Andanzas y peripecias de un topónimo: sierra de Cantabria

Desde el año 2007 la sierra que está al norte de Rioja alavesa y de la Sonsierra riojana estaba recogida por el Instituto Geográfico Nacional como Sierra de Toloño, desde las Conchas de Haro hasta la Peña de Lapoblación, como denominación preferente

Andanzas y peripecias de un topónimo: sierra de Cantabria
Jonathan Herreros
SALVADOR VELILLA CÓRDOBA

Desde el año 2007 la sierra que está al norte de Rioja alavesa y de la Sonsierra riojana estaba recogida por el Instituto Geográfico Nacional como Sierra de Toloño, desde las Conchas de Haro hasta la Peña de Lapoblación, como denominación preferente. Decisión que chocaba con la costumbre de las gentes del entorno, que llamaban Sierra de Cantabria a la parte que va desde el puerto de Rivas de Tereso hasta la Peña de Lapoblación, reservando Sierra de Toloño para la zona más occidental de la cordillera. Así lo confirman los acuerdos de más de quince ayuntamientos de la zona, de la Cuadrilla de Rioja Alavesa y la práctica totalidad e asociaciones culturales de Rioja Alavesa, Montaña Alavesa y de la Sonsierra, por no hablar de las más de sesenta bodegas que manifiestan estar al pie de la sierra de Cantabria.

A comienzos del año 2017, el delegado del Gobierno en el País Vasco, partiendo de que, cuando una sierra toca en varias comunidades corresponde al Instituto Geográfico Nacional la oficialización de su denominación y haciéndose eco de la confusión entre lo oficial y el uso de la gente, se dirigió por carta al IGN. Solicitaba que se conservaran los nombres que tradicionalmente habían venido usándose: Sierra de Toloño, Sierra de Cantabria y Sierra de Codés, según se avanza de oeste a este y, en el caso de darse una denominación a todo el conjunto, que fuera Sierra de Cantabria y no Sierra de Toloño. El IGN no tardó en enviar cartas a las comunidades afectadas, para que presentaran las alegaciones y documentación oportunas, dando un plazo para ello. Según las conclusiones del IGN: «La Comunidad Autónoma de La Rioja indica que la decisión será tomada por el Instituto Geográfico Nacional…La Comunidad Foral de Navarra indica su disconformidad con el uso del topónimo sierra de Cantabria….». El Departamento de Política Lingüística del Gobierno Vasco, mientras, manifestaba en la carta que envió que estaba en TOTAL DESACUERDO con la solicitud realizada por la Delegación del Gobierno en el País Vasco, solicitando la denominación Sierra de Toloño como nombre preferente, entendiendo que Sierra de Cantabria «debería recogerse a nuestro juicio como variante». Al parecer, ninguna de las tres comunidades autónomas consultó con los ayuntamientos, dando la espalda, en el caso del País Vasco, a los acuerdos de los ayuntamientos y haciendo oídos sordos a dos de los principios que la UNESCO tiene a la hora de normalizar un topónimo: el respeto al uso y el respeto a la voluntad de los habitantes del entorno.

El 13 de agosto el IGN dictó una resolución: Denominación oficial y preferente «Sierra de Toloño» desde Labastida hasta el municipio navarro de Lapoblación, estableciendo como variantes de uso menor, «Sierra de Cantabria» y «Toloño Mendilerroa». El caso es que, sin que llegara ninguna comunicación a los ayuntamientos afectados, el plazo de alegaciones se ha pasado y, según el IGN, solo queda la vía judicial.

El sainete podría acabar así, si no nos chocara que la Resolución del 13 de agosto del 2018 hecha pública por el IGN estaba ya tomada once años antes, concretamente en diciembre del 2007. Ya en mayo del 2007 el Consejo Superior Geográfico había aprobado «Sierra de Toloño como nombre preferente», y como variantes 'Toloño mendikatea' en euskera y 'Sierra de Cantabria', en castellano. La decisión se tomó sobre un mapa en el que sólo estaba rotulado 'Sierra de Toloño' y, para más inri, el País Vasco añadió la forma en euskera, pero ni La Rioja ni Navarra añadieron el nombre de 'Cantabria'. Si Sierra de Cantabria no desapareció del mapa y se incluyó como variante dentro del Nomenclátor Geográfico Conciso de España, no fue por el buen juicio del Departamento de Política del Gobierno Vasco, ni por La Rioja, ni por Navarra, sino gracias a dos funcionarias del IGN que lo incluyeron en el texto.