Fútbol

El exblanquirrojo Iñaki Bergara, el 'profe' de Courtois

Iñaki Bergara ataja el balón en un partido en el viejo Las Gaunas. A la derecha, sentado en el banquillo de Bélgica, en el partido contra Japón:: l.r./
Iñaki Bergara ataja el balón en un partido en el viejo Las Gaunas. A la derecha, sentado en el banquillo de Bélgica, en el partido contra Japón:: l.r.

Bergara disfruta de un momento único con Bélgica en el Mundial después de unir su futuro laboral al de Roberto Martínez en el año 2007, en el Swansea | Presente y futuro de Thibout Courtois se debate entre dos exporteros del Logroñés; uno le entrena en Bélgica y otro le puede dirigir en el Madrid

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Thibaut Courtois (Bree, 11/5/1992) es uno de los grandes nombres propios del Mundial de Rusia. Nadie discutía su calidad en la portería, pero el partido que completó ante Brasil le ha encumbrado. Es el portero del momento y además está en el punto de mira del Real Madrid, uno de los clubes más mediáticos del mundo. En el club de Concha Espina le espera Julen Lopetegui, exportero; en Rusia trabaja a las órdenes de Iñaki Bergara, exportero. El presente y el futuro de Courtois está bajo la batuta de dos exguardametas que coincidieron en el Logroñés en la década de los noventa, hasta que Lopetegui se marchó al Mundial de Estados Unidos y luego al Barcelona.

Más

«No pienso en nada ahora mismo que no sea el Mundial. Esta Copa del Mundo puede marcar a nuestra generación y hay que estar totalmente concentrados. Después del Mundial, en unos ocho o nueve días, decidiré qué es lo mejor para mí. Ya hablaré después», decía hace unos días Courtois en Onda Cero.

El belga siempre ha estado en la órbita del Real Madrid. Desde incluso antes de la salida de Iker Casillas. Sin embargo, los blancos siempre dieron prioridad al fichaje de David de Gea. Quizá ahora agradezcan aquel fallo del fax el último día de agosto del 2015. Se frustró su fichaje y Keylor Navas se quedó y ha ganado en tres ocasiones consecutivas la Liga de Campeones, pero no se ha cerrado el debate en la portería blanca.

Courtois acaba de cumplir 26 años. Los dos últimos años ha trabajado a las órdenes de Iñaki Bergara (Ondarroa, 1962), Iñaki Bergara desde su paso por Inglaterra. El exportero del Logroñés llegó a Bélgica de la mano de Roberto Martínez, a quien había conocido en el año 2007. «Estaba de vacaciones en Zarauz, me sonó el teléfono y me propusieron irme a Swansea», relataba hace unos años Bergara en el Diario Vasco. Después de una etapa en el Athletic y también de un efímero paso por un despacho de representación, el exguardameta blanquirrojo hizo las maletas y se marchó a Gales, a aquel equipo que había vivido sus mayores gestas hacía décadas de la mano de John Benjamin Toshack. «No sabía ni decir 'hello'», admitía Bergara. Aun así, vivió el ascenso de la League One (Segunda División) a la Championship League «Si te dicen que es como Segunda B de España, no lo entiendes. Iban hasta 19.000 espectadores a ver los partidos y eso que una grada se quedaba libre por motivos de seguridad. El fútbol inglés se entiende mejor por cifras: 92 equipos profesionales, con más o menos capital, y distribuidos en tres categorías: Premier, Championship y League One. Todos profesionales», decía tras su primer temporada en las islas.

Tras un exitoso paso por el Swansea (a donde más tarde llegaría Xavi Valero, exguardameta del Logroñés que más tarde se incorporaría al Liverpool de Rafa Benítez en sustitución de otro exportero blanquirrojo, José Manuel Ochotorena), Roberto Martínez, su mentor en Inglaterra, fichó por el Wigan. Una salida no muy bien entendida en la ciudad galesa. Bergara se fue con él. Cuatro años en un club que jugaba en la Premier League. Los tres primeros, buenos; al cuarto, Martínez, Bergara y todo su equipo se tomaron vacaciones obligadas tras ser destituidos.

Bergara recibió una llamada en el 2007, mientras disfrutaba de la playa. Aceptó

El portero jugó cuatro temporadas en el Logroñés, tres de ellas junto a Lopetegui

Sin embargo, Roberto Martínez ya se había hecho un nombre en Inglaterra. En el verano del 2013, el Everton, el otro club de Liverpool, hizo pública su contratación. Iñaki Bergara preparó las maletas para trasladarse apenas unos kilómetros, los que separan Wigan, muy cerca de Mánchester, de la ciudad de los Beatles. En Goodison Park llegó a disfrutar de tres años... menos un partido. El iraní Farhad Moshir, accionista del Arsenal, decidió comprar el Everton en los primeros meses del 2016 y en mayo de ese mismo año, a falta de un partido para que terminase la liga, despidió a Roberto Martínez. Y por supuesto, a Iñaki Bergara.

No obstante, las penas en el fútbol suelen durar poco. Cada domingo te da la revancha, dicen los futbolistas. A Martínez y su equipo le llegó en septiembre de ese mismo año, cuando firmó contrato con la Royal Belgian Football Association o, lo que es lo mismo, la Federación Belga de Fútbol. De Inglaterra a Bélgica. De Liverpool a Bruselas. Una experiencia muy diferente.

Y Bélgica ha explotado en Rusia. Jugará las semifinales del Mundial tras una primera fase brillante, un agónico triunfo sobre Japón y la eliminación, sobre todo la eliminación, de Brasil. Iñaki Bergara es testigo directo de una generación única y, sobre todo, del juego de Courtois, el deseado.

El portero de Ondarroa y Julen Lopetegui coincidieron tres años en el Logroñés, desde 1992 a 1994. Bergara siguió una temporada más. Tres campañas en las que compitieron por la titularidad amparados por una fuerte amistad. Iñaki se formó en el Athletic, pero jugó también en la Real Sociedad; Julen salió de la Real para vestir de blanco en la desaparecida Ciudad Deportiva que el Real Madrid tenía en el Paseo de la Castellana.

Sus entrenamientos no dejaban a nadie indiferente. Eran Julen e Iñaki contra el resto. Las tandas de penaltis que cerraban los entrenamientos en la colonia de Albelda obedecían a un constante desafío. Y si Antonio Poyatos se marcaba un Panenka y marcaba, le faltaban metros para que los dos guardametas se le echarán encima; y si fallaba, a los dos vascos le salía el humor andaluz de Poyatos. Tres años únicos con el lunar de una última temporada para olvidar, la que supuso el descenso a Segunda División. Quizá aquel ejercicio, 1994/1995, acogió algunos de los peores días de la vida deportiva de Iñaki Bergara. Por ejemplo, un domingo cualquiera en Las Gaunas, cuando Antonio Ruiz, cuarto entrenador del año, puso a calentar a un portero del Promesas para cambiarle sin saber por qué ante los gestos, casi lágrimas, de impotencia de Bergara desde la portería sur del viejo Las Gaunas; o cuando encajó seis goles en Anoeta, ante la Real Sociedad.

Todo aquello es historia. Iñaki Bergara disfruta hoy de unas semifinales del Mundial de Rusia. Conoce perfectamente a Thibaut Courtois, digno sucesor bajo palos belgas de mitos como Jean Marie Pfaff, Michel Preudhomme o Theo Custers. Seguramente habrá hablado de él con Julen Lopetegui si éste le ha llamado. O lo harán. Ambos eran porteros, rivales por un puesto, pero amigos por encima de todo. 'Vergarita' siempre formará parte de la historia del fútbol de Logroño y después de escribir brillantes páginas en Inglaterra, firmará con Bélgica otra que quedará para el recuerdo. Gane o no gane el Mundial. Seguro que Bélgica, con Bergara, es más humana y mucho más sonriente, aunque no hayamos visto reír a Thibout Courtois.

 

Fotos

Vídeos