El espacio azulgrana de 'Nobita'

Bartomeu, durante una conferencia de prensa. /
Bartomeu, durante una conferencia de prensa.

Bartomeu, apodado como el personaje de dibujos animados, será proclamado este lunes como presidente sin aclarar su planes sobre el patrocinio de Qatar Airways

P. RÍOSBarcelona

Al viejo-nuevo presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, le llaman 'Nobita' incluso los futbolistas de la primera plantilla por su parecido con el dibujo de un joven japonés de la serie 'Doraemon' que solicita a un robot multitud de inventos para solucionar sus problemas. Curiosamente, el mandatario azulgrana debe pasar ahora por un proceso parecido puesto que su proyecto estrella, el 'Espai Barça', necesita superar diversos trámites y requisitos con la ayuda de otros.

No es pequeño el proyecto de Bartomeu. En su campaña electoral enumeró algunos de los puntos: derribamiento del Miniestadi, construcción del nuevo Palau Blaugrana y un pabellón auxiliar para cumplir con las exigencias de la Euroliga, un nuevo aparcamiento subterráneo con 5.000 plazas, un nuevo museo, la remodelación de la primera gradería del Camp Nou, la construcción de la tercera gradería, cerrar más el estadio y construcciones complementarias del club en sus inmediaciones; así como remodelaciones en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. Por lo tanto, un largo camino espera a unas construcciones que terminarían en 2021, el último año de mandato del hombre que será proclamado presidente hoy en Barcelona.

Sin embargo, Bartomeu necesitará algo más que un robot japonés. En el presupuesto de 600 millones para llevar a cabo el 'Espai Barça' se había ajustado con una deuda neta inferior a 200 millones, pero ya asciende a 328 millones. Sus opositores calificaron el proyecto como «faraónico» y la nueva vicepresidenta económica, Susana Monje, se encargará del control de los gastos en los primeros dos años. Además, el espacio que necesita 'Nobita' está disponible pero necesita la autorización del Ayuntamiento de Barcelona.

En el plano deportivo, Bartomeu ya ha perfilado quiénes serán sus hombres fuertes. Robert López ocupará el cargo de director deportivo vacante desde el despido de Andoni Zubizarreta mientras que Carles Rexach y Ariedo Braida, quienes formaron parte de la comisión deportiva que cubrió el hueco del vasco a la hora de decidir los traspasos, seguirán en el club. Durante la campaña Bartomeu respondió a las críticas por sus malos resultados en la cantera con el deseo de una Masia fuerte de nuevo. No obstante, habrá cambios con la incoporación de Pep Segura como nuevo responsable del fútbol base y Gerard López dirigirá al filial después de su descenso a Segunda B. El aval del histórico triplete de Luis Enrique le facilitará el camino en ese campo.

Sin embargo, en los asuntos extradeportivos el nuevo presidente azulgrana contará con más obstáculos a pesar de su gran apoyo por parte de los votantes azulgrana -con mayoría conservadora según las encuestas y análisis de los resultados-. El principal es que está siendo investigado por el 'caso Neymar' por las irregularidades en las cuentas con Hacienda en el traspaso. Un juzgado ordinario de Barcelona decidirá sobre los dos años y tres meses de prisión que se le solicitan como fraude fiscal en un proceso en el que su amigo y anterior presidente, Sandro Rosell, puede afrontar una multa de hasta 22 millones.

Otro asunto sensible será la renovación del patrocinio en la camiseta del primer equipo de fútbol. La firma con Qatar Airways concluye en 2016 y Bartomeu ya ha filtrado que tiene una oferta de Rakuten, una empresa de venta en línea -japonesa, como su alter ego-. Aunque las elecciones debilitaron este dardo habitual de sus opositores cualquier decisión de este tipo podría tropezar en la próxima asamblea de compromisarios en que los socios deben aprobar o rechazar la propuesta.

El último asunto sensible se fijará en las relaciones internacionales del club azulgrana con las instituciones que gobiernan el fútbol mundial. La sanción de la FIFA por irregularidades en la incoporación de futbolistas menores o la sanción de la UEFA por las banderas y gritos independentistas en la final de la Liga de Campeones han molestado en un entorno que quiere que aumentar su peso en estas organizaciones para poder influir con más fuerza. Es otro espacio que debe conquistar 'Nobita'.