Historia

Cuando España logró un título ante Malta

Juan Señor marcó el duodécimo y definitivo gol ante Malta en el histórico 12-1. /Efe
Juan Señor marcó el duodécimo y definitivo gol ante Malta en el histórico 12-1. / Efe

La selección se enfrenta el martes a la selección a la que endosó la mayor goleada de la historia del combinado nacional (12-1) y marcó a toda una generación

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Todos los mayores de 40 años recuerdan el 12-1 de España a Malta. Dónde estaban, con quién lo vieron, la edad que tenían. «Estaba en el salón de mi casa, tenía 13 años y sí que me acuerdo de pegar bastante gritos por la Avenida de Portugal en Gijón. Fue un partido memorable, épico y único. Muy contento de haberlo visto en mi tierra», recordaba con una sonrisa Luis Enrique el sábado en Mestalla tras la victoria a Noruega con la que España inició su fase de clasificación para la Euro 2020. Aquel partido estuvo y está en la memoria de todos los aficionados españoles. Más que nada porque hasta que llegó la época dorada en la que la selección conquistó un Mundial y dos Eurocopas en cuatro años, la gesta ante la débil Malta había sido el mayor hito futbolístico para los españoles -con permiso de la Eurocopa de 1964-.

«Estaba en el salón de mi casa, tenía 13 años y sí que me acuerdo de pegar bastante gritos por la Avenida de Portugal en Gijón. Fue un partido memorable, épico y único» Luis Enrique

El que durante mucho tiempo fue considerado el partido más importante de la historia de la selección española de fútbol se celebró el miércoles 21 de diciembre de 1983. España afrontaba el partido clave para saber si podría estar en la Eurocopa de Francia el siguiente verano y estaba integrada en un grupo formado Irlanda, Islandia y Malta y Países Bajos, con la que los españoles se jugaron el primer puesto y el billete para el torneo continental. España necesitaba ganar y hacerlo como mínimo por once goles de diferencia a la humilde Malta para conseguirlo. Una proeza que parecía inalcanzable. De hecho, lo complicado del reto y las intensas lluvias de los días anteriores provocaron una baja entrada en el Benito Villamarín, en el que apenas hubo 30.000 aficionados. Seguro que muchos se arrepintieron después de no haber presenciado en directo aquella proeza.

Los presagios del partido tampoco invitaban al optimismo, porque Luis Miguel Arconada -titular indiscutible de aquella selección y mito de varias generaciones- no podía disputar el partido por lesión. La responsabilidad iba a recaer en dos jovencitos sin apenas experiencia internacional y con mucho futuro como Paco Buyo y Andoni Zubizarreta. Otro de los fijos para el seleccionador Miguel Muñoz también se perdió la cita tras lesionarse tres días antes. No era otro que Ricardo 'Soso' Gallego, al que sustituyó Víctor Muñoz. Malta sólo pudo hacer una breve sesión de entrenamiento por las lluvias y su seleccionador, Victor Scerri, reconoció en la previa que saldrían a defender y evitar la goleada. John Bonello, portero titular de Malta y uno de los pocos jugadores del país que contaba con experiencia internacional, militó en el SC Herford de la segunda división alemana, declaró: «No volveré a mi país si me marcasen once goles». Pues le marcaron 12 y volvió. Y en 2006 hasta bromeó con el asunto en un anuncio de cervezas en el que le calificaban 'El amigo perfecto'.

Ahora la casualidad ha querido que su hijo Henry defienda la meta maltesa ante los de Luis Enrique el próximo martes en La Valetta (20:45 horas, TVE) tras la victoria del sábado a Islas Feroe.

Minutos locos

Y si la previa de aquel encuentro tuvo dificultades, el partido no fue un camino de rosas. La selección buscó el gol desde el primer minuto, Juan Señor, a la postre gran héroe del partido por ser el autor del definitivo 12-1, falló un penalti en los primeros minutos. Carlos Santillana sí acertó con la portería de Malta a los 15 minutos, pero nueve después Malta empató en el único disparo a puerta del partido y gracias a una carambola. El tiro de Silvio Demanuele rebotó en Maceda y se introdujo en la portería defendida por Buyo. España necesitaba hacer once goles en 64 minutos. Más difícil todavía. Santillana completó su 'hat-trick' antes del descanso para poner el 3-1 a falta de 45 minutos.

Pero la locura llegó en el segundo tiempo. A los dos minutos Poli Rincón marcó el cuarto y diez minutos después el quinto. Entonces Miguel Muñoz, los jugadores españoles, el público y los futbolistas malteses sabían que era cuestión de tiempo que ocurriera el milagro. En tres minutos (lo que va del 62 al 64) Antonio Maceda ponía el 7-1 con un doblete y Rincón completaba su 'hat-trick' para poner el 8-1. Quedaban 26 minutos para hacer cuatro goles. En otro arreón mágico, Santillana marcó su cuarto gol y dos minutos después Rincón hizo lo propio para poner el 10-1. Manu Sarabia anotó en el 11-1 en el minuto 80 que dejaba a España a un tanto de la proeza. Y no tardó en llegar. Sólo 240 segundos tardó Juan Señor en enmendar su error del penalti con el 0-0 para marcar el 12-1 y entrar en la historia de la selección. Aquel 'gol de Señor', con gallo incluido de José Ángel de la Casa, será siempre parte de la historia del deporte y la televisión en nuestro país. España hizo un decimotercer gol, pero el árbitro -el turco Erkan Göksel- se lo anuló a Gordillo por fuera de fuego.

Acusaciones de dopaje

España logró la clasificación para la Eurocopa de Francia -en la que acabó subcampeona- y Países Bajos aceptó con deportividad quedarse fuera alegando -por medio de su seleccionador Kees Rijvers- que «los milagros también existen en el fútbol». Peor lo tomó la delegación de Malta. El presidente de la Federación abandonó el palco con el 10-1, el entrenador maltés fue destituido tras la derrota y la UEFA abrió una investigación por las sospechas de un posible amaño de varios jugadores. Pero lo peor llegó en marzo del pasado año cuando en un reportaje emitido por 'Fiebre Maldini', algunos jugadores de aquella selección de Malta acusaron a los españoles de haberles drogado con limones y denunciaron el uso de esteroides por parte de los futbolistas españoles.

Algunos jugadores de aquella selección de Malta acusaron a los españoles de haberles drogado con limones y denunciaron el uso de esteroides

José Antonio Camacho, capitán aquel día de la selección española, no se mordió la lengua y respondió a los ataques: «Que entre un señor bajo, vestido de blanco y ofreciendo limones... Coño, pues no los cojáis. ¿Todos tomaron limones? Me parece una locura. Están demostrando que tienen muy poca categoría deportiva. Hemos pasado toda clase de controles y nunca hemos tenido nada. Eso de la espuma en la boca me parece una exageración. Yo ni sé lo que son esteroides. Cuando se llega a cierta a edad se chochea y creo que es lo que están haciendo».

Esta fue la ficha del partido

12 España

Buyo, Goicoechea, Camacho, Maceda, Señor, Víctor, Gordillo, Sarabia, Carrasco, Santillana y Rincón (Marcos Alonso, m. 87).

1 Malta

Bonello, Azzopardi, Farrugia, Holland, Buttgieg, Fabri, Degiorgio, Gonzi, R. Farrugia (M. Farrugia, m. 72), Tortell, Demanuele.

Goles
1-0, m. 15: Santillana. 1-1, m. 24: Degiorgio. 2-1, m. 26: Santillana. 3-1, m. 29: Santillana. 4-1, m. 47: Rincón. 5-1, m. 57: Rincón. 6-1, m. 62: Maceda. 7-1, m. 63: Maceda. 8-1, m. 64: Rincón. 9-1, m. 66: Santillana. 10-1, m. 78: Rincón. 11-1, m. 80: Sarabia. 12-1, m. 84: Señor.
Árbitro
Erkan Göksel (Turquía). Amonestó a Maceda y a Gordillo de España y a Bonello, Fabri, Tortell y Degiorgio (doble amarilla) por Malta.
Incidencias
Partido disputado en el Benito Villamarín de Sevilla, con una asistencia de 18.871 espectadores.