«De Empleo no me llamaron jamás y la fundación me ha ofrecido la oportunidad que no me dio nadie»

«De Empleo no me llamaron jamás y la fundación me ha ofrecido la oportunidad que no me dio nadie»

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Después de muchos años dedicada a su labores en el hogar y, sobre todo, a la crianza de sus hijos, Margarita Martínez Moleiro se decidió a llamar a las puertas de la Fundación Cáritas Chavicar para incorporarse al mercado laboral ante la falta de noticias de las Oficinas de Empleo, después de demasiados meses inscrita en el paro.

«Hice el curso de Atención Sociosanitaria, que fue muy intenso porque aquí nadie te regala nada, y al poco de acabarlo empecé a trabajar en la residencia Santa Teresa Jornet, con un contrato de tres meses que acaba ahora, pero que ya me han dicho que me van a renovar», explica, sin olvidar su agradecimiento a la entidad: «Cáritas Chavicar me ha dado la oportunidad que no me ha dado nadie más porque en este país parece que las personas de más de 40 años estamos vetadas para trabajar cuando precisamente por nuestra edad tenemos más disposición y menos impedimentos».

Ella lo ha logrado. «Estoy encantada con mi trabajo, es una labor en equipo en la que, aunque la formación nos ha dejado una muy buena base, yo lo que busco es aprender, coger experiencia y trabajar. Todo eso, la posibilidad de tenerlo, es lo que me ha dado la Fundación Cáritas Chavicar», remacha.