Los ríos riojanos han sido repoblados con más de 900.000 ejemplares de trucha

Repoblación de los ríos riojanos del año pasado. /Cristina Valderrama
Repoblación de los ríos riojanos del año pasado. / Cristina Valderrama

Concretamente, con 900.000 alevines de trucha, 37.000 añales y más de 25.000 ejemplares adultos de trucha autóctona

LA RIOJA

La Consejería de Medio Ambiente ha repoblado este año los ríos riojanos con 900.000 alevines de trucha, 37.000 añales y más de 25.000 ejemplares adultos de trucha autóctona.

Según ha detallado en una nota el Ejecutivo regional, la piscifactoría de Brieva de Cameros se ha consolidado como una herramienta fundamental de apoyo en la conservación de las poblaciones trucheras de La Rioja, su mantenimiento y su recuperación.

Los actuales programas de cría de trucha común que el Gobierno de La Rioja desarrolla en sus instalaciones se basan en la caracterización genética de la trucha común riojana, la determinación de las zonas libres de introgresión genética, y el conocimiento de las estirpes presentes y su distribución.

La Dirección General de Medio Natural, elabora cada año un plan de repoblaciones a partir de los estudios y muestreos de las distintas cuencas, pero siempre limitándose a repoblar únicamente los tramos de gestión sostenida y artificial aguas debajo de embalses, dejando las zonas de gestión natural libres de repoblación.

Asimismo, se ha continuado con la línea que se inició hace más de una década de repoblar también con huevos embrionados colocados en incubadoras especiales.

Como es frecuente la campaña de repoblaciones se inició el pasado mes de marzo, en los días previos al comienzo de la temporada y en tramos de fuerte presión, cuando se sueltan los ejemplares sobrantes del periodo reproductor de la piscifactoría para satisfacer la demanda.

Lo habitual es que se suelten entre 5.000 y 6.000 truchas, si bien este año los resultados de la piscifactoría fueron excepcionales y se pudieron soltar 25.400 truchas, lo que supone cerca de 5.000 kilos de ejemplares, en mayor proporción en los ríos Iregua y Najerilla, pero también en el Leza y el Tirón.

El grueso de las repoblaciones que lleva a cabo la Dirección General de Medio Natural con ejemplares de trucha autóctona de la piscifactoría de Brieva de Cameros se hacen con alevines y tallas juveniles, que son los que más sufren los efectos de cualquier afección o alteración en los cursos de agua.

En junio se soltaron 650.000 alevines de un gramo, y en octubre otros 250.000 alevines de otoño (jaramugos), de unos seis meses de edad y entre seis y ocho gramos de peso.

Por otro lado , el río que ha recibido más aportación este otoño ha sido el Iregua, 90.000 alevines, al ser el que tiene menos capacidad natural de reclutamiento a causa de la regulación de caudales.

El Najerilla ha recibido 85.000, unos 25.000 se soltaron en tramos del río Tirón, 15.000 en el Leza y otros 10.000 han ido a parar al Oja y el Cidacos.

También este otoño se han soltado 37.000 añales, muchos ya en condiciones de reproducirse, y que podrán alcanzar el tamaño permitido para su pesca cuando se abra la temporada de 2019, garantizando así un aprovechamiento sostenible de este recurso.

En total, se han repartido 15.200 unidades de trucha en tramos del río Iregua, 13.500 en el Najerilla, 3.500 en el Tirón, 3.500 en el Leza y mil en tramos trucheros del río Oja.

Junto a esto, desde el año 2005 se mantiene una línea de repoblaciones con huevo embrionado colocada en incubadoras especiales que se depositan dentro del río, de modo que en 2018 se depositaron 150.000 huevas, en la media de los últimos años.

El apoyo se realiza preferentemente en los arroyos laterales del río Iregua adaptados como zonas de incubación muy útiles para hacer de «guardería» hasta que adquieren un tamaño que les permite derivar al rio principal.

 

Fotos

Vídeos