La burbuja que ha explotado en La Rioja

La mejor. Ane Zabala, acompañada por el ciclista que marca la presencia de la primera fémina de la media maratón./Sonia Tercero
La mejor. Ane Zabala, acompañada por el ciclista que marca la presencia de la primera fémina de la media maratón. / Sonia Tercero

La Media Maratón del Camino acusó el descenso de participantes en la prueba

César Álvarez
CÉSAR ÁLVAREZ

La denominada 'burbuja del running' ha explotado en La Rioja y la Media Maratón del Camino, pese a estar perfectamente arraigada en el calendario de pruebas populares del norte de España, es un claro exponente de la situación por la que atraviesan muchas de las pruebas 'largas' de carácter popular.

Una buena organización, un recorrido atractivo y una buena ubicación en el calendario ya no es garantía de éxito. En 2013, fueron 1.025 los atletas que cruzaron la meta después de haber hecho la media entre Nájera y Santo Domingo. Ayer sólo fueron 496.

Y todos los que concluyeron la prueba -tanto en el caso de la media maratón como en el de la marcha nórdica o la otra carrera pedestre sobre 7 kilómetros- lo hicieron satisfechos y contentos, si no con su marca (eso depende del rendimiento individual y del nivel de exigencia) sí con la experiencia.

Ayer encontraron las mejores condiciones climatológicas de los últimos años. Buena temperatura, sin barro y sin viento. Los campos por los que discurría la prueba transmitieron su paz a los participantes como se la transmiten a los peregrinos camino de Compostela. El San Lorenzo fue la imagen fija con la que los deportistas corrieron de Nájera a Santo Domingo. A su izquierda, la Demanda y a la derecha, la Autovía el Camino.

La Media Maratón del Camino es el gran reto invernal del calendario riojano y hasta ella llegan deportistas procedentes de otras disciplinas. Ayer entre otros cruzaron la meta los exblanquirrojos Álex Pérez, Omar García (que corría en casa) o Cali, también lo hizo Gabriel Gutiérrez (ex Yagüe y Recreación), pero el atletismo popular también toma prestados aficionados de otros deportes como el balonmano, con Nacho López como hombre más destacado; o Ismael Merino conocido por su vinculación al Voleibol Haro y Eladio Aráiz, antaño destacado tirador.

El incombustible Goyo Ascacíbar recorrió el tramo de la Ruta Jacobea entre Nájera y Santo Domingo en lo que para él supone un paseo en su preparación de los 101 kilómetros de Ronda a los que se enfrentará al final de la primavera.

El barcelonés Antonio Carneros tuvo doble recompensa. Completó sus 151ª media maratón (de ahí su dorsal 151) y además fue agraciado en el sorteo con una estancia de dos noches en La Rioja.

Y para no olvidar que la prueba tenía lugar en mitad de la celebración carnavalera hubo quien con fajín, prominentes patillas naturales y descomunal navaja recorrió los 21 kms vestido de bandolero.

A todos ellos, les abrió la organización y Santo Domingo su plaza para que no les faltara cómo recuperar fuerzas. Un bollo 'preñao' y un par de vasos -copas- de vino hicieron revivir.

Y como premio añadido, la Red Vecinal contra la Violencia de Genero se llevó 1.250 euros para sus proyectos.