Alonso despeja su futuro

Alonso, en Sochi. /
Alonso, en Sochi.

El español descarta Mercedes y otros destinos para la temporada 2015

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Sobre el futuro de Fernando Alonso hay, al menos, un dato seguro: no se irá a ningún equipo motorizado por Mercedes. Así lo que aseguró a los periodistas angloparlantes después del anodino Gran Premio de Rusia de Fórmula 1, cuando le cuestionaron acerca de la pregunta del millón. Al eliminar de una tacada a Mercedes, Lotus y Williams (obviamente no se iba a ir a Force India), ¿qué opciones le quedan?

El tono de la pregunta a Alonso por parte de Will Buxton, de la NBC, iba con una intención clarísima. Fue este periodista el que le preguntó si llevaría un coche con motor Mercedes. ¿Por qué no preguntarle, directamente, por una escudería concreta? El motivo es que Alonso podría no haber firmado con ninguna al menos directamente. El último rumor que se apuntan desde diversos mentideros es que Alonso ha firmado con Honda, no con McLaren, para tener más libertad a la hora de liberarse, si así quisiera, de cara a 2016. El piloto español es consciente de que jugársela en McLaren, un equipo que no atraviesa sus mejores años, con un nuevo motorista, es un riesgo muy alto y él no tiene mucho tiempo más. Así, si su unión con McLaren llega vía Honda y no directamente con el grupo que preside Ron Dennis, Alonso esquiva la correa del que fuera su jefe en el turbio año 2008 y, de paso, se garantiza más libertad de movimiento si quiere firmar con otra escudería, Mercedes con total probabilidad, después de un año.

Que un piloto firme con un motorista y no con una escudería no es, ni mucho menos, habitual, pero tampoco es algo nuevo en la historia de la Fórmula 1. El caso más sonado es el de Nelson Piquet a finales de los 80, cuando firmó precisamente con Honda y no con Williams. Esto, no obstante, generó una tensión prácticamente irrespirable dentro del equipo dirigido por sir Frank, ya que el piloto brasileño apenas compartía nada de información con su compañero Nigel Mansell.

Quedarse en Ferrari es harto improbable para Alonso, pero no imposible. La relación entre el equipo y el piloto español se ha roto hace tiempo, e incluso empiezan a sonar trompetas de guerra entre ambos bandos. Este fin de semana, el diario alemán Bild publicaba que había recibido presiones de la Scuderia para empezar a hablar mal del piloto asturiano. Cuando las redes sociales se empezaron a hacer eco de este escándalo, y el artículo de marras ya estaba en todas partes, misteriosamente fue modificado y la parte jugosa, la de la acusación al equipo italiano, desapareció. Alonso ya no dice que se va a quedar en Ferrari, ni mucho menos, sino que hará lo que sea mejor para ellos. Si cree que lo mejor es hacerse a un lado para dejar paso sangre nueva, lo hará aunque eso, en el fondo, sea lo mejor para sí mismo. La decisión está tomada, en cualquier caso, y sólo hace falta que encajen las piezas. Cuando lo sepáis diréis que era obvio que iba a hacer eso, afirmó ante los medios. Esto implica, a la fuerza, que ya tiene las maletas hechas y preparadas para salir de la Via Abetone Inferiore 4 de Maranello, sede social del 'Cavallino Rampante'.

Mutis en Ferrari

Mientras tanto, en la 'Scuderia' guardan silencio. Este lunes ha sido el primer día oficial de Sergio Marchionne como máximo responsable de Ferrari, y lo ha pasado en Nueva York, donde se esperaba algún tipo de anuncio, evento o una mera declaración de intenciones acerca del futuro de la 'Scuderia'. Marchionne, sin embargo, no ha soltado prenda. El nuevo presidente de Ferrari sólo ha centrado toda su energía este lunes a la salida en la Bolsa de Nueva York del grupo Fiat Chrysler, del que es consejero delegado, como una única empresa, un gesto más simbólico que práctico pero sobre el que se asienta un ambicioso proyecto a cinco años del séptimo fabricante de automóviles del mundo. Ferrari, parte de ese consorcio, queda de momento en un segundo plano. Quizá ahí esté la respuesta del momento que atraviesa un histórico fabricante de deportivos, que otrora era la joya de la corona del automovilismo europeo.

Desde Ferrari no ha salido ni una sola palabra acerca de la alineación de pilotos de 2015, toda vez que el acuerdo con Sebastian Vettel parece un hecho consumado y firmado, aunque no anunciado. El piloto alemán dijo que el anuncio de su próximo equipo se haría en breve, sin decir cuándo exactamente, y parece estar esperando a que sea su nuevo equipo quien dé el primer paso. El difícil momento anímico que atraviesa Ferrari debido al crítico estado de Jules Bianchi tampoco parece el mejor contexto para anunciar un cambio de alineaciones, toda vez que, además, el piloto francés era un serio candidato para subirse a uno de los coches rojos en 2015.