La Rioja lleva 18 casos de legionelosis este año, todos ellos aislados

Bloque de Villamediana que fue desinfectado tras aparecer un caso de legionelosis/L.R.
Bloque de Villamediana que fue desinfectado tras aparecer un caso de legionelosis / L.R.

El 83% de los casos afectó a mayores de 55 años, y todos ocurrieron entre final de verano y principio del otoño

LA RIOJALogroño

La Rioja ha registrado en lo que va de año un total de 18 casos de legionelosis, la enfermedad causada por la bacteria legionela, y todos ellos han sido contagios aislados, sin que haya habido brotes en la región.

El director de Salud Pública y Consumo del Gobierno de La Rioja, Juan Ramón Rábade; la jefa del servicio de Epidemiología, Eva Martínez Ochoa; y la responsable del servicio de Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental, Rosario Martínez de la Hidalga, han proporcionado hoy estos datos en el «Espacio para la salud» que organizan la Asociación de la Prensa y la Consejería de Salud.

La bacteria legionela provoca la enfermedad legionelosis neumónica, una infección pulmonar que suele provocar neumonías que se curan con un tratamiento antibiótico muy potente y eficaz, ha detallado Rábade.

Esta bacteria es muy común en los espacios acuáticos naturales, desde donde pasa a los sistemas de abastecimiento de agua y a las instalaciones de climatización y refrigeración, pero ha matizado que solo se desarrolla si cuenta con la temperatura adecuada, que es entre 35 y 37 grados.

En tuberías antiguas en las que hay incrustaciones de cal pueden encontrar su alimento, ha precisado, y se reproducen con una temperatura óptima.

Rábade ha recalcado que esta bacteria se transmite a través de las vías respiratorias pero solo si el agua se pulveriza, como cuando sale caliente a través de la alcachofa de la ducha o por las torres de refrigeración.

Por ello, ha recalcado que la legionela no se transmite al beber agua ni ingerir alimentos y no se contagia entre personas, y además, infecta más a las personas con enfermedades crónicas, que tienen deprimido su sistema inmunológico deprimido, están en tratamiento oncológico y son varones fumadores.

Los síntomas de la legionelosis neumónica son dolores musculares y de cabeza, diarreas, vómitos, cuadros de confusión y en ocasiones fiebre, por lo que puede pasar desapercibida y confundirse con una gripe.

Edad avanzada

Martínez Ochoa ha detallado que, de los 18 casos, el 89 por ciento fueron varones y el 11 por ciento mujeres; de edad avanzada, ya que la media de edad fue de 64 años y el 83 por ciento de los infectados tenía más de 55 años (solo hubo tres casos con una edad inferior).

Ha recalcado que no hubo ningún caso de mujeres embarazadas ni de niños, y todos se produjeron a finales del verano y principios del otoño, que es lo habitual.

De todos los casos, en solo tres el foco estaba en una comunidad de propietarios, por lo que se dieron instrucciones «básicas» al resto de vecinos para evitar contagios, como utilizar el baño en vez de la ducha y quitar la alcachofa para rociarse, con el fin de evitar la aerosolización del agua, ha dicho Martínez de la Hidalga.

Cuando se detecta la presencia de legionela en una instalación comunitaria se realiza una limpieza por una empresa especializada, que suele utilizar cloro, con el fin de desinfectar la red, ha indicado.

Además de estas inspecciones y controles, ha informado de que se realizan periódicamente campañas preventivas en instalaciones como hoteles o residencias de ancianos.

 

Fotos

Vídeos