Alves reclama 'vendetta'

Alves, en rueda de prensa. /
Alves, en rueda de prensa.

«Hay espinas clavadas, la última final la ganó el Madrid con un gol en fuera de juego», recuerda el brasileño

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENCardiff

Dani Alves, como le sucediera a Marcelo con Roberto Carlos también debió convivir con la comparación con Cafú. Ahora, con 34 años y los mismos títulos en su palmarés, busca, cuando muchos ya le daban por jubilado, su cuarta Champions League tras las tres ganadas en su etapa en el Barcelona. «Todo el mundo me hace preguntas por la edad», se quejó de modo simpático ante los medios en Cardiff. «No todo el favoritismo es para ellos. No es un enfrentamiento Alves-Madrid. Es un Juventus-Madrid. Hay espinas clavadas. La última final contra el Madrid, con un gol en fuera de juego, la ganó el Madrid», dijo recordando la Séptima de Ámsterdam.

Tiene la oportunidad de lograr su tercer triplete, tras el 2009 y 2015. «Mi preocupación es que mis compañeros sean cada día mejor, que las personas que me rodean sean cada vez mejor. Debes hacer todos los días algo nuevo, no puedo estar pensando en que si ganamos voy a ser el único jugador con tres tripletes. Nuestro sueño es más grande que todo eso. No soy una persona que vive pensando en ella misma. Estos partidos no se juegan, se viene, se coge la Copa y te la llevas a casa. No queremos pensar en lo que tenemos delante, no me fijo en quién tengo delante; sólo en la copa que debemos llevar a casa». El último fue en Berlín ante la Juventus en 2015. «Tuve la oportunidad de sacarles una (Champions) pero ahora el fútbol me devuelve la oportunidad de poder conseguir una con ellos», dijo sonriente durante su comparencia en la sala de prensa del Millenium Stadium.

Primero se redimió del pecado cometido en los cuartos de final de esta edición, cuando se marcó dos partidazos ante sus amigos azulgranas. Dejó una imagen para el recuerdo que él mismo explicó hace sólo unos días. «Antes de que el partido comenzara, fui al banquillo del Barça y saludé a mis viejos amigos, y ellos me dijeron: Dani, ¡siéntate con nosotros! ¡Te guardamos tu sitio!. Estaba saludando a todos dándole la espalda al árbitro. De repente, escuché el pitido inicial. Me di la vuelta y el árbitro había iniciado el partido. Corrí de regreso al campo y pude escuchar a mi ex entrenador, Luis Enrique, muriéndose de la risa. Es gracioso, ¿no? Pero el partido no fue una broma, especialmente para mí», recordó.

Alves, que bajó deslizándose por la barandilla del estadio galés, no oculta que sabe que la gente le ve. «Dani siempre está bromeando. Siempre está sonriendo. No es serio. Pero no es verdad», dijo antes de reconocer que no tiene problemas para dormir antes de una final: «No soy nadie para dar consejos y mucho menos a gente como la de la Juve, que ha ganado cosas muy importantes en su vida. Soy un eterno aprendiz, para aprender de sus vivencias personales y profesionales. Esa es la fuerza de nuestro grupo. Juntamos vivencias y eso nos hace saber que sólo un camino: juntarnos para intentarnos llevarnos el objetivo. Nuestra fuerza mayor en un deporte colectivo es esa, que todos juntos somos más fuertes y así aumentamos las opciones de llevar el título a casa».

El 23 de la Juve considera que Cardiff es «una oportunidad especial para mí, poder estar aquí al lado de estos jugadores. No me siento más importante que nadie por los momentos vividos. Somos unos privilegiados, disfrutar del momento independientemente del que esté enfrente. Vamos a intentar que la noche sea aún más especial porque hay que intentar poner páginas nuevas cada día. La vida me trajo a este equipo para poder vivir un sueño que ellos no han podido vivir por ahora. A un jugador de la grandeza de 'Gigi' no le cambiaría mucho ganar la Champions pero sería bonito», dijo antes de revelar una confesión que le hizo al portero nada más pisar Turín. «Cuando fiché le dije que no habían firmado una estrella sino a un trabajador que venía aquí para intentar compartir ese sueño con ellos, para intentar hacerlo realidad y ganar un título con Buffon. Para llevar la copa a casa hay que hacer un poquito más, queremos transformar la historia en realidad. Conseguir una Champions con Buffon antes de que se retire». Gane o pierda, él seguirá sonriendo.