Sánchez reclama en Logroño una mayoría «contra las tres siglas de la derecha»

Sánchez reclama en Logroño una mayoría «contra las tres siglas de la derecha»
Juan Marín

El presidente del Gobierno protagoniza un enfervorizado mitin en Riojaforum y pide el voto para Andreu y Hermoso de Mendoza

Jorge Alacid
JORGE ALACIDLogroño

Apoteósico tal vez sea exagerado, pero enfervorizado es un adjetivo que retrata bien el ambiente vivido en la tarde de este jueves en Riojaforum con ocasión del mitin protagonizado por Pedro Sánchez. Una audiencia entregada, con la ilusión propia de quien ve a los suyos en La Moncloa, ha bendecido al presidente y candidato del PSOE con el mismo entusiasmo con que ha acogido las palabras de quienes le han precedido en el atril, Pablo Hermoso de Mendoza y Concha Andreu. Para quienes Sánchez ha pedido el voto en las elecciones de mayo con una energía idéntica a la empleada para reclamar de sus seguidores riojanos un respaldo semejante. Papeletas que ha pedido que llenaran las urnas de abril para forjar con ellas «una mayoría parlamentaria» que sirva para derrotar «a la derecha». «No hay tres derechas, sino una derecha», ha advertido. «Es una única derecha con tres siglas», ha aclarado.

Durante su discurso, Sánchez ha seguido un guión cuya esencia se desdoblaba en un par de vertientes. Por un lado, manteniéndose fiel a esa idea según la cual sólo el PSOE constituye la alternativa capaz de vertebrar al electorado que apuesta por «la certidumbre, la estabilidad y el sentido común», frente a una oposición de derechas que, en su opinión, se caracteriza no tanto por criticar «cómo gobierna el PSOE» como el hecho mismo de que gobierne el PSOE. A renglón seguido, el líder socialista alardeaba de los logros que, a su juicio, se inscriben dentro de la llamada agenda social. Los así bautizados «viernes sociales» que con ocasión de cada Consejo de Ministros (como el que está previsto celebrar mañana) permite a su Gobierno impulsar medidas destinadas «a corregir desigualdades»; entre ellas, ha citado el controvertido permiso de paternidad que debería haber entrado en vigor el próximo 1 de abril, bloqueado por la mayoría que forman PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso. Una estrategia para la cual ha destinado Sánchez gruesos reproches, incluidos en un apartado de su intervención que giraba en torno a los llamados «tres de Colón».

Así ha hecho alusión al acto convocado recientemente en esa plaza madrileña por PP, Ciudadanos y Vox, donde sus tres líderes posaron juntos en una imagen que el PSOE utiliza para ofrecer su propia versión ideológica. Un mensaje de regreso a las fuentes ideológicas que su audiencia ha acogido con fervor, entre aplausos continuos y en medio del clima que se genera cuando las propias siglas están al frente del Gobierno de la Nación. Una atmósfera electrificada que ha contrastado con el mustio aspecto de otras convocatorias recientes del mismo PSOE riojano. Un clima que tiene sentido por la inminencia de la cita con las urnas, hacia donde han dirigido también sus mensajes tanto Hermoso como Andreu.

El primero, candidato al Ayuntamiento de Logroño, llamando a votar su proyecto en favor de «una ciudad que sea inteligente porque une a la gente creativa»; la segunda, aspirante a presidir el Gobierno regional, apelando a otro de los hilos conductores del mitin: la reivindicación del rol de la mujer en la España contemporánea. «La única manera de que esta tierra evolucione es la que la lidere una mujer», ha proclamado. Unas palabras sobre las que Sánchez ha apoyado su propia reivindicación del feminismo. «El 8 de marzo, me vinieron la mente dos palabras», ha confesado. ¿Cuáles eran? «Viva España». Ovación cerrada y apoteosis final.