Los positivos en La Rioja por alcohol y drogas al volante se mantienen en casi cuatro diarios

Control de alcohol y drogas de la Guardia Civil, en una imagen del pasado diciembre en la AP-68, junto al peaje de Logroño. /Sonia Tercero
Control de alcohol y drogas de la Guardia Civil, en una imagen del pasado diciembre en la AP-68, junto al peaje de Logroño. / Sonia Tercero

El pasado año creció otra vez la cifra de conductores interceptados bajo los efectos de la bebida, pero disminuyeron los positivos por estupefacientes

José Ignacio Gasco
JOSÉ IGNACIO GASCOLogroño

La Guardia Civil de Tráfico de La Rioja y las policías locales de la región interceptaron durante el pasado año a un total de 1.431 conductores al volante de sus vehículos bajo los efectos de bebidas alcohólicas o de alguna sustancia estupefaciente, lo que supone una media de casi cuatro positivos diarios en las más de 56.000 pruebas practicadas a lo largo de un ejercicio en el que volvieron a repuntar los casos de alcoholemia, 748 frente a los 680 del 2017, y se redujeron los de estupefacientes, de 872 a 683, según los datos facilitados a Diario LA RIOJA por la Delegación del Gobierno en la comunidad.

La buena noticia en las estadísticas llega en los controles de sustancias estupefacientes. Las 2.377 pruebas practicadas el año pasado por la Guardia Civil de Tráfico se tradujeron en 579 positivos, el 24,36% del total, más de 23 puntos por debajo del 47,90 del ejercicio anterior -432 positivos en 1.384 test-. También descendió la cifra de positivos en los registros de las policías locales de Logroño, Calahorra, Alfaro, Arnedo, Haro, Nájera, Santo Domingo y Lardero, con 104 en 176 pruebas (59,10%) frente a los 440 en 678 del 2017 (64,90%).

EN DETALLE

56.344
pruebas de alcohol y drogas a conductores se practicaron el año pasado en La Rioja.
1,48
miligramos de alcohol por aire espirado fue la tasa más alta.
22
de los 197 accidentes registrados fueron causados por el alcohol.

Sin embargo, el alcohol volvió a constatar un preocupante repunte. Los agentes del subsector de Tráfico de La Guardia Civil practicaron 40.042 pruebas de alcoholemia, 10.300 menos que en el 2017, con el resultado de 334 positivos, el 0,83% del total, 13 décimas por encima del 0,70 del año anterior y muy por debajo del 1,04% registrado en los años 2015 y 2016. La labor de las patrullas del Instituto Armado en este ámbito se completó con los 11.972 test de alcoholemia de la campaña 'bebedor social', con un resultado de 26 positivos, el 0,22% del total. También se incrementó la cifra de positivos por bebidas alcohólicas en las estadísticas de las policías locales riojanas, con 388 conductores interceptados en las 1.767 pruebas practicadas, lo que supone el 22,00% frente al 17,52% del 2017, con 325 en 1.855 tomas de muestra.

Más control y concienciación

Las tasas más altas detectadas fueron una de 1,48 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, seis veces por encima de la máxima autorizada, que es 0,25 miligramos; y otra de 1,2 miligramos tras una prueba posterior a un accidente de tráfico. De hecho, según la Jefatura de Tráfico de La Rioja, el alcohol fue el causante de 22 de los 197 accidentes producidos en la red de carreteras riojanas el pasado año, el 10,2%, con un resultado de 2 heridos graves y otros 2 leves.

«Es inaceptable que en uno de cada diez accidentes de tráfico en las carreteras riojanas esté presente el alcohol. Todavía tenemos que concienciarnos todos de que el binomio alcohol-drogas en la conducción no puede ser», destaca la responsable de la Jefatura de Tráfico de La Rioja, Beatriz Zúñiga.

«No nos debemos de confiar y pensar que no va a pasar nada si conducimos bajo los efectos del alcohol o las drogas, hay que mantener la precaución en la conducción», advirtió la máxima responsable de Tráfico en la región, que admitió que la cifra de positivos «es todavía muy alta, por lo que durante este 2019 mantendremos y ampliaremos los controles, además de insistir en las campañas de concienciación y educación».

 

Fotos

Vídeos