Triunfo del PSOE en Calahorra

El PSOE de Calahorra celebra la victoria./Isabel Álvarez
El PSOE de Calahorra celebra la victoria. / Isabel Álvarez

Aplastante victoria del PSOE, que obtiene diez concejales y deja al PP de Martínez-Portillo con seis ediles | Ciudadanos logra tres concejales, otro se decanta para IU y entra en el Ayuntamiento Vox con uno

Nuria Alonso
NURIA ALONSOLogroño

Vuelco histórico en Calahorra. Tras dos décadas de gobiernos del Partido Popular, el PSOE ha logrado unos resultados extraordinarios en la ciudad riojabajeña con un total de 10 concejales en el Consistorio y deja al PP como segunda fuerza política con seis ediles. El partido liderado por Elisa Garrido prácticamente tiene garantizada la gobernabilidad de Calahorra, pues sólo necesitará el apoyo de IU, que también logra un concejal. Por su parte, Ciudadanos obtiene tres y Vox entra en el Consistorio con un edil.

En Calahorra, el batacazo del PP ha sido más que considerable. El partido liderado por Luis Martínez-Portillo ha perdido 758 votos en cuatro años, lo que supone un descenso de casi nueve puntos porcentuales. De hecho, la candidatura del PP ha logrado 3.254 votos en contraste con los 4.012 que obtuvo en el 2015. El porcentaje de apoyo final, de 28,93%, lanza un total de seis concejales para el PP. Buena parte de ese lastre de votos se ha decantado por Ciudadanos, que crece en cuatro puntos con respecto al 2015 y obtiene 453 votos más que en los anteriores comicios, con un porcentaje del 15,34% (1.726 votos).

Pero sin duda el gran beneficiado de este 26M en Calahorra es el PSOE. El partido liderado por Elisa Garrido ha obtenido una renta de más de 1.060 votos con respecto al 2015, lo que le otorga una confianza del 41,75% con 4.696 sufragios totales.

Alegría y resignación, por barrios en Calahorra / Isabel Álvarez

Izquierda Unida apenas varía sus guarismos obtenidos en el 2015 aunque se deja cincuenta votos con respecto a los datos de entonces. En cualquier caso, la coalición de izquierda mantiene su concejal. El partido que también entra en el Ayuntamiento de Calahorra es Vox, que alcanza un concejal con 597 votos y el 5,31% del apoyo.

En definitiva, lo normal sería que la socialista Elisa Garrido accediera a la Alcaldía de Calahorra con el apoyo de Izquierda Unida, en una cuenta que sumaría once concejales, cifra que otorga la mayoría absoluta. El bloque de derechas, con PP, Ciudadanos y Vox, se quedaría a las puertas del Gobierno municipal, a falta de un edil.

Sobre los datos de participación, Calahorra ha contabilizado el 65,88% , con un total de 11.383 votantes que han acudido a las urnas. Estas cifras suponen un crecimiento del 1,83% con respecto a las anteriores del 2015. Más en concreto, se han reducido considerablemente tanto los votos en blanco como los nulos: este 26M se han contabilizado 71 votos en blanco, a diferencia de los 197 del 2015; y 135 votos nulos, que contrastan con los 220 del 2015.

Ver esta publicación en Instagram

Mis padres siempre nos han apoyado, esto también es suyo

Una publicación compartida de Elisa Garrido (@elisagarridoj) el

Martínez-Portillo ganó en el 2015 pero sin mayoría absoluta

La bajada de los votos en Calahorra hacia el PP ya se inició en los comicios del 2015. Luis Martínez-Portillo repitió la victoria del Partido Popular en la Alcaldía de Calahorra, pero con unos resultados mucho más ajustados que los que había recogido su precedesor, Javier Pagola, en los comicios anteriores.

Con los datos definitivos, el PP se llevó un buen golpe en Calahorra y perdió más de 1.600 votos con respecto a las municipales del 2011 y se quedó con nueve concejales frente a los 12 que logró en la llamada anterior. Así, el PP alcanzó el 37,09% de los apoyos (4.012 votos), apenas cuatro puntos por encima del PSOE que, con el 33,61% de los sufragios y 3.636 votos, el partido liderado por Elisa Garrido se hizo con ocho actas de concejal.

Otros tres partidos se repartieron los cuatro concejales restantes: dos para Ciudadanos, uno para Izquierda Unida y otro más para PR+, que accedió a su único concejal con bastantes apuros.