Mundiales de natación

Ona Carbonell agranda su leyenda con una plata en el solo libre

Ona Carbonell, durante el ejercicio. /Afp
Ona Carbonell, durante el ejercicio. / Afp

La española consigue así su medalla número 23 en un campeonato del mundo y sigue aumentando su palmarés

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Tercera medalla de Ona Carbonell en el Mundial de Gwangju. Y vigesimotercera en su carrera en campeonatos del mundo. La española logró la plata en solo libre de natación artística y aumenta así su leyenda al ser la única mujer con 23 medallas en un Mundial de natación. «Han sido horas de entrenamiento, de repetir el mismo movimiento y de mucho trabajo mental», explicaba la nadadora.

La española, con una nota de 94.5667, no pudo superar a la rusa Svetlana Romashina, que se colgó su vigésimo oro en una competición mundialista, con 97.1333 puntos. El último cajón del podio fue para la japonesa Yukiko Inui con 93.2000. Carbonell realizó su ejercicio al ritmo de James Brown y Luciano Pavarotti con 'It's a man's world' y con un elegante bañador de pedrería en tonos turquesa, morados y negro diseñado por Mercedes Jordán.

«No creía que me iba a ir tan bien y no sabía nada de todos estos récords. Estoy intentando no creérmelo mucho para mantener la concentración, pero estoy emocionada porque cuesta mucho conseguir tantas medallas. Estar tantos mundiales consecutivos ahí arriba es muy duro», añadió en declaraciones facilitadas por la Federación de Española de Natación.

La española ha sumado otro hito a su palmarés al igualar las ocho medallas mundiales en solo de Natalia Ishchenko

Ona Carbonell, con esta plata en solo libre, ha sumado su tercera medalla en el Mundial de Gwangju tras la plata en solo técnico y el bronce con el equipo español en 'highlight', todas las que ha conquistado la delegación española. Además, supone su medalla 23 en sus seis participaciones en Mundiales, una cifra que podrá ampliar este año en la especialidad libre por equipos, pero que no podrá superar a dos leyendas de la natación como Michael Phelps (33 medallas) y Ryan Lochte (27). «Cuando me dijeron que voy por detrás de Phelps y de Lochte dije: '¿perdón? ¿Phelps?', ya que para mí es como un ídolo, y haber superado a Ishchenko, que es mi referente desde pequeña... imagínate», confesó entre risas.

La mejor solista

Eso sí, la catalana ha sumado otro hito a su palmarés al igualar las ocho medallas mundiales en solo de Natalia Ishchenko. La nadadora rusa se retiró con ocho medallas, las mismas que ahora tiene Ona que ya había superado las seis logradas por la también española Gemma Mengual y las cinco de Virginie Dedieu.

Ona Carbonell posa con la plata, junto a Svetlana Romashina (oro) y Yukiko Inui (plata).
Ona Carbonell posa con la plata, junto a Svetlana Romashina (oro) y Yukiko Inui (plata). / Afp

Posibilidad de otras dos medallas

La nadadora del CN Sabadell tiene la posibilidad de ampliar su palmarés con una cuarta y quinta medalla después de que el equipo español de natación artística se clasificara hoy para la final en la especialidad libre, tras quedar quinto en la ronda preliminar. Mañana será el turno de la final del dúo libre junto a Paula Ramírez -quedaron quintas en la clasificatoria- y ella prefiere seguir concentrada en la competición: «Es como estar en el cielo, pero intento no estar mucho en el cielo, porque mañana tengo final de dúo libre y pasado de equipos libre y hemos trabajado mucho en esta dos pruebas. Así que, hasta que no acabe, tengo que estar concentrada en la competición».

«Cuesta muchísimo conseguir tantísimas medallas»

El equipo español, además de por Ona Carbonell, está formado por Sara Saldaña, Meritxell Mas, Abril Conesa, Paula Ramírez (CN Kallípolis), Berta Ferreras, Blanca Toledano e Iris Tió y terminó la clasificación con una puntuación de 91,3333. El equipo entrenado por la japonesa Mayu Fujiki terminó quinto por detrás de Rusia (97,7667 puntos), China (95,7667), Ucrania (93,9667) y Japón (92,6667).

«Cuesta muchísimo conseguir tantísimas medallas», reivindicó la nadadora española antes de reconocer que es «muy duro» encadenar siete Mundiales sin bajarse del podio. Por eso se siente tan orgullosa de lo que está haciendo.