Márquez manda desde el arranque

Marc Márquez/
Marc Márquez

Rossi y Lorenzo secundan al campeón, muy contento por haber hallado una buena solución intermedia para su moto de 2015

MIGUEL SESÉMadrid

Los primeros entrenamientos de MotoGP de 2015 parecieron más unas elecciones de cualquier país que unas pruebas de cara a una temporada que se presenta apasionante. El motivo es que, mirases donde mirases, la alegría era el factor predominante en todos los garajes, que sin excepción afirmaban haber salido victoriosos de este primer envite. Donde sí ha habido diferencias es en los motivos de cada una de las marcas, a pesar de que el orden de las pruebas fue un calco respecto a la clasificación general de 2014.

El dominador fue Marc Márquez, que rodó 118 milésimas más rápido que el subcampeón, Valentino Rossi, y 259 más que Jorge Lorenzo, tercero en discordia. El de Cervera tuvo a su disposición cuatro motos: una muy parecida a la que usó en Valencia nada más terminar el campeonato anterior; otra en esa misma línea pero más innovadora y que fue descartada de plano; la moto campeona de 2014; y una mixta entre el prototipo previsto para esta temporada y la de la pretérita. El resultado fue que Marc se quedó con la última de las opciones tras probar tres de ellas, y sobre esa base construirán el mecanismo alado con el que buscará el triplete. En el garaje alado también Dani Pedrosa sonreía, pero de forma más prudente. Sus tiempos marcaban el cuarto puesto, pero sus sensaciones fueron en la misma línea que las de su compañero, algo necesario para evolucionar la moto en un sentido en el que todos estén contentos.

Enfrente, en el box de Yamaha, Rossi y Lorenzo comprobaban con satisfacción que la Yamaha es una evolución acertada, dejando la misma sensación en ambos, la de tener una montura competitiva con la que poder plantarle cara a Márquez desde el principio. La segunda mitad de temporada de las M1 fue muy buena, y la fábrica de los diapasones sabe que este año es vital arrancar con buen pie. Tanto los pilotos como la marca han volcado sus energías en el arranque y los resultados son visibles. Por Valentino no parecen pasar los años, y Jorge ha preparado la pretemporada a conciencia con el fin de evitar el desastroso comienzo de 2014, en el que se dejó cualquier opción de luchar por algo distinto de victorias aisladas. En su lado de la trinchera hay más aliados, las Tech 3 de Pol Espargaró y Bradley Smith, y la Forward de un Stefan Bradl con unas ganas terribles de reivindicarse.

El frente italiano de las Ducati de los dos Andrea, Dovizioso y Iannone, respondió exactamente al nivel que se esperaba de ellos, junto a Polyccio en los lugares que arañarán algún podio y quién sabe si algo más. Esos objetivos son realistas para ellos, pero no así para Suzuki, que se ha tomado la temporada de su regreso como un banco de pruebas para dar un salto de calidad en 2016, cuando todas las motos sean mucho más parecidas entre sí. En la sombra, ojo a Jack Miller como piloto revelación.