La UR premia a los mejores

El edificio Quintiliano ha acogido un acto en el que el rector ha insistido en la importancia de la educación superior

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

La Universidad de La Rioja celebra este lunes su día grande. Hace 27 años, el 14 de mayo de 1992, el Congreso de los Diputados daba luz verde a la creación del centro, referente de la educación pública superior en la región. Miles de licenciados y graduados después, la UR ha vuelto a reconocer el trabajo de estudiantes y antiguos trabajadores y ha entregado los premios a los mejores expedientes del último curso, a los mejores deportistas universitarios además de agradecer a los trabajadores que se han jubilado durante el año pasado su dedicación y esfuerzo.

Con las aulas cerradas y los exámenes a la vuelta de la esquina, el edificio Quintiliano ha acogido un acto en el que el rector ha insistido en la importancia de la educación superior, en el que ha querido recordar al recientemente fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba, «el ministro con el que se produjo la creación de nuestra universidad», apostilló, y en el que, en plena campaña electoral, ha alertado que la sociedad actual vive «en el reino de la superficialidad».

Frente a esa realidad, «la universidad anhela lo profundo, lo reflexivo, lo reposado», ha dicho Julio Rubio. «Deberíamos combatir la crisis de atención. La perturbadora pensadora Simone Weil, en un texto que tiene casi un siglo pero que suena premonitorio hoy, afirma que 'la formación de la atención es el verdadero objetivo del estudio, y no las calificaciones, los exámenes, la acumulación de conocimientos o de resultados», una tarea que Rubio confió en que «cumple la Universidad de La Rioja».

Además, Rubio ha animado a los alumnos que hoy han sido galardonados a mantener su nivel de esfuerzo y una relación estrecha con la UR. «Ayudadnos a conseguir que en esta sociedad de lo efímero, del ruido y la furia, la universidad sea un oasis de serenidad, de reflexión y de transformación».

Isabel Abad Ruiz, el mejor expediente en Ingeniería Agrícola, además de recordar y agradecer su paso por el IES Hermanos D'Elhuyar, ha agradecido a la UR todas las puertas abiertas que ha tenido para trasladar al escenario profesional sus conocimientos teóricos. «Son muchos los retos que desde el mundo agrícola hay que afrontar», dijo antes de apuntar, entre otros, el reparto equitativo de los alimentos y la sostenibilidad.

Por su parte, Juan Antonio Martínez Berbel, vicerrector de Profesorado, ha sido el encargado de glosar y agradecer el trabajo a los docentes que se han jubilado en el último curso a los que les entregó la máxima distinción. «De vez en cuando tenemos que volver a leer los retos que marcaba la ley de creación de la UR para ver si se han cumplido esos objetivos. Los retos han cambiado, la sociedad ha cambiado y nos exige más. Habéis cumplido. En vuestras manos, la UR se ha hecho mayor y nos dejáis la honrosa tarea de continuar el camino».

María Rosa Mediavilla (Grado en ADE), Lucía Jubera (Derecho), Izaskun Ciordia (Trabajo Social), Paula Nieto (Relaciones Laborales y Recursos Humanos), Silvia Tejedor (Educación Infantil), Patricia Ruiz (Educación Primaria), Beatriz Estefanía de la Concepción (Turismo), Andrea Ropero (Enfermería), Carla Ovejas (Estudios Ingleses), Javier Sáenz (Geografía e Historia), Elena Frías (Lengua y Literatura Hispánica), Iñaki Zuazola (Matemáticas), Marina Blanco (Química), Fernando David Toribio (Enología), Paula Ezquerro (Ingeniería Informática), Isabel Abad (Ingeniería Agrícola), Miguel Castillón (Ingeniería Mecánica), Rubén Peña (Ingeniería Eléctrica) y Diego Rodríguez (Electrónica Industrial y Automática) han sido los estudiantes de Grado galardonados al atesorar los mejores expedientes el año pasado. Además, otros trece estudiantes de máster y un nutrido grupo de deportistas han recibido su reconocimiento.