La ola de calor toca techo e inicia su retirada

Bañistas, ayer en el río Cidacos, en Arnedillo. :: sonia tercero/
Bañistas, ayer en el río Cidacos, en Arnedillo. :: sonia tercero

Las temperaturas, que seguirán hoy altas, comenzarán a bajar a partir de mañana y se desplomarán el jueves más de 15 grados

M. J. G. LOGROÑO.

La Rioja superó ayer otra jornada sofocante. La alerta naranja, no obstante, no hizo lamentar incidencia alguna entre la población por golpes de calor, según confirmó el Gobierno regional. Pese a que las temperaturas alcanzaron los registros más altos de la primera ola de calor del verano, en ningún caso se llegó a los 40 grados que se habían pronosticado. De nuevo, Calahorra se apuntó la temperatura más alta, con 38,7 grados. El mercurio se disparó también en Logroño (37,9) y en Haro (37,6). A media tarde los cielos se cubrieron, lo que contribuyó a impedir una escalada de las temperaturas más extrema.

Aunque el calor seguirá apretando hoy, a lo largo del día comenzarán a notarse ligeros cambios. No en las mínimas (permanecerán estables), pero sí en las máximas, que empezarán a ir en descenso, de forma notable en La Rioja Alta. Así, Haro no superará hoy los 29 grados de máxima, según los pronósticos de la AEMET, casi nueve menos que los que llegó a anotar ayer.

La jornada amanecerá con intervalos nubosos y los cielos se irán encapotando a medida que pasen las horas, sin descartar precipitaciones débiles, ocasionalmente con tormenta en La Rioja Baja.

Los termómetros proseguirán su descenso el miércoles ayudados por el viento que soplará de componente norte. En el cielo se alternarán las nubes con los claros, y no se descartan chubascos y alguna tormenta ocasional. El retroceso de las máxima será muy destacado en Calahorra, por ejemplo, donde no se no superarán los 31 grados.

Esa será la despedida de la ola del calor. Porque el jueves, las temperaturas se desplomarán más de quince grados de media. El mercurio en Logroño no pasará de los 21 grados, diecisiete menos que los computados ayer lunes.

Eso sí, a partir del viernes, los pronósticos indican que, poco a poco, La Rioja irá recuperando los valores propios del verano, aunque en ningún caso se espera que se alcancen los 30 grados. Y así se mantendrá la meteorología hasta el domingo, porque a partir del lunes se augura una nueva caída de las temperaturas, más destacada en las máximas que en las mínimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos