Los griegos renuevan su confianza en Tsipras

Tsipras agradece el apoyo en las urnas. /
Tsipras agradece el apoyo en las urnas.

Syriza logra una amplia victoria sobre los conservadores de Nueva Democracia y volverá a gobernar con los nacionalistas de derechas Griegos Independientes (ANEL)

COLPISAATENAS

La izquierdista Syriza, liderada por el ex primer ministro Alexis Tsipras, ha reeditado su victoria en las elecciones generales anticipadas celebradas hoy en Grecia y volverá a gobernar con los nacionalistas de derechas Griegos Independientes (ANEL), un escenario casi calcado al de los comicios de enero.

MÁS INFORMACIÓN

"Dimos una batalla difícil y estoy muy contento porque el pueblo nos dio un mandato claro para seguir luchando en el interior y el exterior", ha dicho Tsipras en una céntrica plaza de Atenas.

Para el líder de Syriza las elecciones lanzan el claro mensaje a Europa de que "Grecia es sinónimo de lucha y dignidad". Tsipras, que promete aplicar de la forma más justa posible las condiciones de un nuevo plan de rescate internacional, ha reconocido ante la multitud que "tenemos dificultades, pero un terreno sólido". "La salida de la crisis no vendrá de forma mágica, pero vendrá", ha prometido, gracias a la "lucha" de su futuro Gobierno en favor de los más frágiles, "la protección social" y "la redistribución de la riqueza".

El recuento oficial le da por el momento a Syriza el 35,5% de los votos, frente a un 28,2% para Nueva Democracia. El ministerio del Interior estimaba los escaños de Syriza en 145, a seis de la mayoría absoluta.

Unidad Popular, fuera del Parlamento

Nada más conocerse este primer resultado oficial, Meimarakis ha reconocido la derrota de su partido y ha felicitado a Tsipras. "Dimos la batalla con seriedad, al parecer el resultado da la victoria a Syriza y a Tsipras. Le felicito, el resto lo discutiremos", ha afirmado el líder conservador.

El tercer partido, a mucha distancia, vuelve a ser el neonazi Amanecer Dorado, con un 7,1% y 19 diputados, dos más que en el Parlamento saliente.

Fuera del hemiciclo queda la recién creada Unidad Popular, la escisión de Syriza por la izquierda liderada por el exministro Panayotis Lafazanis, con un 2,8%. La barrera mínima para acceder al Parlamento está situada en el 3%.

Tercer rescate

Con este triunfo, Tsipras gana su apuesta de llevar al país a la tercera cita del año con las urnas para recuperar una legitimidad dañada por el tercer rescate financiero del país.

Tsipras se ha comprometido a cumplir las condiciones del nuevo rescate, de unos 86.000 millones de euros y previsto a lo largo de tres años. Sin embargo, ha prometido que en su aplicación tratará de proteger a los más vulnerables y que luchará por que se alivie la deuda pública del país, que con el nuevo plan ascenderá al 200% del PIB.

El líder del partido izquierdista llegó al poder en las legislativas del 25 de enero con la promesa de poner fin a las políticas de austeridad aplicadas desde 2010 a cambio de dos planes de rescate internacional, que contribuyeron a una profunda crisis económica. Tras la victoria del 'no' en el referéndum del 5 de julio a las condiciones de los acreedores (UE y FMI) para un tercer rescate, Tsipras terminó por aceptar dicho rescate el 13 de julio en Bruselas, lo que lo obligará a aplicar nuevos ajustes fiscales, reformas y privatizaciones.

Al someter este verano ese acuerdo al parlamento, Tsipras se quedó sin mayoría en la Cámara, por la rebelión de numerosos diputados de Syriza opuestos al rescate y sus condiciones. Para recuperar impulso, decidió dimitir el 20 de agosto y forzar las elecciones anticipadas de este domingo.