Marchas en Baltimore y otras ciudades de EE UU contra la «injusticia» policial

Manifestación en Nueva York. /
Manifestación en Nueva York.

La manifestación de Nueva York, que comenzó pacíficamente, terminó con 60 detenidos

COLPISA / AFPwashington

Miles de personas han marchado en Baltimore y otras ciudades estadounidenses tras los disturbios derivados de manifestaciones realizadas en los últimos días contra la violencia policial hacia miembros de la comunidad negra.

Manifestantes blancos y negros, han marchado "sin problemas", ha dicho la policía de Baltimore en su cuenta de Twitter pese a realizar 18 arrestos durante la jornada del miércoles. "Sin justicia no hay paz", coreaban los manifestantes, entre ellos estudiantes y escolares, y cantaban: "Hay que enviar a estos policías asesinos a la cárcel, todo el maldito sistema es culpable". En una de las muchas pancartas exhibidas se decía: "Policías asesinos merecen la cárcel".

Casi la mitad de los jóvenes no confía en el sistema judicial

Casi la mitad de los jóvenes estadounidenses creen que el sistema de justicia de EE UU tiene "prejuicios raciales y étnicos" y defienden firmemente el uso de cámaras integradas en el uniforme de los agentes de Policía, como un método para lograr que las fuerzas del orden actúen de una forma más justa, según un estudio de la Universidad de Harvard.

En una encuesta realizada a estadounidenses de entre 18 y 29 años, el Instituto de Política de Harvard preguntó si confiaban en que el sistema judicial de Estados Unidos pudiese "juzgar a las personas sin prejuicios de raza y origen étnico". El 49% respondió que no tenían ninguna confianza. Entre los encuestados de origen afroamericano, el porcentaje ascendía hasta el 66%, mientras que el 53% de los hispanos expresaron dudas similares.

En cualquier caso, el 59% de los encuestados cree que la presión social surgida tras los trágicos incidentes tendrá "poco o ningún efecto" de cara a un posible cambio del sistema de justicia penal en el país norteamericano.

También hubo protestas en Nueva York, Washington y Boston. Los neoyorquinos comenzaron a reunirse hacia las 22.00 horas GMT en Union Square, en Manhattan, tras una convocatoria en Facebook bajo el lema "NYC se moviliza y apoya a Baltimore". Si bien comenzó pacíficamente, algunos manifestantes fueron detenidos por la policía, que informó de 60 arrestos.

En Washington, por su parte, había un ambiente festivo en una marcha de unas 1.000 personas que terminaron su trayecto en la Casa Blanca, donde los manifestantes corearon consignas y exhibían carteles en los qque se podía leer "Paren el terror racista policial".

Toque de queda

El toque de queda, que entró en vigor el martes a las 22.00 horas (02.00 GMT del miércoles), se mantendrá todas las noches por una semana en la ciudad portuaria de Baltimore, con 620.000 habitantes en la costa este de Estados Unidos.

La Policía advirtió de que arrestará a toda persona que se encuentre en la calle durante el toque de queda, a excepción de quienes se movilicen por razones médicas o profesionales. Tropas de la Guardia Nacional fueron desplegadas para apoyar a la Policía.

Pero nada se compara a los disturbios que comenzaron el lunes y dejaron más de 140 vehículos incendiados, 20 policías heridos, 250 sospechosos arrestados y cientos de comercios saqueados, tras el funeral de Freddie Gray, un hombre negro de 25 años que murió por severas lesiones en la columna vertebral ocho días después de haber sido detenido por la policía.

Gray intentó autolesionarse

Aumentando la confusión, el diario The Washington Post, citando un documento policial, reportó que un detenido que era transportado en el mismo vehículo que Gray, dijo a los investigadores que pudo oir a Gray "golpeándose contra las paredes" del mismo y que "trataba intencionalmente de lastimarse". El detenido, que continúa preso, estaba separado de Gray por un compartimiento metálico en el vehículo policial y no podía verlo, según el informe.

El presidente Barack Obama consideró que los disturbios en los que culminaron las manifestaciones en reacción a la muerte de Gray generan "preguntas preocupantes" sobre las relaciones entre la policía y las comunidades negras. "Hemos visto demasiados casos de agentes teniendo contactos con personas, especialmente negros y casi siempre pobres, en formas que generan preguntas preocupantes", dijo Obama a la prensa.

La policía de Baltimore tendrá que hacer "una reflexión", añadió, así como las comunidades que protagonizaron los disturbios. "Pienso que todos como país debemos hacer una reflexión. Esto no es nuevo. Ha sido así durante décadas", expresó. Por su parte, la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton llamó el miércoles a Estados Unidos a enfrentar las "duras verdades" sobre el problema de "raza y justicia" y dijo que "debemos encontrar nuestro equilibrio".

Las autoridades lanzaron una investigación sobre la causa de las graves lesiones de Gray, pero para los miembros de la comunidad negra de Baltimore es apenas el último ejemplo de la brutalidad policial contra sospechosos de ese grupo racial. La Policía de Baltimore confirmó que Gray solicitó auxilio médico después de su arresto, y admitió que debería haber recibido esa atención médica de forma rápida. En un vídeo del arresto grabado por un testigo con un teléfono celular, se puede ver a Gray gritando de dolor cuando era arrastrado por varios agentes hacia una camioneta policial.

Estos incidentes constituyen apenas el último capítulo en una serie de enfrentamientos entre la policía estadounidense y jóvenes negros enfurecidos por lo que consideran actitudes racistas. El año pasado la muerte de un joven negro desarmado, Michael Brown, a manos de un agente de policía blanco en la ciudad de Ferguson, Misuri, provocó protestas en todo el país.