La UE y España negocian ya el reparto de 38.100 millones desde 2021

La UE y España negocian ya el reparto de 38.100 millones desde 2021

Innovación y eficiencia energética serán algunas de las nuevas prioridades, aunque para Bruselas el país es «el paradigma perfecto de la disparidad» social y entre regiones

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La Comisión Europea y España iniciaron este jueves en Madrid las negociaciones para el reparto de los 38.100 millones de euros que se han asignado al país en fondos comunitarios para el período 2021-2027, un 5% más que el período actual. En concreto, el dinero corresponde a la denominada Política de Cohesión, donde el Estado español es el tercer mayor beneficiario entre los socios de la UE.

Desde su adhesión a la antigua Comunidad Económica Europea (CEE) en junio de 1985, España ha recibido casi 190.000 millones de esa partida -Fondo de Cohesión, Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y Fondo Social Europeo (FSE)-. «Ya no es el mismo país de hace diez años», reconoció Adriana Sukova, corresponsable de la dirección general de Empleo de la CE, pero -añadió en tono critico- es «el paradigma perfecto de la disparidad» social y entre regiones.

La respuesta del Ministerio de Hacienda -por parte de la directora general de Fondos de la UE- fue que «un solo traje no puede encajar en todas las realidades». Por eso negociarán en los próximos meses como distribuir esos 38.100 millones con atención especial a cinco grandes ejes, que desde el Gobierno se ven «un buen punto de partida»: innovación y transformación económica -al que se destinarán 11.000 millones en esos siete años, el 45% de la asignación total del FEDER-, economía más verde y baja en carbono -con un «mínimo» de 7.400 millones, el 30% de lo recibido del Fondo de Desarrollo Regional-, conectividad, derechos sociales y cohesión territorial.

Más en concreto, desde Bruselas han planteado a Madrid «invertir en mejorar la capacidad de innovación, digitalización de la industria y la administración, competitividad de las pymes, gestión de residuos y del agua, eficiencia energética, conexiones del transporte -para reducir los cuellos de botella- , promoción del empleo de calidad y reducir los desequilibrios territoriales, sobre todo en las áreas más afectadas por el envejecimiento y la despoblación». Las reuniones entre los negociadores de ambas partes se prolongarán los próximos meses, con el objetivo de que a finales de 2020 pueda suscribirse el correspondiente acuerdo de asociación (el marco estratégico para la distribución nacional de los fondos) y los diferentes programas.

Extremadura y Andalucía, a la cabeza

El 70% de las regiones españolas recibirán algún tipo de ayuda de los Fondos de Cohesión (41.349 millones a repartir en toda la UE hasta 2027), sobre todo Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha al estar encuadradas en la categoría de «menos desarrolladas» (su PIB es inferior al 75% de la media). Otras ocho se consideran «en transición» (un PIB del 75% al 100% del promedio): Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares.

Sin embargo, durante los siete últimos ejercicios España no ha estado entre los beneficiados del Fondo de Cohesión, aunque sí ha recibido algunas cantidades significativas -620 millones en 2014, 245 millones en 2015 o 173 millones en 2018- por las liquidaciones finales de proyectos que comenzaron a ejecutarse en etapas anteriores. La previsión presupuestaria para 2019 es que también se reduzcan las transferencias procedentes de los Fondos Estructurales (FEDER y Fondo Social Europeo), en concreto un 8,9% hasta 4.410 millones, un 18% menos que la media histórica de las dos últimas décadas.

En lo que va de siglo la mayor asignación en esa partida la recibió en 2003, con 6.996 millones, mientras que del Fondo de Cohesión obtuvo en ese año otros 1.800 millones. En cualquier caso, el saldo de transferencias obtenidas de ambos programas de los presupuestos de la UE desde el año 2000 hasta 2019 es muy positiva: prácticamente 107.516 millones, lo que representa el 8,9% del PIB actual español y una media de 5.375 millones por ejercicio.