Khashoggi aboga por la libertad de prensa en el mundo árabe en un artículo póstumo

Oficiales de la policía forense turca salen del Consulado de Arabia Saudita tras buscar evidencias del presunto asesinato del periodista Khashoggi./AFP
Oficiales de la policía forense turca salen del Consulado de Arabia Saudita tras buscar evidencias del presunto asesinato del periodista Khashoggi. / AFP

El supuesto descuartizador y asesino del periodista estudió medicina forense en Australia, según la cadena local ABC

EPMadrid

El periodista saudí Yamal Khashoggi lanza un alegato en favor de las libertades de prensa y expresión en el mundo árabe en una columna publicada de forma póstuma por 'The Washington Post' y en la que lamenta la censura generalizada en una región que, según un estudio, está «desinformada o malinformada» sobre lo que ocurre a su alrededor.

Una responsable del equipo editorial, Karen Attiah, explica que la dirección del periódico recibió el texto de Khashoggi un día después de que el periodista entrase el 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, donde se le perdió la pista en circunstancias aún por aclarar.

El texto fue remitido por un traductor y ayudante y, en palabras de Attiah, «captura perfectamente el compromiso y la pasión (de Khashoggi) por la libertad den el mundo árabe». «Una libertad por la que aparentemente dio la vida», ha añadido Attiah, resignada a que está ante «el último artículo» de un periodista que no ha dudado en criticar a la cúpula política de su propio país.

«El mundo árabe se enfrenta a su propia versión del Telón de acero, pero en este caso no está impuesto por actores externos sino por fuerzas internas que compiten por el poder» Yamal Khashoggi

Khashoggi utiliza como base de su texto póstumo un informe de Freedom House que constata el mal estado de la libertad de prensa en el mundo árabe, que tras vivir con «esperanza» la ola de movilizaciones de 2011 ha visto cómo «estas expectativas quedaban rápidamente destrozadas» por quienes no se resignaban a perder los privilegios acumulados.

«Una narrativa controlada por el estado domina la psique pública y, aunque muchos no nos lo creemos, una gran mayoría de la población cae víctima de la falsa narrativa. Lamentablemente, es improbable que la situación cambie«, afirma el reportero.

Crítica al «silencio» de la comunidad internacional

Khashoggi recuerda casos como los del escritor saudí Salé al Shehi, condenado a cinco años de cárcel, o el bloqueo del periódico egipcio 'Al Masry al Youm' y critica el «silencio» de la comunidad internacional, gracias al cual los diferentes regímenes han podido seguir con unas políticas que dejan apenas unos pocos «oasis» en la región, como Qatar.

«El mundo árabe se enfrenta a su propia versión del Telón de acero, pero en este caso no está impuesto por actores externos sino por fuerzas internas que compiten por el poder», ha añadido Khashoggi, que agradece que 'The Washington Post' haya traducido algunos de sus artículos al árabe para favorecer su difusión internacional.

El periodista, no obstante, reclama «una plataforma para voces árabes» y un foro internacional «independiente» aislado de los gobiernos que solo buscan «difundir el odio mediante la propaganda». Con iniciativas de este tipo, ha agregado, «la gente normal del mundo árabe podría resolver los problemas estructurales a los que se enfrentan sus sociedades».

El presunto asesino de Khashoggi estudió medicina forense en Australia

El médico que supuestamente descuartizó y asesinó al periodista disidente saudí Jamal Khashoggi estudió en el Instituto de Medicina Forense de Victoria, en Australia, patrocinado por el Ejecutivo de Riad en 2015, informaron hoy medios locales.

El médico Salah al Tubaigy, identificado por las autoridades turcas como uno de los 15 hombres presentes en el consulado durante el supuesto asesinato de Khashoggi, habría transportado una sierra para cortar huesos cuando entró y salió de Estambul, según la cadena local ABC.

La aparente implicación de Al Tubaigy, que trabaja para el Ministerio del Interior saudí, desmentiría las versiones de que la muerte del periodista crítico al régimen de Riad haya sido un exceso involuntario cometido durante un interrogatorio.

El diario The New York Times reveló esta semana que Riad planea reconocer que Khashoggi murió bajo su custodia en un interrogatorio que se les fue de las manos, y que cinco de los supuestos quince implicados son cercanos al príncipe heredero.

La policía turca termina el registro

La policía turca terminó a primera hora de este jueves el registro de la residencia del cónsul saudí en Estambul, dentro de la investigación que se lleva a cabo tras la desaparición del periodista opositor saudí Jamal Khashoggi el pasado 2 de octubre.

El canal turco NTV ha emitido esta mañana imágenes de los agentes de la unidad de investigación turca cuando salían del consulado, cargados con cajas de cartón y bolsas.

Funcionarios turcos registraron este jueves durante nueve horas el consulado saudí, situado a solo 200 metros de la residencia, a la que pudieron acceder este miércoles después de que el martes la inspección no fuera posible ante la falta de cooperación de las autoridades saudíes.

El cónsul Mohamed Otaibi viajó el martes a Riad y, según informa la prensa saudí, ha sido destituido. El ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, informó ayer de que el registro de la residencia del cónsul se demoró porque la familia de Otaibi aún se hallaba en el domicilio.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos