La UDL vuelve de Lejona con una derrota en dos minutos

La UDL vuelve de Lejona con una derrota en dos minutos
Fernando Díaz

La UDL pone fin a una racha de cinco partidos sin perder y caerá de la quinta plaza

LA RIOJALogroño

Lo vamos a resumir. No será una crónica larga, se lo aseguramos. Probablemente la lea usted en un par de minutos lo que sucedió en Sarriena entre el Leioa y la UDL.

Minuto 1. 1-0 gol de Garai.

Minuto 2. 2-0, gol de Garai.

Sopapo y doble sopapo. No vaya a ser que tras el primer bofetón no ha sido suficiente y para casa. Un fallo en el primer minuto es algo tolerable, pero dos en dos minutos es para ir al rincón de pensar o a un diván. Bobadilla recortó distancias llegado el cuarto de hora, pero la suerte estaba echada tras una acción a balón parado iniciada por Remón.

La UDL vuelve con una derrota de Lejona que venía a cerrar una trayectoria magnífica en octubre, pero que acaba de tenirse al negro del luto con el que empieza este mes de noviembre.

El partido, en realidad no tuvo gran cosa salvo un arranque de locos y una inercia que guió el equipo local con maestría, trucos de pérdida de tiempo, dobles balones en el césped, cambios, faltas y acciones al borde de la legalidad y pérdidas de tiempo para maniatar una victoria ante el nerviosismo de una UDL que estará pensando qué van a contar las crónicas. Nada bueno.

La desazón era constante. ¿Dos goles en dos minutos? ¿Qué, cómo? No era broma. Parecía más bien el juego del truco o trato de estos días y que se convirtió en juego de brujas tras dos minutos endemoniados que acabaron por sepultar en el cementerio una buena racha de cinco partidos sin perder y con un montón de dudas, especialmente en la parte defensiva.

Y pudo ser peor. Un tiro a la cruceta de Eguíluz y acciones de enorme mérito de Miguel bajo palos evitaron que la UDL recibiera un castigo mayor. ¿Mayor? Cuesta trabajo hasta pensar en una tortura peor que ese arranque. Ya tenían bastante con los dos tortazos del arranque.

A falta de ocasiones, un córner daba la impresión de ser la jugada del siglo, y una falta de Ñoño, la esperanza de un empate que hubiera sabido a miel. Pero no. La suerte estaba echada y se la quedó el Leioa a costa de una UDL mísera.

Sigue el directo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos