El tribunal de La Haya condena a Karadzic a cadena perpetua por el genocidio en Srebrenica

El fallo, que es definitivo y no puede ser recurrido, tendrá una amplia repercusión en los países que formaban parte de la extinta Yugoslavia

AGENCIAS

El Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MICT, en inglés) elevó hoy la condena del exlíder serbobosnio Radovan Karadzic a cadena perpetua por su responsabilidad en los crímenes cometidos en la Guerra de Bosnia (1992-1995).

El juez presidente del tribunal de apelación del MICT, Vagn Prüsse Joensen, dijo que la sentencia de primera instancia, de 40 años de cárcel, «reflejó de forma inadecuada la extraordinaria gravedad de la responsabilidad de Karadzic en la comisión de los crímenes».

Karadzic había sido condenado a 40 años de cárcel por el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), pero tanto la Fiscalía como sus abogados habían apelado la sentencia en primera instancia.

El expresidente de la República de Srpska había solicitado la repetición de todo el proceso legal por supuestos «errores de Derecho», pero los jueces del MICT rechazaron todos sus argumentos. «Karadzic ha ofrecido una interpretación alternativa de los hechos, pero ha errado a la hora de demostrar errores de la cámara de primera instancia», dijo el juez presidente.

Los magistrados confirmaron la culpabilidad de Karadzic por el genocidio de Srebrenica, cinco crímenes de lesa humanidad -persecución, exterminio, asesinato, deportación y actos inhumanos- y cuatro crímenes de guerra -asesinato, terror, ataques ilegales a civiles y toma de rehenes-.

La sentencia consideró que la Fiscalía no fue capaz de probar un cargo adicional de genocidio por los asesinatos en algunos municipios de Bosnia-Herzegovina, pero consideró que la sentencia en primera instancia de 40 años de cárcel «no era razonable» debido a la gravedad de los crímenes.

El veredicto fue recibido con alegría por familiares de víctimas, que horas antes la lectura de la sentencia colocaron fotografías de sus seres queridos delante del tribunal, mientras que Karadzic se mostró inmutable en todo momento.