Si cayera una bomba atómica en Logroño

Bomba 'Little boy' lanzada sobre Hiroshima y hongo tras la explosión./L.R.
Bomba 'Little boy' lanzada sobre Hiroshima y hongo tras la explosión. / L.R.

Crean el programa «Nukemap», que representa el daño causado por todas bombas atómicas creadas y permite reflexionar sobre las consecuencias del estos ingenios de destrucción masiva

LA RIOJALogroño

El día 6 de agosto se cumplieron 73 años del lanzamiento de una bomba atómica sobre Hiroshima. Unos días después, los estadonidenses arrojaron una segunda bomba sobre Nagasaki y de este modo se aceleró la rendición de Japón y el final de la contienda.

Bajo la dirección científica de Alex Wellerstein—historiador especializado en divulgación científica y armas nucleares—, fue creada una herramienta didáctica llamada «Nukemap». Esta singular herramienta, que sirve para visualizar el daño causado por todas bombas atómicas creadas y comprender un poco mejor las consecuencias del uso de dichos ingenios.

«Nukemap» consiste, simplemente, en elegir Logroño en un mapa de Googlemaps modificado. Después se escoge la bomba. La lista recopila todas las bombas atómicas creadas desde la Segunda Guerra Mundial. Abarca desde 'Trinity'—la primera en ser detonada—, hasta las famosas bombas de Corea del Norte, que tanto traen de cabeza al paranoico Tío Sam. Elegiremos, para variar, la mítica 'Little Boy', que arrasó Hiroshima en 1945.

Tras escoger el objetivo y el 'pepino', queda elegir una serie de opciones básicas, tales como si la detonación ha de ser aérea o terrestre, contabilizar el número de víctimas o tener en cuenta la lluvia radiactiva. También hay opciones avanzadas, pero, para el usuario común, es recomendable tocar lo justo: solo las opciones de bola de fuego, cráter o impacto humanitario, por ejemplo.

Por último, queda una sola cosa: pulsar el gran botón rojo para la detonación… y, enseguida, le saldrá la estadística del horror.

Tras pulsar el sugerente botón, el resultado no puede ser más vistoso. Sendos aros de color pintan Logroño. Cada uno de ellos indica el radio de destrucción de la onda expansiva y los datos son desoladores. La capital queda destrozada.

El número de muertos se elevaría a 49.190 y los heridos, cifrados en más de 36.000 obligarían a abrir 200 plantas del San Pedro, si es que queda en pie. Por no hablar de los problemas en el largo plazo y lo nada tranquilizadora nube radioactiva entre Clavijo y el León Dormido.

Un horror que sirve para pensar y no olvidar nunca el infierno que vivieron los habitantes de Hiroshima y Nagasaki.

Recreación del impacto de una 'Little boy' sobre Logroño.
Recreación del impacto de una 'Little boy' sobre Logroño. / NUKEMAP

Si quieres echar un rato con esta aplicación pincha aquí.

 

Fotos

Vídeos