La Rioja ensaya la viabilidad de nuevos cultivos y técnicas en 25 campos de experimentación

Óscar Santolaya tiene, junto a otra socia, un campo de experimentación para producir quinoa ecológica en San Román de Cameros. / J. RODRÍGUEZ
Óscar Santolaya tiene, junto a otra socia, un campo de experimentación para producir quinoa ecológica en San Román de Cameros. / J. RODRÍGUEZ

Este año han comenzado ocho nuevos estudios para, entre otros objetivos, introducir el pistacho ecológico o producir fresas sin suelo agrícola

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

La innovación es consustancial a la actividad agrícola, bien para adaptarse a las posibilidades que ofrece la tecnología o para dar una respuesta a las nuevas necesidades o demandas del consumidor. La red de experimentación agraria de La Rioja, que dio sus primeros pasos en el 2009, se afianza con la incorporación durante este año de ocho campos demostrativos más. Con estos, la cifra total de ensayos que se están llevando a cabo en estos momentos en la región se eleva a 25. En ellos se buscan nuevas oportunidades para el sector y alcanzar soluciones para el campo riojano.

Más

La veintena larga de iniciativas de innovación en marcha suponen, en palabras del consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, «el reflejo de que hay inquietud en el sector por implantar nuevos cultivos, que pueden ser a corto o largo plazo una alternativa para los tradicionales, pero también por introducir otras variedades o técnicas de producción».

En el 2018 se han iniciado estudios relativos al cultivo del pistacho ecológico, sobre diferentes variedades de fresa en sistema hidropónico (sin suelo agrícola) en invernadero, de producción de pimiento hidropónico en intensivo, nuevas variedades de cereal, acerca del uso del cordón vertical como sistema de conducción para Maturana blanca, el deshojado de viñedo con ovejas, la rotación de cultivos forrajeros para mejorar la calidad y cantidad de la alimentación ganadera, y para analizar la reducción de daños por 'cracking' y pedrisco en el cerezo.

La Consejería de Agricultura y Ganadería convoca anualmente la línea de subvenciones para implementar un campo demostrativo. A estas ayudas pueden concurrir agricultores, cooperativas o comunidades de bienes que soliciten la experimentación en nuevas técnicas de producción para sus explotaciones y la apoyen adjuntando un protocolo, en el que expliciten las actividades que desarrollarán.

Las cifras

1,2 millones de euros es la cantidad que el vigente Programa de Desarrollo Rural de La Rioja destina a campos de experimentación.

2009 fue el año en que echó a andar la red de experimentación agraria de la región.

8 nuevos campos de experimentación se han incorporado este año.

Estos proyectos los suelen presentar jóvenes con formación en la actividad agrícola y nuevas ideas para emprender en el agro. Las iniciativas se evalúan y seleccionan mediante concurrencia competitiva.

Los contratos para estos ensayos cuentan con una vigencia de uno a cinco años, en función de la iniciativa, prorrogables a dos más. Esta medida se recoge en el Programa de Desarrollo Rural de La Rioja 2014-20 con una dotación de 1.249.868 euros. De esta cantidad, el Gobierno riojano aporta 393.125 euros (46,25%) y el resto se financia con fondos del FEADER (50%) y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (3,75%).

Los campos demostrativos tienen como principal objetivo mejorar la competitividad de la actividad agraria riojana demostrando a los agricultores cómo llevar a la práctica nuevas técnicas, con sus ventajas e inconvenientes. Por esto, realizan una transferencia al sector mediante la divulgación de sus resultados a través de una web, jornadas, visitas y publicaciones. Algunos proyectos que comenzaron como campo demostrativo siguen en producción, como es el caso del azafrán ecológico de Agoncillo que se comercializa con la marca Castillo de Aguas Mansas.

 

Fotos

Vídeos