Djokovic completa en París su 'Grand Slam'

Djokovic celebra su triunfo en París. /
Djokovic celebra su triunfo en París.

El serbio gana 3-6, 6-1, 6-2 y 6-4 al escocés Andy Murray, conquista Roland Garros y ya tiene el título de los cuatro torneos 'grandes'

DANIEL CABORNEROMADRID

El tenista serbio Novak Djokovic, omnipotente número 1 del ranking mundial, se proclamó este domingo como nuevo campeón del torneo de Roland Garros después de vencer en la final por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-4 al escocés Andy Murray, segundo mejor jugador de la ATP, y en un partido que se prolongó tres horas y tres minutos.

MÁS INFORMACIÓN

Sobre la tierra batida de la pista Philippe Chatrier, 'Nole' Djokovic consiguió su primer título en dicho campeonato y completó el llamado 'Grand Slam'. Con el estreno de su palmarés en París, el serbio se convirtió en el octavo jugador que logra el pleno de los cuatro torneos 'grandes' en la modalidad individual masculina, con el español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer en esa lista.

En lo que fue su vigésima final de 'Grand Slam', el balcánico superó su gran reto, el mismo que se le escapó contra pronóstico en 2015 cuando perdió en la final contra el también suizo Stanislas Wawrinka. Para tomarse revancha, esta ocasión se vio las caras con un Murray que llegaba en su mejor momento sobre arcilla y a tenor de su victoria en semifinales precisamente ante Wawrinka (6-4, 6-2, 4-6 y 6-2). Además, el británico había derrotado a Djokovic en la final del Masters 1000 de Roma hace tres semanas.

Era la tercera final consecutiva sobre tierra entre ambos tenistas, con una victoria para cada uno ya que el de Belgrado se impuso en Madrid antes de caer en la capital italiana. El favoritismo recaía sobre el número 1, siempre serio en partidos al mejor de cinco sets y sabedor de que aquel acierto romano de Murray era su única victoria sobre arcilla en sus duelos con Djokovic. Tal dato acabó pesando y el belgradense sumó su 24º triunfo en las 34 citas frente al de Dunblane.

Pese a que Murray ganó el set inaugural de esta finalísima (3-6), no se vivieron alegrías para el tenis británico. La nación de la 'Union Jack' no metía a un jugador en el encuentro definitivo del cuadro masculino desde 1937; aquella vez quien no levantó la Copa de los Mosqueteros fue el londinense Henry 'Bunny' Austin, cuya memoria aún sigue sin honrarse debido a que Murray cedió en su empeño.

'Nole' fue mucho 'Nole' desde la segunda manga, que cayó de su lado en 33 minutos y rectificando así su desconexión del set previo. El rotundo 6-1 del marcador parisino avisaba del talento que el serbio exhibiría más adelante, contra un Murray titubeante al resto y superado por las circunstancias. La firmeza del tenista de Belgrado se corroboró en el tercer set, un amplio 6-2 en 43 minutos.

Fue la tónica del partido, pues Djokovic crecía y limitaba los errores, haciendo daño con el resto y ganando seguridad con su servicio mientras Murray se atascaba sin encontrar soluciones. El serbio, ya entonces puro equilibrio en ataque y defensa, voló en la cuarta y última manga, con el escocés contra las cuerdas (5-2 desfavorable) cuando volvió a dar guerra. Logró su primer 'break' y fue capaz de confirmarlo. Estaba preparado para jugar el quinto set, como en las dos primeras rondas de este Roland Garros, pero el de Belgrado llevaba mucho tiempo esperando su momento y remató la faena con su tercera bola de partido, convirtiéndose en el vencedor del torneo que más ediciones ha necesitado jugar para ganarlo (12).