Barcelona-Real Madrid

Suspense con Messi hasta el final

Messi cabizbajo tras el pitido final del partido frente al Valencia./REUTERS
Messi cabizbajo tras el pitido final del partido frente al Valencia. / REUTERS

El Barça no comunica los resultados de las pruebas médicas realizadas al '10', que no se entrenó este lunes con sus compañeros

P.RÍOS

El Barça mantiene el suspense sobre el estado físico de Leo Messi, duda para enfrentarse al Real Madrid en la ida de la semifinal de la Copa del Rey que se disputa este miércoles en el Camp Nou a las 21 horas (TVE1, Gol y TV3). Aunque el sábado todo el mundo se percató de sus molestias en el muslo derecho tras un golpe fortuito de Lato poco después de contrarrestar con un doblete los dos goles del Valencia (2-2), el club azulgrana no ha emitido ningún parte médico de forma oficial. Fue evidente el masaje en la banda y sus últimos minutos sin apenas entrar en juego, pero ya no se le ha visto más. El domingo descansó la plantilla y este lunes el argentino se ha ejercitado en el gimnasio, pero no con el grupo. En condiciones normales, tampoco sería una señal de alarma porque es habitual que cuando hay acumulación de partidos, algún titular tome precauciones y haga trabajo específico. Pero esta vez queda claro que ya sea una contusión, una contractura o lo que sea, al '10' le duele algo y el barcelonismo sufre por ello.

     En el club son optimistas. De hecho no le hicieron pruebas médicas el domingo, se lo tomaron con calma. Y de las que le hicieron este lunes, ni una palabra. Todo dependerá de sus sensaciones en el entrenamiento de este martes por la tarde, a las 18 horas, cuando entre él y Ernesto Valverde decidirán si conviene arriesgar en la ida de una semifinal de Copa o no. La afición lo tiene bastante claro. Aunque se trate de un Barça-Madrid, puede más el temor a una lesión más grave que la ilusión por verle en el césped. Se entiende que hay un partido de vuelta y nadie quiere exponerse a perderle de cara al Athletic-Barça de Liga que se juega el domingo o, ya más a largo plazo, en los octavos de final de una Liga de Campeones en la que el Lyon ya intimida tras tumbar 2-1 al PSG en Ligue 1. Los 'clásicos' motivan, pero éste llega en una competición de Copa que el Barça lleva ganando en las últimas cuatro ediciones y el interés en el entorno por la Liga y la Liga de Campeones es mayor.

     Pero, atención, Messi tendrá la última palabra y su mente es indescifrable. Si se levanta con ganas de guerra, no le frenará nadie. Más maduro y familiar, conoce su cuerpo y ya suele ser prudente. En ese caso, si no lo ve claro, descansará, por lo menos de inicio. Pero eso no lo sabe nadie. Puede que ahora mismo no lo sepa ni Messi.