Nadal se retira de Roland Garros para que no se le rompa la muñeca

Nadal atiende después de anunciar su retirada de Roland Garros. /
Nadal atiende después de anunciar su retirada de Roland Garros.

El balear renuncia provisionalmente a ganar el torneo por décima vez

JAVIER BRAGADOMadrid

El décimo título en Roland Garros de Rafael Nadal tendrá que esperar. La culpa es de una muñeca que, según el balear, le ha llevado al límite y le obligó a retirarse de su torneo favorito cuando había alcanzado la tercera ronda con solvencia y debía enfrentarse a su compatriota Marcel Granollers este sábado. «Ayer (por el jueves) jugué infiltrado. Podría jugar pero anoche empecé a sentir más y más dolor y hoy (por este viernes) sentía que no podía mover la muñeca», explicó en una rueda de prensa inesperada en que acudió con la zona protegida después de un día sin entrenamientos.

Más información

El anuncio de la renuncia sorprendió tanto como la gravedad de la lesión. «Sabía que tenía algún tipo de problemas desde el torneo de Madrid pero que iba mejorando. Estoy en shock, estaba jugando bien. Incluso Nadal le había dicho a Granollers que esperaba poder jugar», desveló el extenista Alex Corretja, hoy comentarista en Eurosport. «Es un problema que tenía al llegar y que ha empeorado. Había disminuido el dolor en Roma. Aquí he ido a peor cada día, en un momento dado no podía pegar mi golpe de derechas», desveló Nadal en la rueda de prensa. Con pausas prolongadas y miradas de resignación anunció lo inesperado. «Tomo la decisión de retirarme del torneo más importante de mi carrera porque mi situación es límite», insistió apesadumbrado el número 5 del ranking de la ATP.

La decisión sorprendió en Francia a pesar de que en el circuito se sabía que había tomado inflamatorios en los días previos y algunos apuntaron incluso a molestias desde comienzos de año. «Muchas veces he ido al límite con el dolor pero (el doctor) Ángel (Cotorro) no me ve capaz de jugar. No me puede dormir la muñeca cinco días más», señaló sobre los cinco encuentros al mejor de cinco sets que tendría que haber superado para repetir un triunfo en París con los 30 años cumplirá el 3 de junio.

El tenista balear confía en jugar en Wimbledon (27 junio-10 julio) para no perderse de nuevo un torneo al que tuvo que renunciar en 2009 por tendinitis en sus rodillas. «Intentaré estar listo para Wimbledon pero tengo que ir día a día», reconoció. Otra grave lesión le impidió jugar en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, aunque el percance no parece hacer peligrar su concurso en agosto en Río 2016. «Tengo la vaina del tendón que está sufriendo, que está inflamada. Si se me rompe son meses fuera de la competición y como lo tengo actualmente son unas cuantas semanas con la muñeca inmovilizada. He hecho todo lo posible, al límite de mis posibilidades», desgranó el manacorense. El nueve veces ganador de la Copa de los Mosqueteros confía en recuperarse con prontitud gracias al diagnóstico de sus médicos y poder asumir un rol de abanderado olímpico al que tuvo que renunciar cuatro años atrás. «No es algo que en teoría vaya a tenerme tres meses fuera del circuito», avisó para despejar una cabeza casi siempre cabizbaja durante su anuncio.