UD LOGROÑÉS

Dos aspirantes muy diferentes

Santamaría ha jugado seis partidos esta temporada, tres de ellos en el once inicial. :: fernando díaz/Fernando Díaz
Santamaría ha jugado seis partidos esta temporada, tres de ellos en el once inicial. :: fernando díaz / Fernando Díaz

La ausencia de Caneda en el eje de la zaga abre la pelea por su puesto; Santamaría, que estaba, y Borja, que acaba de llegar, aspiran a él

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Mikel Santamaría, que conoce perfectamente el funcionamiento de la UD Logroñés sobre el césped, o Borja García, que vistió la camiseta de la UDL en la temporada 2015/16, pero que apenas lleva unos días entrenándose a las órdenes de Sergio Rodríguez. Esa es la duda que deberá despejar el técnico ante el partido del próximo domingo. Uno u otro en sustitución de César Caneda, sancionado y a la espera de conocer el alcance de la lesión en su rodilla izquierda. Ahora bien, no son las únicas opciones, aunque sí parecen las más lógicas.

Pablo Bobadilla es fijo en el eje de la zaga. Con Caneda a su lado siempre se ha movido por la izquierda. En el filial, también, aunque ha jugado por la derecha sin mayor problema. Así, el domingo se desplazó para dar cabida a Andy Rodríguez en los últimos minutos, tras la marcha del vitoriano.

Ahora bien, Borja García ya jugó en el central izquierdo en su primera etapa en la UD Logroñés. Y Mikel Santamaría, también, aunque en esta campaña. La situación es llamativa pues los tres centrales están habituados a jugar por la izquierda, si bien dos de ellos son diestros.

Borja apenas lleva diez días en la UDL; Santamaría ha participado sólo en seis encuentros

Borja apenas suma dos semanas con su nuevo equipo. En su única temporada en Logroño, el central cántabro jugó 35 partidos y todos los minutos salvo uno, pues fue expulsado frente al Cacereño en Las Gaunas en la penúltima jornada. Se perdió tres encuentros, por sanción federativa todos ellos. Su llegada a La Rioja supuso un punto de inflexión. Venía de vivir cinco descensos consecutivos -tres en el Racing, más los de Ontinyent y Avilés- y con la UDL pasó a pelear por otros objetivos. Tras su marcha, ascendió con el Lorca y el Extremadura y esta misma campaña debutó en Segunda División.

Es un jugador pasional, que contagia, contundente al corte y potente en el juego aéreo, aunque a veces el corazón le juega alguna que otro mala pasada.

Seis partidos de Santamaría

Mikel Santamaría no puede estar muy conforme con su temporada. Acostumbrado a vivir en la frontera de los 30 partidos por temporada, en la actual suma seis. Fue titular en la segunda y tercera jornada, contra Barakaldo y Sporting, respectivamente, y ya no volvió a saltar en el once inicial hasta el partido que los riojanos jugaron en Mareo, hace diez días. Entre ambas fechas, que representan diecinueve encuentros, tres presencias más, testimoniales, ante Tudelano (5 minutos), Gimnástica (1) y Oviedo B (5). La irrupción de Bobadilla le relegó a un segundo plano, amén de una lesión muscular que sufrió en diciembre y que le ha impedido trabajar con normalidad durante varias semanas.

Bien situado habitualmente, es un futbolista de temple, con buen golpeo de balón y con poder en el juego aéreo. En Gijón, después de tanto tiempo sin jugar, cumplió a la perfección.

Son los dos principales candidatos, pero Sergio Rodríguez tiene más variantes para reajustar esa línea. Retrasar a Andy, como hizo el pasado domingo, es una de ellas; otra retrasar a Remón; y la tercera pasa por Javier Flaño. Ahora bien, el navarro puede jugar el domingo en Irún en al lateral derecho ante la ausencia de Juan Iglesias. Peleará por esa vacante con Miguel Santos, el otro aspirante.