Una derrota de cine

Johnny Jaiyah Saelua, jugador de Samoa, en una entrevista. /
Johnny Jaiyah Saelua, jugador de Samoa, en una entrevista.

La historia de Samoa Americana, considerado el peor equipo del mundo, llega a la gran pantalla como ejemplo de superación tras ser derrotada 31-0 por Australia

PATRICIA MUÑOZmadrid

No son estrellas sobre el terreno de juego, ni mucho menos aspiran a ganar un Mundial, pero quizás lleguen a brillar con luz propia en el cine gracias a haber protagonizado la derrota más abultada de la historia en un partido oficial entre selecciones y a alinear al primer futbolista del 'tercer sexo'. La selección de Samoa Americana no pretende estar a la altura de equipos de la talla de Brasil, España o Alemania pero, paradójicamente, ha sido esa falta de nivel la que le ha hecho convertirse en un reclamo para la industria cinematográfica.

La famosa derrota frente a Australia por 31 goles a 0 les dio a conocer en el mundo entero, aunque fuera de manera negativa, y les sirvió para pensar que debían cambiar su forma de ver la competición. El 11 de abril de 2001, en aquel encuentro válido para las eliminatorias mundialistas de Oceanía, supuso un giro de 180 grados en la vida del humilde equipo samoano, representante de un país con poco más de 55.000 habitantes y en el que el fútbol no es el deporte rey.

Ser el equipo que más goles ha encajado en un partido oficial a nivel internacional, sumado a que no habían conseguido ninguna victoria en toda su historia, les valió para obtener, de manera ficticia, el poco honorable título de 'peor equipo del mundo'. No obstante, también sirvió como punto de inflexión para cambiar la mentalidad en el país con respecto a la manera de entender el fútbol. La visibilidad que les dio el haber sufrido tal derrota hizo que, en aquellos días, apostarán por él seleccionadores extranjeros. El primer paso lo dieron los británicos Ian Crook y David Brand, pero fue Thomas Rongen, internacional holandés en la década de los setenta, quien renovó por completo el equipo y se convirtió en un director de cine para los modestos actores del césped.

Rongen, nuevo héroe samoano

El neerlandés llegó en 2011 y puso la disciplina, las ganas y el esfuerzo que los samoanos necesitaban para subir de nivel y comenzar a considerarse un equipo de verdad. Con él llegaron las victorias. en realidad la única victoria en la historia de los oceánicos tras derrotar a Tonga por 2 a 1 en un encuentro de fase de grupos para la Copa de Naciones de Oceanía. Fue ese afán de superación y el gran cambio del equipo a nivel de medios y dedicación los que motivaron a los cineastas británicos Mike Brett, Kristian Brodie y Steve Jamison a embarcarse en la aventura de grabar un documental, que se estrenó el pasado 9 de mayo bajo el título de 'Next Goal Wins' (El que marque, gana), sobre la selección.

No obstante, la historia de Samoa Americana es especial no sólo por haber alcanzado la fama gracias a una humillante derrota, sino también, y en gran medida, por uno de sus futbolistas: Johnny Jaiyah Saelua. El defensa de 24 años llamó la atención de los medios al ser el primer 'transgénero' en una selección oficial.

El futbolista nació hombre, pero su familia, en base a una costumbre de la cultura polinesia, le crió como mujer, viste como tal y actúa como una persona de dicho género. Se trata de una práctica común en determinados países oceánicos que ellos definen como 'Fa'afafine' (persona del 'tercer sexo'). La particular historia de Saelua, junto a la de todo el equipo samoano, es el claro ejemplo de cómo alcanzar el éxito en el terreno futbolístico de una manera diferente, porque ¿quién dijo que la fama se consigue sólo con triunfos?