Amistoso

El 'plan B' de Luis Enrique también pasa el rodillo

Alcácer celebra su segundo gol de la noche./AFP
Alcácer celebra su segundo gol de la noche. / AFP

Alcácer, autor de un doblete, Sergio Ramos y Bartra firman la goleada ante Gales en una nueva exhibición de la selección

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

En un duelo para confirmar las magníficas sensaciones con que se abrió la 'era Luis Enrique' en el doble enfrentamiento ante Inglaterra y Croacia dentro de la Liga de las Naciones, la selección española volvió a pasar el rodillo en su amistoso ante Gales, debilitada por la baja de su gran referente, Gareth Bale, y desfondada ante la exhibición de juego y pundonor de La Roja, que salió del Principality Stadium reforzada aún más cuando en el horizonte asoma el pulso del próximo lunes con Inglaterra en el Benito Villamarín que podría certificar su pase a la ronda definitiva de la nueva competición ideada por la UEFA.

Dos tantos de Paco Alcácer, desatado desde su pase a la Bundesliga; otro de Sergio Ramos que le permitió dejar atrás a una leyenda como Andrés Iniesta en la lista de artilleros de La Roja e igualar con 15 a otro mito como Santillana; y uno más de Bartra en su estreno anotador como internacional le dieron la victoria a los pupilos de Luis Enrique, que maneja con mano diestra a un combinado en el que de momento funciona a las mil maravillas tanto el 'plan A' como el 'B' y que enlaza ya 27 encuentros consecutivos sin conocer la derrota –no cuenta en esta estadística la claudicación en los penaltis en el Mundial de Rusia- en una racha cimentada por Julen Lopetegui y mantenida ahora por el asturiano.

1 Gales

Hennessey, Gunter, Williams (Chester, min 46), Roberts, Davies (Richards, min. 61), John (Lawrence, min. 61), Allen (Smith, min. 61), Ampadu (King, min. 50), Wilson (Brooks, min. 46), Ramsey y Vokes.

4 España

De Gea (Kepa, min. 46), Azpilicueta (Jonny, min. 62), Sergio Ramos (Bartra, min. 46), Albiol, Gayá, Saúl (Koke, min. 46), Rodri, Ceballos, Suso (Rodrigo, min. 81), Paco Alcácer (Iago Aspas, min. 72) y Morata.

Goles:
0-1: min. 7, Alcácer. 0-2: min. 18, Sergio Ramos. 0-3: min. 28, Alcácer. 0-4: min. 73, Bartra. 1-4: min. 88, Vokes.
Árbitro:
Anthony Taylor (Inglés). Sin amonestados.
Incidencias:
Partido amistoso disputado en el Principality Stadium de Cardiff (Gales) ante unos 50.000 espectadores. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la riada en Mallorca y los futbolistas de la selección española portaron un brazalete negro en su recuerdo.

Dominadora de principio a fin, con rápidas triangulaciones, mucha movilidad arriba y el colmillo afilado, la selección española firmó una primera parte primorosa ante Gales, que pagó la osadía de Ryan Giggs de cambiar el esquema para encarar a un rival que está de dulce y que vio penalizada la endeblez de su retaguardia, con tres centrales y dos carrileros antes del intermedio que se vieron permanentemente exigidos antes de que el que fuera legendario extremo del Manchester United asumiese la necesidad de rearmarse con el dibujo más conocido de cuatro zagueros para evitar males mayores.

Fondo de armario

Sobresaliente de nuevo para Luis Enrique, que mantuvo su apuesta por De Gea, Sergio Ramos y Saúl, los únicos que han formado de inicio en los tres partidos como seleccionador del gijonés, en un once con seis novedades respecto al que le endosó un set en blanco a Croacia y cuatro 'debutantes' en la 'era Lucho': Albiol, Suso, Paco Alcácer y Morata. El central del Nápoles, que ya formó parte de la lista para los dos primeros encuentros de la Liga de Naciones pero se quedó sin jugar en ambos, volvió a enfundarse la elástica del combinado nacional tres años y medio después de su última aparición. Del inédito tridente ofensivo, el gaditano del Milan regresó tras los 45 minutos que Julen Lopetegui le dio en el empate a 3 con Rusia de noviembre de 2017. Al ariete del Borussia Dortmund, su pletórico estado de forma le valió el retorno dos años y medio después de que Del Bosque le alistase para un duelo ante Rumanía. Algo menos llevaba el delantero del Chelsea sin defender los intereses de España, desde el 5-0 infligido a Costa Rica en La Rosaleda en noviembre de 2017.

Más información

Fiel al libreto que Luis Enrique ha llevado a la selección, La Roja combinaba el toque con la verticalidad. Rápidas circulaciones para desordenar a la defensa galesa que dieron pronto su fruto con un servicio de Azpilicueta al corazón del área que, tras una serie de rechaces, llevó el esférico a la bota de Alcácer. Enrachado, el punta le dio el destino habitual desde que salió del Barça, con un latigazo a la escuadra. No mojaba como internacional desde el 9 de octubre de 2015.

Muy tiernos los 'dragones rojos', a los que Bale contemplaba desde la grada, eran una víctima propiciatoria para un combinado poblado de futbolistas con ganas de reivindicar un hueco en esta nueva etapa que apunta tan prometedora. Su blandura quedó en evidencia en el segundo tanto de España, cuando a una falta botada por Suso acudieron tres españoles sin custodio para el remate. Se lo llevó el de casi siempre, Sergio Ramos, que pocas veces tuvo que hacer tan poco para enchufar un cabezazo con el que elevó a 15 su cuenta de goles en 159 internacionalidades.

Gales ya no se levantó de la lona. Allí la remató Alcácer en una embarullada acción en la que los locales se quedaron como pasmarotes mientras el jugador perteneciente al Barça se relamía con otra jornada gloriosa cinco días después de anotar un 'hat-trick' frente al Augsburgo. Contabiliza ya ocho goles en catorce apariciones como internacional y un soberbio ejercicio de efectividad en lo que va de curso.

Encajonados por el brío de los españoles –la presión tras pérdida evidenció que Luis Enrique mantiene algunos de los mejores sellos que imprimió Lopetegui al combinado nacional-, los pupilos de Giggs ni se asomaron a las inmediaciones de De Gea hasta que Ampadu estrelló un remate de cabeza en el palo a la salida de un córner. Para entonces Ramsey ya se había retrasado en un intento de aportar algo de creatividad a la medular de los 'dragones'.

Atemperada por la goleada, la selección española cambió tras el intermedio el vértigo por el toque, guardando fuerzas para el envite ante Inglaterra. Estrelló Suso un maravilloso golpeo en el travesaño y Luis Enrique dio carrete a Jonny, que debutó como internacional para estrenar su reciente paternidad. Dio 45 minutos a Kepa en la portería y habilitó también a Bartra, que retornó a la selección un año después para festejar su primer gol como internacional. Más opciones para un combinado que empieza a causar pavor en el continente pese a que Vokes firmó la diana de la honra galesa en el ocaso del partido.

 

Fotos

Vídeos