EDF LOGROÑO

Barbra Banda da el golpe en Logroño

Banda dejó muy buenas sensaciones en su estreno con el EDF Logroño. / Sonia Tercero

La zambiana vivió el pasado domingo un estreno soñado con la camiseta del EDF | Militar y boxeadora profesional, la futbolista africana afronta en La Rioja su primera experiencia deportiva lejos de su país

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

logroño. En el EDF Logroño llevaban tiempo hablando de ella. Tenían fichada desde agosto a una jugadora zambiana, pero por una cuestión de papeles había llegado octubre y todavía no estaba en La Rioja. Las expectativas eran altas y el pasado domingo se confirmaron. La afición del equipo la descubrió en el encuentro frente al Sporting de Huelva y casi seguro que ya no olviden su nombre: Barbra Banda.

La africana tiene sólo 18 años, pero ya cuenta con un importante bagaje vital. Es la segunda de seis hermanos. De ellos, los varones también juegan al fútbol, mientras que sus hermanas trabajan o van a la escuela. Todas menos Barbra, quien comenzó a interesarse por el balompié en su ciudad, Lusaka, cuando tenía nueve años. «La afición me viene de mi padre», cuenta la delantera. «Él jugaba al fútbol con sus amigos, yo iba a ver esos partidos y me empezó a gustar ese deporte», añade.

Más

Por entonces, en Zambia no había equipos de fútbol femenino, por lo que Banda jugaba en un conjunto masculino. «Yo era la única chica», recuerda. Y preguntada si era la mejor de la plantilla, responde con una afirmación rotunda. Esa afición fue creciendo poco a poco hasta que fichó por el Indeni Roses FC de su país para posteriormente recalar en el Buffaloes Women FC. «Este último es el equipo del estado en Zambia», expone Iván Antoñanzas, presidente del EDF Logroño.

Su fichaje por ese club hizo que Banda tuviera que arrancar su formación militar. Estaba sometida a un horario estricto y una vez a la semana tenía que cumplir con las guardias, pero el fútbol seguía ocupando gran parte de su tiempo. Sin embargo, durante esa época la zambiana tuvo que dejar un poco apartada su otra gran pasión: el boxeo. «No podía competir de forma profesional», recuerda. Hasta entonces sí lo hacía y, de hecho, Banda ha disputado cinco peleas en su carrera, resultando vencedora en todas ellas: cuatro por KO de su oponente y la otra, la de su estreno, por puntos.

Es más, Banda no descarta regresar a los cuadriláteros y, cuestionada por si quiere dedicarse a uno o a otro deporte en el futuro, no le cierra las puertas al boxeo. «Depende de las oportunidades, elegiré uno u otro», afirma. No en vano, en cuanto pueda buscará la manera de seguir disfrutando del boxeo en La Rioja.

«Empecé a jugar al fútbol por mi padre y lo hice en un equipo en el que era la única chica»

«Depende de las oportunidades, elegiré dedicarme a un deporte o al otro»

«Me sentí muy cómoda y estoy contenta por la victoria, así como con el equipo y mis compañeras»

«Ahora estoy muy a gusto en Logroño, pero me encantaría jugar en los mejores clubes de Europa»

Llegada a Logroño

A la hora de planificar la plantilla, Fernando Martínez, director deportivo del EDF Logroño, buscaba una delantera rápida que se complementara bien con otras atacantes del equipo como Jade. Y la encontró visionando los partidos de clasificación para la Copa de África.

Allí descubrió a Banda y se decidió a intentar su fichaje. Lo consiguió a pesar de que otros equipos habían puesto sus ojos en ella. Entre otros, el Arsenal. «La oferta de los ingleses llegó cuando ya había firmado con el EDF», reconoce la ariete, quien tiene en la velocidad y la potencia dos de sus mejores armas. Esas llamativas cualidades hicieron incluso que un partido de clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tuviera que ser retrasarse media hora por una petición de su rival, Zimbabue, para que la delantera se realizara una prueba genética. Un episodio que quedó en la nada.

Precisamente, esas virtudes fueron las que más resaltaron en el enfrentamiento ante el Sporting de Huelva. Un duelo en el que Banda admite haberse encontrado muy a gusto. «Me sentí muy bien, no me esperaba que fuera así, pero estoy muy contenta por el equipo y por mis compañeras», expone. Una de ellas, Claire, es la que le ayuda a comunicarse con el resto, ya que todavía la zambiana no domina el castellano.

Para Banda, la del EDF es su primera experiencia en un equipo de fuera de su país y, de momento, las sensaciones son positivas. «Me encuentro muy bien tanto en el club como en la ciudad, pero sé que tengo que seguir trabajando muy duro», reconoce la atacante, quien encuentra bastantes diferencias entre el fútbol africano y el europeo. «El africano es mucho más desorganizado y físico y aquí los jugadores son mucho más técnicos», explica.

Lo peor de esta aventura en La Rioja para Banda es estar lejos de su familia. «Pero están muy contentos por mí y orgullosos», dice. «Me comunico con ellos gracias a Internet y he podido hacer algunas videoconferencias con mi madre», se congratula. De cualquier manera, sus allegados ya saben que el estreno con la camiseta logroñesa fue el soñado. «Les he enviado vídeos con algunas jugadas y están muy felices», se alegra.

Banda ya es, por lo tanto, una más del EDF Logroño. Está a gusto con el equipo, con los técnicos, con la ciudad y con sus compañeras y ahora sólo desea hacerlo lo mejor posible para lograr el objetivo marcado: la permanencia en la Liga Iberdrola. De momento, la zambiana ya dio su primer golpe en tierras riojanas. Y en esta ocasión no ha sido en un cuadrilátero, sino en Las Gaunas. Su objetivo es seguir golpeando con su rapidez y sus goles a sus oponentes y firmar así una buena trayectoria con el EDF que le permita seguir dando pasos en su sueño. «Aquí estoy a gusto, pero me gustaría jugar en los mejores clubes de Europa», desea. Por ahora, eso sí, su casa está en Logroño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos