España vive dos minutos con el corazón en un puño

España vive dos minutos con el corazón en un puño

La Roja se quedó helada esperando la decisión del VAR de anular por fuera de juego el gol que hubiese supuesto el empate de Irán

GABRIEL CUESTA

Toda España se quedó petrificada durante dos minutos. Fueron 120 segundos los que necesitó el árbitro uruguayo Andrés Cunha, con la ayuda del VAR, para decidir anular por fuera de juego el gol de Irán. Era el minuto 62 y el tanto en contra hubiese supuesto un mazazo para La Roja, que se habría visto con pie y medio fuera del Mundial con las tablas en el electrónico. Pero en esta ocasión la decisión del videoarbitraje fue un alivio para la selección.

En un primer momento reinó el desconcierto. Ezatolahi aprovechó su posición ligeramente adelantada para mandar con su pierna derecha al fondo de la red un balón que había quedado muerto dentro del área española tras un centro de falta. Los iraníes celebraron el gol por todo lo alto. Los reservas invadieron el terreno de juego para abrazarse eufóricos. Se veían rozando los octavos, dejando moribundos a «los superhéroes españoles», que dijo en sala de prensa su seleccionador Carlos Queiroz. Pero Cunha levantó el brazo y comenzó a hablar por el pinganillo. Los futbolistas de La Roja pasaron de un estado de pesadumbre a apabullar al árbitro para conocer su decisión. Fuera de juego. Respiraron. Y seguro que más de un seguidor consiguió pestañear desde el sofá de su casa.

Pero la alegría va por bandos. Y la indignación en Irán era total a pesar de que la decisión era correcta. El VAR ya ha protagonizado varias jugadas polémicas y decisivas en lo que va de Mundial. Su primera aparición en escena fue en el encuentro entre Francia y Australia. Precisamente con el mismo colegiado, Andrés Cunha, como protagonista. El árbitro uruguayo no pitó penalti de Ridson sobre Griezmann y tuvo que pedir la revisión para comprobar la jugada. Acabó señalando la pena máxima que transformaría la estrella del Atlético de Madrid. El videoarbitraje también ayudó a señalar el lanzamiento desde los once metros que supuso el gol de la victoria de Suecia ante Corea del Sur.

También ha tenido sus sombras. Que se lo digan a Brasil, completamente indignada por el gol del empate de Suiza gracias a un claro empujón de Zuber sobre Miranda. Incluso 'La Canarinha' metió presión a la FIFA al pedir un escrito oficial para ver las imágenes y el audio de lo que se habló en el VAR.

Queiroz se acuerda del gol de Villa en Sudáfrica

Carlos Queiroz, seleccionador de Irán, elogió la imagen dejada por sus jugadores ante España y pese a que se mostró a favor del uso del VAR, aseguró que sin él tendrían «un puntito más» porque el colegiado no les habría anulado el tanto del empate.

«El VAR para mí va un poco tarde y es una pena que no haya llegado en Sudáfrica para anular el gol de Villa ante Portugal. Está de lado de España. Cuando marca en fuera de juego no hay VAR y si lo hacemos nosotros sí lo hay», aseguró en rueda de prensa.

«Es una pena pero es justo, bromeo con la situación aunque es verdad que en Sudáfrica fue fuera de juego pero fueron justos campeones. Si se hubiese instalado más tarde tendríamos un puntito más. Es bueno para la credibilidad del fútbol. La honestidad de los iraníes merecía más en este partido pero así es el fútbol», añadió.

Por encima del resultado, Queiroz dejó un mensaje de agradecimiento por el aprendizaje en un partido ante un rival como la selección española. «Salimos vencedores por todo lo que hemos aprendido contra España. Podíamos ganar o aprender y nos vamos más fuertes porque hemos aprendido mucho de fútbol internacional».

No admitió el técnico luso que su planteamiento fuese muy defensivo e incluso señaló que fue España la que frenó con faltas su juego. «Nuestra actitud fue muy positiva, el espíritu de lucha y con el balón jugamos con el único objetivo de marcar. Hemos tenido ocasiones claras para marcar y nos han parado con faltas nuestros contraataques».