Grupo H | Jornada 1

El Espanyol se estrena sin fortuna

Vargas, del Espanyol, rodeado por dos rivales. /Josep Lago (Afp)
Vargas, del Espanyol, rodeado por dos rivales. / Josep Lago (Afp)

El ímpetu de los catalanes resultó insuficiente para superar a un Ferencvaros que fue de más a menos

JUANJO GONZALOMADRID

La cita se presentaba ilusionante. Tras haber superado tres rondas previas de la Liga Europa, el Espanyol volvía a presentarse en una gran competición continental. Doce años después de haber rozado la extinta Copa de la UEFA, en el club las esperanzas eran máximas. El reto comenzaba ante un histórico venido a menos. Sufrió más de lo esperado el cuadro de David Gallego ante un Ferencvaros que sorprendió con su salida, valiente y sin complejos, en el RCDE Stadium, que no podía creer lo que estaba viviendo.

Las expectativas eran altas y hubo que frotarse los ojos desde los primeros compases del choque, con un Espanyol que se mostraba incómodo y nervioso, que no se encontraba en el campo y sufría las acometidas del ataque magiar. Un ataque que durante muchas acciones volvió loco al conjunto catalán, que se pareció mucho más al que hasta ahora se ha visto en la competición doméstica. Fue en una de esas, una jugada mal defendida cuando apenas habían transcurrido 10 minutos del encuentro, cuando Javi López introducía un balón en su propia portería tras un despeje fallido y después de un gran centro del brasileño Isael, probablemente el futbolista más destacado por parte visitante.

Era la tercera llegada peligrosa del Ferencvaros, que golpeaba a un Espanyol al que le costó reaccionar. Lo hizo de la mano de Wu Lei, con un potente disparo ante el que reaccionó muy bien el guardameta Dibusz, pero sobre todo con Matías Vargas. El argentino fue, con cada una de sus acciones, el único que consiguió levantar a la grada e insuflar un extra de esperanza. Para el 'Monito', el premio llegaría a la hora de partido, con el Espanyol ya volcado sobre el campo del cuadro húngaro, en un cabezazo en el que falló, de forma clamorosa, Dibusz.

1 Espanyol

Diego López, Javi López, Naldo, Bernardo, Didac Vila (Pedrosa, min. 67), Melendo (Calleri, min. 56), Marc Roca, Lozano, Granero, Wu Lei y Vargas (Campuzano, min. 75).

1 Ferencvaros

Dibusz, Botka (Lovrencsis, min. 67), Blazic, Dvali, Heister, Siger, Kharatin, Ignatenko (Frimpong, min. 85), Zubkov, Nguen e Isael (Signevich, min. 65).

Goles:
0-1: min. 10, Javi López (p.p). 1-1: min. 60, Vargas.
Árbitro:
Nikola Dabanovic (Montenegro). Amonestó a Ignatenko por parte del Ferencvaros.
Incidencias:
Primer partido del grupo H disputado en el RCDE Stadium, que registró una entrada de 18.125 espectadores en la vuelta, 12 años después, del Espanyol a competición europea.

Premio a la constancia para Vargas, que cambió por completo un partido que minutos antes pintaba muy feo para los pericos. Pudieron, incluso, ampliar la renta los de Rebrov con un disparo fantasioso de Isael que pegó en la cruceta cuando el balón había superado a Diego López.

Una jugada que fue el punto de inflexión para el cuadro de Barcelona, dueño y señor del encuentro en una recta final en la que David Gallego mostró todas sus cartas en ataque con la salida de jugadores como Calleri, Campuzano -autor de dos goles en la fase previa de la Liga Europa- y Pedrosa.

Lo intentó de todas las formas posibles, pero se resistió la remontada frente a un equipo que acabó por bajar su rendimiento de forma considerable. Ni siquiera el guante de Granero en un magnífico disparo a bote pronto fue suficiente para volver a batir a Dibusz. La escuadra repelió el disparo del 'Pirata', negando la suerte a un Espanyol que comienza su andadura en la segunda competición continental patinando ante el que, en principio, es el rival más débil del grupo.