Cuca Gamarra coordinará la campaña de las municipales y autonómicas del PP

Cuca Gamarra coordinará la campaña de las municipales y autonómicas del PP

Pablo Casado desplaza a Maroto y confía en la alcaldesa de Logroño para estos comicios y en García Tejerina para la campaña europea

L. CÁMARA | N. VEGALogroño | Madrid

El líder del Partido Popular, Pablo Casado ha desplazado a Javier Maroto-jefe de campaña de la formación en las pasadas elecciones generales del 28A y vicesecretario de Organización del partido- y ha situado a Isabel García Tejerina como coordinadora de la campaña europea y a la alcaldesa de Logroño y diputada electa, Cuca Gamarra, se encargará de la campaña de las municipales y autonómicas.

Gamarra, que es también vicesecretaria general de Política Social del PP, se confirma como una de las personas de confianza de Casado que, tras el descalabro del partido en las generales, le coloca a la cabeza de su organización de cara a los trascendentales comicios locales.

Más

El líder popular ha hecho este anuncio en el Comité Ejecutivo Nacional que ha presidido esta mañana en la sede madrileña de Génova en el que se ha analizado la debacle electoral y en donde ha desvelado que el lema para el 26M será «Centrados en el futuro». Precisamente, con este giro hacia el centro Casado ha iniciado un cambio de la línea filosófica mantenida en los últimos tiempos de su formación para alejarse de Vox, al que ha calificado como «la ultraderecha».

El lema tiene muchas similitudes con el empleado por Mariano Rajoy en 2011. Entonces el expresidente del Gobierno utilizó «Centrados en ti» y es ahora Casado el que quiere recuperar lo perdido por un partido que define como «de centro-derecha».

Más confianza

El movimiento de hoy es un paso más en el ascenso de la todavía alcaldesa de Logroño en la confianza de Pablo Casado. Y eso que, paradójicamente, Gamarra se decantó por su rival, Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP.

Pero la buena relación ente ambos pudo más que ese posicionamiento. De hecho, Casado hizo a Gamarra vicesecretaria de Política Social de su ejecutiva, y así la líder del PP logroñés se convirtió en prácticamente la única de las dirigentes pro-Soraya que sobrevivió a la purga de cargos y listas que acometió Casado antes de las elecciones.

El movimiento de este mediodía puede interpretarse como un jalón más en la rectificación del PP de Casado, que parece dirigirse a marchas forzadas hacia el centro tras el serio correctivo que recibió su derechización el 26A. Gamarra ha siempre huido en sus declaraciones públicas de las palabras más gruesas que se escuchaban en labios de otros dirigentes populares, y esa moderación es, aparentemente, lo que busca ahora Casado.

Autocrítica a puerta cerrada

Por lo demás, en el Comité Ejecutivo Nacional de la «autocrítica», Pablo Casado ha asumido a puerta cerrada como propia la debacle en las urnas y ha dado muestras de haber escuchado el mensaje de aquellos barones y cargos del PP que reclaman centralidad. No sólo eso. En una rectificación de su discurso, según algunos asistentes, y con el ánimo de encontrar oxígeno y ensanchar el espacio achicado de los populares, también ha querido empujar a Ciudadanos hacia la socialdemocracia.

Hoy los barones del PP se reúnen en Génova -encuentro del comité y, después, almuerzo- para evaluar daños y revisar el rumbo de un partido que en un mes afronta de nuevo el reto de las urnas. Tienen ya el eslogan de precampaña. Y aspiran a un viraje hacia posiciones menos escoradas a la derecha para «salvar los muebles» tras una estrategia fallida que les ha llevado al terreno de Vox.

De momento, Casado, que comparecerá al término de la cita, se ha puesto a su disposición para todo lo que puedan necesitar hasta los comicios. En su entorno tratan de blindar su tocado liderazgo tras llevar al PP a los 66 escaños y, por ahora, las filas se han cerrado en público para no poner el partido patas arriba en la cuenta atrás del 26-M.

Fuentes de la formación conservadora creen, sin embargo, que para dar cabida a otras sensibilidades políticas, menos comprometidas con la órbita de José María Aznar.

Ensanchamiento

Quien hoy no ha podido asistir a la cita ha sido el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que tenía sesión de control en el Parlamento gallego. En declaraciones a los medios, sin embargo, sí ha hecho un llamamiento a «ensanchar» el PP. «Cuando hemos ensanchado -ha argumentado-, hemos ganado, y cuando lo hemos limitado, pues lamentablemente no hemos ganado».

El consejo de Feijóo, que ayer fue uno de los barones que conversó con Casado, es «abrir» puertas para que el PP sea lo que, a su juicio, «siempre ha sido»: un «punto de encuentro» entre muchas sensibilidades.

Mientras, en las puertas de Génova, el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, ha vuelto a incidir en el eje de los populares. «Uno -ha dicho- tiene, a veces, que poner un pie un poquito más a la derecha y, a veces, un poquito más a la izquierda. Lo que no se debe dejar nunca es de tener un pie en el centro para generar proyectos de mayorías, que se hacen siempre desde posiciones equilibradas y centradas».

Abascal: «No tenéis principios»

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha reprochado a Casado sus declaraciones y le ha acusado de insultar a los votantes de su formación «por tener principios». «Toda la campaña plagiando nuestro mensaje y tratando de imitar nuestro estilo y ahora, como los progres, insultáis a los votantes de VOX por tener principios», ha señalado Abascal en su cuenta de Twiteer. «Se os está poniendo cara de UCD», dice el presidente de Vox, quien ha añadido que en el PP «sois el pasado y la rabieta» y «nosotros, el futuro y la esperanza».