El reparto de los 1.279 votos de Ciudadanos y Vox definirán las municipales en Alfaro

El PP puede recuperar buena parte del voto perdido ante una izquierda que concurre con tres opciones

E. P. ALFARO.

Desde la de Tomás Martínez en las municipales del 2007 no saboreaba el PSOE una victoria en Alfaro. Entonces, lo hizo con 2.839 votos, cuando el bipartidismo aún predominaba.

La de este domingo fue con 1.806, con un millar de votos menos que hace doce años. Por ello, la sensación que queda entre los socialistas alfareños tras el paso por las urnas nacionales es agridulce: de satisfacción por el triunfo, sumando casi 400 votos más que en las generales del 2016 (fueron 1.419), pero de resignación por cuestionarse si podrán mantenerlos y serán suficientes de cara a las municipales, para las que han rescatado en los dos primeros puestos a dos históricos, Julián Jiménez Velilla y Toño Marín.

Esa sensación se tornaba a la inversa entre los populares. A pesar de la derrota y de la hemorragia de votos, cayendo de los 2.516 de la mayoría absoluta de Yolanda Preciado hace cuatro años o de los 2.156 en el 2016 hasta los 1.486 de este domingo, los populares confían en un regreso del electorado a la llamada de Jesús Pérez Ligero. Porque ni Ciudadanos, que sumó 855, ni Vox, con 424, presentan candidatura en Alfaro a las municipales del 26 de mayo. Cómo se reajustarán esos 1.279 votos definirá la próxima corporación alfareña.

Si bien la derecha no acude dividida al 26 de mayo, la izquierda lo hace más que nunca al concurrir Podemos al margen de Izquierda Unida, que logró la concejalía hace cuatro años para Javier López con 356 votos. El reparto de los 574 cosechados el domingo por Unidas Podemos o el regreso del voto útil al PSOE contra el argumentario de Vox condicionará si IU mantiene ese edil.