Los taxistas de Madrid ocupan la Gran Vía tras el rechazo de sus exigencias

La Comunidad de Madrid se niega a aceptar la precontratación de una hora de los Vtc y en el fin de la geolocalización

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los taxistas de Madrid han tomado esta tarde la Gran Vía de la capital en una manifestación no autorizada. Es la protesta del gremio al anunciode la Comunidad de Madrid de que no está dispuesta a pactar con los manifestantes, que insisten en exigir que el Gobierno autonómico limite la precontración temporal de los VTC. Es más, el presidente regional, Ángel Garrido, casi al mismo tiempo que los taxistas registraban su última propuesta para desencallar el conflicto, ha avisado que la comunidad no va a ceder al «chantaje» de un sector que considera que están manos de «radicales podemizados». 

Garrido ha advertido a los taxistas que sigue considerando que su propuesta lo que pretende «eliminar» su competencia y ya anticipa que la respuesta va a ser «no». Estamos abiertos a negociar el respeto de derechos, pero no a ir contra los derechos del contrario. Si pretenden eliminar a las VTC la respuesta va a ser no», ha insistido.

Una hora y sin geolocalización

Y es que el borrador presentado oficialmente este miércoles por el gremio insiste en que la comunidad imponga una precontratación mínima de una hora a empresas como Uber y Cabify, como ya ha hecho Cataluña. Esta es la «línea roja» que el Gobierno autonómico no va a aceptar nunca. La comunidad, propone como máximo la limitación espacial (que no se pueda contratar con la App a vehículos que estén demasiado cerca del cliente).

El texto dado a conocer este miércoles por las cinco asociaciones que respaldan la huelga (La Federación Profesional del Taxi de Madrid, la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, la Asociación Madrileña del Taxi, Élite Taxi Madrid y la Asociación Plataforma Caracol) incluye otras exigencias: que los VTC solo puedan ser contratados para realizar un servicio mínimo de cinco kilómetros; que los vehículos con conductor no tengan aparcamientos en superficie; que los VTC no puedan deambular por la calle a la espera de clientes y que tengan que volver de forma obligatoria a su base tras el servicio; que no puedan usar geolocalizador para su contratación; y que la nueva normativa defina claramente el concepto de «captación de clientes».

«Trágala»

Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi, encargado de presentar públicamente esta última propuesta, ha advertido que el sector va a seguir con las movilizaciones si la Comunidad de Madrid no se aviene a negociar estos puntos porque los taxistas «no vamos a aceptar un trágala». «No es nada excepcional, es algo que se está haciendo en otras comunidades como Cataluña, Valencia, Baleares o País Vasco», ha dicho Sanz, al tiempo de que hacía balance de las diez jornadas de huelga.

Según el sector, durante estos días 128 taxis han sido atacados, el último esta misma noche ha sido calcinado. Un centenar de taxistas han resultado heridos y otros seis conductores han sido detenidos, tres de los cuales se encuentran con cargos.

Y en este décimo día de huelga, que los taxistas afirman que van a continuar de forma indefinida, el sector vuelve a manifestarse, aunque sin tantos trastornos a la movilidad con en jornadas pasadas. Por tercer día consecutivo los taxistas protestan frente a la sede nacional del PP en la calle Génova, que permanece cortada.

Más información