Baloncesto

Triunfo con castigo: el Rioja Vega peleará por la permanencia

Un momento del encuentro en el Palacio de los Deportes. / CB Clavijo.

El Rioja Vega arrolla al Baskonia (91-65) pero el triunfo en la prórroga de Zornotza les condena a pelear por la permanencia

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

El Bodegas Rioja Vega Clavijo deberá pelear por la permanencia. No se ha cumplido el primer y único objetivo del curso: luchar por el ascenso. Ahora toca remangarse y sufrir. La cuesta abajo continúa aunque ayer los de Jenaro Díaz mostraron su mejor cara. Pero llegar a una jornada de corte dependiendo de los demás conlleva enormes peligros, como se demostró con el descenso del pasado curso. Los riojanos han brillado y ganado (91-65) pero el Zornotza, en la prórroga, ha superado al Ávila (82-80) y ha frustrado el sueño de los riojanos. El problema estuvo antes, no en el encuentro ante el Baskonia. A los riojanos les toca ahora renovar objetivos y afianzar la permanencia. El sueño de volver a Oro es una quimera.

Los riojanos han firmado un excelente ejercicio defensivo en los primeros veinte minutos. Han ahogado a un Baskonia que, tras la lesión de Kurucs, se ha encontrado con aún menos ideas de las que preveía. Apagón total que ha servido a los riojanos para coger vuelo. Y eso que, tras un inicio arrollador, parecía que los alaveses podían meterse en el partido con un parcial de 0-7 que les ha puesto por delante (13-15, m. 8). Pero los riojanos, centradísimos, han empezado a desarrollar su mejor juego. La unión de fuerza, velocidad y presión asfixiante que ha reclamado el técnico, Jenaro Díaz, durante todo el año, y que sólo se había visto en momentos puntuales, ha servido para cerrar el primer cuarto con un 20-15 a favor y continuar con un parcial ganador de 13-0 que ha impulsado a los riojanos hasta el 33-17, con un triple postrero de Ty Jordan.

Los riojanos han visto la brecha y se han lanzado a explotarla hasta llegar a una renta de 16 (41-25) con la que se ha llegado al descanso. Los vascos no parecían tener capacidad de reacción hasta que en el receso el entrenador les ha empujado a probar cosas nuevas. Y esa 'novedad' no era sino el tiro exterior, un arma inédita hasta ese momento.

Dos triples consecutivos de Miguel González han abierto el tercer parcial y han sembrado las dudas en los riojanos, que se han sentido vulnerables. En esos minutos de acierto visitante, el filial del Baskonia ha logrado meterse en el partido y reducir la diferencia hasta los siete puntos (45-38, m. 24). El partido volvía a empezar con la eterna duda de si el Clavijo iba a ser capaz de aguantar la tensión y no desconectarse.

Y lo ha logrado en una recta final trepidante de cuarto. Dos minutos demoledores en los que Ty Jordan ha sacado la artillería con dos triples y Lafuente ha sentenciado con un par de canastas para poner el 62-44 sobre la bocina de final de periodo que ha supuesto la mayor renta hasta el momento.

Sólo una catástrofe podía privar a los riojanos del triunfo. La épica había vuelto y sólo tocaba mantener el impulso. Pero el partido, para los aficionados, ya se jugaba en Amorebieta. Los de Jenaro Díaz han seguido a un gran ritmo, logrando una renta superior a los veinte puntos y con momentos brillantes como un par de mates estratosféricos de Nissen. Incluso el canterano Miguel de Pablo ha tenido unos minutos donde ha demostrado su valía con siete puntos y un triple que ha levantado el Palacio.

Pero eran las de Ávila las canastas más importantes. Y no han llegado en número suficienteen el momento clave, después de que los abulenses han remontado y han llevado su encuentro a la prórroga. Pero ahí, Zornotza se ha impuesto (82-80) ante la desolación de los jugadores riojanos, que han seguido el desenlace del choque sobre el parqué, pegados a sus móviles. Así, los riojanos han acabado el choque con una de las victorias más meritorias de la campaña (91-65) pero sin el premio deseado.