Un picoteo helador con pocas heridas

Daños por el hielo en un viñedo de La Rioja Alta, ayer. :: UAGR/
Daños por el hielo en un viñedo de La Rioja Alta, ayer. :: UAGR

Las heladas fueron generalizadas, con muchas parcelas afectadas en toda la región, pero con daños esporádicos y muy localizados

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Del miedo al alivio en una mañana. La alerta por heladas se cumplió, pero con menos intensidad de la que los viticultores riojanos temían y aunque estuvo muy extendida, en muchas zonas de la región aunque no en muchos viñedos, no provocó graves daños sino picoteos en los brotes ante los que habrá que aguardar dos o tres días para conocer su evolución.

Ni las temperaturas fueron extremadamente bajas (las mínimas se registraron en Villalobar y Casalarreina, con -2,42 y -1,44 grados, respectivamente) ni la duración del episodio fue excesivamente larga (7,5 horas en Villalobar, 4 en Leiva, 3 en Casalarreina y 2 en Arenzana de Abajo), lo que permitió respirar tranquilo a la mayoría del sector, con el alma en vilo durante todo el fin de semana por el mazazo en la memoria de aquella helada del 28 de abril del 2017, que afectó a unas 15.000 hectáreas, el 35% del viñedo riojano de la DOC (Agroseguro abonó 18 millones de euros en indemnizaciones a 2.234 agricultores riojanos).

RED DE ESTACIONES AGROMETEOROLÓGICAS

Estación Horas con temperaturas bajo cero Mínima registrada
Santo Domingo 0 0,1
Villar de Torre 0 0,24
Leiva 4 -1,13
Foncea 0,5 -0
9
Casalarreina 3 -1,44
Uruñuela/Torremontalbo 1 -0,41
Arenzana de Abajo 2 -0,89
San Vicente de la Sonsierra 0 0,01
Villalobar 7,5 -2,42
Valdegón/Agoncillo 0 0,8
Santa Engracia del Jubera 1,5 -1,49
Albelda de Iregua 0 0,36
Entrena 2 -1,02
Albelda-Mogrones 0 -0,12
Logroño-Prado Viejo 0 -0,16
Igea 0 0,72
Cabretón/Cervera 0,5 -0,47
Alfaro 0 0,44
Quel 0 0,67

«Es un poquito pronto para hacer todavía un diagnóstico riguroso, porque hay que esperar dos o tres días para ver cómo evolucionan los brotes, ya que hay algunas puntas que se han helado pero no se sabe todavía si ha cogido el racimo o no», resumió, en declaraciones a Diario LA RIOJA, Igor Fonseca, secretario general de ARAG-Asaja, quien sí señaló que «lo que parece claro es que los efectos de esta helada nada tienen que ver con la de hace dos años. Es cierto que ha habido algo de afección, en principio leve, en viñedos de la zona de Casalarreina, Cuzcurrita, Sonsierrra, el Najerilla e incluso hasta la zona del Iregua y el Leza y en la zona más occidental de La Rioja Alavesa, pero parece que en general las zonas más afectadas han sido las de siempre: sombrías, hondonadas y partes de viñedos cercanas al río, pero, además, unos brotes sí y otros no, por eso hay que esperar».

«No ha habido graves daños, ha habido en muchos pueblos pero no grandes daños, ha sido una helada de las habituales en primavera, un poco tardía, pero bueno, nada catastrófico. Habrá alguna que sí estará muy tocada y se dará parte, pero son algunas viñas cerca del río o en hondonadas», explicaban, por su parte, en fuentes de UAGR, desde donde se admitía que «la duda que tiene ahora el agricultor que tiene alguna viña afectada, la resolverá en dos o tres días cuando vea la evolución».

El «último envite»

«Esta helada de hoy no va a afectar a la producción final de nadie», se remachaba desde el sindicato agrario UAGR tras admitir la preocupación existente, pese a que «en abril ha habido piedra y heladas muy localizadas en un montón de municipios, porque tenemos los partes de los siniestros, y no se ha enterado nadie más que al que le tocó. Siempre hiela algo y cae algo de granizo, lo que pasa es que después de lo de hace dos años había más miedo y no ha tenido nada que ver».

Finalmente, David Castro, viticultor de Elciego y responsable de la red de WhatsApp Garañango Alerta y Difusión, coincidía en que «hay muchas viñas picadas, mucho daño esporádico, muchas parcelas afectadas... Podríamos decir que hay muchos pocos». Tras admitir que «siempre hay algún viñedo que destacará», Castro señaló: «aunque no se puede poner la mano en el fuego, creo que ha pasado el peligro y que éste era el último envite que nos quedaba contra el hielo».