservas durante buena parte del verano.

Fue después de aquella primera detención cuando tanto la Jefatura Superior de Policía de La Rioja y de otras ciudades (Pamplona, Arrecife y Madrid, entre otras) como diferentes juzgados de todo el país comenzaron a recibir denuncias en las que los afectados manifestaban haber sido víctimas de un fraude en la contratación de viajes a través de la sucursal de Zafiro Tours en Logroño.

Según explica la Policía Nacional, los clientes afectados tramitaban la reserva con esta agencia de la capital riojana para lo que debían abonar total o parcialmente los viajes contratados, extendiéndoles incluso un recibo de cobro en muchas ocasiones. Pero los viajes o bien no llegaban nunca a efectuarse o, cuando el desplazamiento corría por parte del cliente, al llegar a su destino se encontraban con la desagradable sorpresa de que no existía reserva alguna o se había cancelado. Nunca obtenían solución a sus problemas, ni respuesta ante las reiteradas peticiones de devolución del dinero.

En septiembre, con 31 denuncias presentadas contra ellos, agentes pertenecientes a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja procedieron a detener por segunda vez al gerente de la empresa además de a su hijo, que trabajaba como agente en la misma. Completa la Policía Nacional que el montante del dinero apropiado indebidamente podría ascender a más de 44.640 euros, si bien no descartan que el número de afectados pueda ser aún más amplio.