Final Champions

Sergio Ramos, el primer capitán blanco que levanta tres 'orejonas'

Sergio Ramos celebra la decimotercera Champions del Real Madrid./Genya Savilov (Afp)
Sergio Ramos celebra la decimotercera Champions del Real Madrid. / Genya Savilov (Afp)

El central supera a Miguel Muñoz, Zárraga y Sanchís, que recibieron dos trofeos como portadores del brazalete del Real Madrid

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

En verano de 2015, Sergio Ramos alcanzaba la capitanía de la primera plantilla del Real Madrid tras la salida de Iker Casillas rumbo al Oporto. Tras diez temporadas de blanco, aquella joven promesa de 19 años que llegó en 2005 al Bernabéu procedente del Sevilla y a cambio de su cláusula de 27 millones de euros tomaba los galones del vestuario madridista, sucediendo a leyendas como el propio Casillas, Raúl, Hierro, Sanchís, Camacho, Santillana, Pirri, Amancio, Zoco, Gento, Zárraga o Miguel Muñoz.

Apenas tres años después, el capitán Ramos se ha convertido en un auténtico talismán, con tres de tres en su haber, una proeza inédita en la historia del Real Madrid que ya supera el doblete de trofeos de Miguel Muñoz en 1956 y 1957, José María Zárraga en 1959 y 1960 y Manolo Sanchís en 1998 y 2000. Por detrás queda también el actual presidente de honor blanco, el histórico Paco Gento, que como portador del brazalete de capitán jugó las finales de las Copas de Europa de 1962, 1964 y 1966, pero que solo pudo elevar al cielo la sexta, conquistada ante el Partizan en el 66. El resto de capitanes madridistas que recibieron el máximo trofeo continental fueron Juan Alonso (1959), Fernando Hierro (2002) e Iker Casillas (2014).

Más información

En el espejo de Ramos ya solo aguanta una leyenda del fútbol mundial como Franz Beckenbauer. El 'kaiser' era hasta esta noche el único jugador que había levantado tres Copas de Europa como capitán, todas ellas con el Bayern de Múnich en el trienio dorado de los bávaros entre 1974 y 1976. El alemán añade además en semejante palmarés el privilegio de haber elevado al cielo de Múnich la Copa del Mundo conquistada por los germanos en 1974, un honor que recayó en Casillas en Sudáfrica, ya que el portero llevaba el brazalete de España en aquel momento. Ahora, en el cada vez más breve listado de retos del capitán Ramos está el desafío de emular al mito alemán el próximo 15 de julio en Moscú.

«Sabíamos que iba a ser un partido con mucha dificultad. Es una dinastía implantada por un grandísimo equipo estos años y ahí quedará en el futuro», ha señalado el capitán blanco tras la conclusión del partido.

«Uno de los grandes desafíos del partido era contrarrestar el potencial ofensivo que ellos tienen. El equipo ha sabido impalantar su juego y manejar las diferentes fases del partido sobre todo en el segundo tiempo. El resultado es justo», ha asegurado.

Respecto a las declaraciones de Cristiano Ronaldo en las que ha hablado en pasado de su etapa en el Real Madrid el central ha querido quitar hierro a las palabras. «Supongo que hablará del resumen de esta temporada. Si detrás de esa declaración hay algo más lo tendra que clarar él», ha zanjado.

 

Fotos

Vídeos