Fútbol. Tercera división

El motor del Haro sigue sin arrancar

Un momento del primer encuentro en El Mazo. :: /DONÉZAR
Un momento del primer encuentro en El Mazo. :: / DONÉZAR

Los de Aitor Calle no pudieron con un Náxara ordenado que acabó con nueve

Jöel López
JÖEL LÓPEZHaro

Cuando el motor del Haro Deportivo arranca suena bien, pero en su estreno liguero en casa ante un rival directo como el Náxara ha arrancado muy pocas veces y no ha sido capaz de meter más marchas para que el motor, más allá de arrancar, llevara al equipo hacia la victoria.

1 HARO

Sobrón, Ibañez, Loza, Pirri (Joseba min 68), Txejo, Josua, Arana, Facu, Sota (Arguiarro min 54), Achi, Liébana

1 NÁXARA

Heras, Quirino, Pablo, Eloy, Nika, Emilio, Javier, Samuel (Orodea min 46), Muri (Tamayo min 55), Duce (Daniel min 64)

Goles:
1-0. Min. 6. Arana. 1-1. Min. 47. Miguel.
Árbitro:
Morato Vega asistido por Gallardo Baños y Muñoz Echeverría. Amonestó a Txejo y Pirri del Haro y a Muri, Javier, Daniel y Nika y ha expulsado, por doble amarilla a Eloy y Emilio del Náxara.
Incidencias:
100 aficionados del Náxara.

Y eso que el partido, después del tonteo inicial entre los dos equipos llamados a jugarse los puestos de arriba, comenzaba bien para un Haro que empezaba a presionar la salida de balón y a buscar opciones con el balón jugado.

Como el ruido del motor cuando se mete la llave, el equipo encontraba poco a poco la banda izquierda donde un Oscar Liébana, que se reencontraba con su afición, era más y más profundo. Hasta que en el minuto 6, inició una jugada trenzada, vistosa y eficaz que Iván Arana convirtió en gol.

En ese momento, con ese gol tempranero, parecía que el equipo del recién llegado a El Mazo, se había quitado los nervios del estreno y empezaría a encontrar su sitio.

Pero ocurrió justo lo contrario. Las constantes perdidas de balón en el centro del campo y el traslado de Liébana a la banda derecha, dejando la izquierda con una crisis de identidad, espoleó al rival.

El Náxara, ayer de verde, llegó con un séquito que se desgañitó durante todo el partido, sobre todo con el árbitro al final y aunque ordenado no hacía ningún daño a la portería rival. Pero el Haro se fue dejando hacer y la primera parte acabó ganando pero con mal cuerpo.

En el segundo capítulo, el Náxara entró más brioso y con las ideas claras. El Haro le pilló en el sitio y a los dos minutos de la reanudación Miguel Martínez entró decidido por la derecha y recién superado el pico del área, remató fuerte y abajo buscando el palo largo de un Sobrón que hasta entonces el poco trabajo que tuvo lo solventó bien. El empate igualó las cosas pero no despejó a los locales que aún recibieron otro empellón del Náxara que Sobrón, de nuevo, desbarató.

El partido se puso nervioso. El Haro seguía sin carburar y el Náxara daba la sensación de no poder hacer más. Uno de los hombres del partido fue Achi. El nuevo fichaje se mostraba a su nueva afición contra su anterior equipo. Fue de menos a más y aunque parecía que la decisión del último pase no era buena, nunca dejó de intentar la rapidez de movimientos y generar espacios.

Por doble amarilla, Eloy fue expulsado a mitad del segundo acto. La afición rival contestó una decisión que no desbarató demasiado el esquema najerino.

El Haro pareció arrancar de nuevo pero no vio claridad. Y con el segundo expulsado tampoco. El calor y el estreno en casa pudieron ser excusas válidas en un empate que si se da en otra fecha podría parecer mejor pero los resultados ajenos y el primer empate en Autol presionaban un poco más a los blanquinegros que está claro que quieren. Intentan dirigirse hacia un juego concreto pero de momento el motor no arranca. El equipo sigue invicto pero la mejor gasolina para ese motor nuevo es la victoria.