El Rayo, con pie y medio en Segunda

Oyarzábal, celebrando su gol. /
Oyarzábal, celebrando su gol.

La Real Sociedad sentencia a los de Jémez que ya no dependen de sus resultados

EFESan sebastián

El Rayo Vallecano cayó hoy en Anoeta ante una Real Sociedad que no se jugaba nada y ahora depende de resultados de terceros, además de ganar en la última jornada, para mantener la categoría.

2 Real Sociedad

1 Rayo Vallecano

Rulli; Elustondo, Mikel, Reyes, De la Bella; Illarramendi, Granero, Xabi Prieto; Zurutuza (Rubén Pardo, min. 66), Oyarzabal (Bruma, min. 75) y Vela (Bautista, min. 46).

GOLES
1-0, min. 11: Oyarzabal. 2-0, min. 50: Bautista. 2-1, min. 68: Javi Guerra.
árbitro
Latre Santiago (Aragón). Expulsó en el minuto 75 a Granero con roja directa. Amonestaciones a Xabi Prieto, Bautista y Crespo.
iNCIDENCIAS
18.873 espectadores se dieron cita en el último partido de la temporada en Anoeta. Cerca de 1.500 seguidores del Rayo colorearon las gradas del estadio.

El Rayo se jugaba la vida en Primera División y eso se notó en unos primeros minutos en los que la Real jugaba al ralentí mientras los de Paco Jémez buscaban con ahínco la portería de Gero Rulli, un valladar durante toda la tarde.

Enseguida se le torcieron las cosas a un Rayo que, fiel a sus costumbre, estaba más preocupado por pisar el área rival que de defender la propia, lo que aprovecharía en el minuto 11 el joven Oyarzabal para marcar de rebote en la portería de Juan Carlos.

El conjunto madrileño no se descompuso, acostumbrado a moverse en el alambre, para seguir acumulando llegadas a la zona de Rulli, que detendría dos claros remates de gol a cargo de Embarba.

Un fallo clamoroso de los rayistas pudo significar un segundo gol que ya sería muy difícil de remontar, cuando un error en el medio campo habilitó a Carlos Vela, el mexicano se plantó solo ante Juan Carlos, lo esquivó y con todo a su favor se recreó tanto que dio tiempo a que Llorente desbaratara su acción ante el enfado de Anoeta.

Eusebio en el vestuario retiró a Vela, desafortunado una vez más, y entró el joven del filial Jon Bautista que, en su primer remate tras una combinación de Zurutuza y Oyarzabal, batió por bajo a Juan Carlos y complicó las cosas sobremanera al Rayo.

El conjunto de Vallecas, a pesar del encomiable apoyo desde la grada de su afición, se venía abajo conocedor de los adversos resultados para sus intereses en otros campos de Primera, hasta que en el minuto 68 llegó el golazo de bandera de Javi Guerra, desde fuera del área realista, para darle vida a los suyos.

El Rayo apretó en el tramo final, apelando al corazón y Manucho la tuvo en un remate de cabeza que Rulli convirtió en córner cuando se veía el empate. Terminaría atacando con su portero, pero el partido no dio para más y ahora su continuidad en la máxima categoría se la jugará con Getafe y Sporting en una semana.