Copa Madrid 2019

Los árbitros vieron las dos peores imágenes de la final de Copa

Felipe Reyes increpa a los árbitros tras la final de Copa. /El Correo
Felipe Reyes increpa a los árbitros tras la final de Copa. / El Correo

Eligieron sólo dos de once repeticiones, en las que es imposible determinar que el balón de Tomic tocó el aro por debajo y que la polémica canasta no debió subir al marcador

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Cuando había hasta once tiros de cámara disponibles para revisar en vídeo la polémica acción entre Ante Tomic y Anthony Randolph que decidió el domingo la Copa del Rey a favor del Barcelona, los árbitros de la final sólo eligieron dos, y fueron las peores. En las imágenes que vieron los colegiados en el 'instant replay' es imposible determinar con claridad que el balón lanzado por el pívot azulgrana en el último segundo de la prórroga tocó el aro por debajo antes de rebotar en el tablero y ser recogido por el jugador del Real Madrid. «Veo, sí», comentó el segundo árbitro, Miguel Ángel Pérez Pérez, al acercarse al monitor. «¿Tú ves algo?», le preguntó entonces el colegiado principal, Juan Carlos García González, mientras ambos presenciaban la repetición.

«Está clarísisimo. Lo veo», respondió Pérez Pérez. «Yo creo que sí... Esto, ahí... Puede ser que sí...», apuntó entonces García González, con Benjamín Jiménez a su derecha, también presenciando tan confusa imagen. Tras ordenar alejarse a los jugadores que estaban cerca de la mesa, volvieron a analizar la jugada en el monitor y el árbitro principal le dijo a Pérez Pérez: «Mira eso. Es ahí, ¿verdad?». «Sí, fíjate bien ahora. El uno no. Ahí no. Luego sí. Eso es, uno con el 2, con el 14, sí», contestó el segundo árbitro, según desveló este martes el programa 'Jugones' de LaSexta, que emitió la conversación entre los colegiados.

«Pues ya está. Procedamos», zanjó García González antes de decretar tapón ilegal de Randolph el rebote legal del madridista y conceder a Tomic la canasta fantasma que dio el título al Barça. «¿El tapón es legal, Juan Carlos? ¿El tapón es legal?», fue lo primero que preguntó el comisario de mesa, José Javier Murgui, a García González, antes de que los árbitros comenzasen a ver dos únicas repeticiones. Para certificar su grave error recurrieron a la misma imagen que se expuso la noche del domingo en los videomarcadores del WiZink Center. La otra jugada que presenciaron fue la que inicialmente se vio en televisión en directo, cuando había otras varias que no dejaban lugar a dudas de que la canasta fantasma de Tomic no debió subir al marcador, diez segundos después de una clarísima antideportiva de Anthony Randolph a Chris Singleton que los árbitros no pitaron porque supuestamente se quedaron bloqueados en la cancha.

El Real Madrid, indignado al considerarse «robado» en la Copa por segundo año consecutivo, ha lanzado un órdago a la ACB reclamando que aparte a los árbitros de la final bajo la amenaza de abandonar la competición. El club blanco consideró la noche del lunes «lamentables» los comunicados emitidos horas antes por el presidente de la ACB, Antonio Martín, y por el colectivo arbitral (AEBA), que reconocieron «errores arbitrales graves», y aseguró que «ante la falta de respuestas concretas a esta incomprensible decisión de los árbitros, el Real Madrid seguirá estudiando las medidas y actuaciones a adoptar ante la enorme gravedad de los hechos acontecidos».

«El Real Madrid por supuesto que comprende los errores humanos que se pueden producir en cualquier deporte, pero exige una respuesta clara a lo ocurrido con una jugada que es revisada por el trío arbitral en el 'instant replay', y cuya decisión sorprendentemente es contraria a lo que establece el reglamento, a pesar de la rotundidad de las imágenes televisivas a disposición de los árbitros y que todo el mundo ha podido ver. El Real Madrid defiende de manera rotunda la existencia de la tecnología para mejorar el arbitraje, la justicia y la limpieza en el deporte y por eso no puede entender la aplicación del reglamento que en este caso han llevado a cabo los tres profesionales del arbitraje en el momento decisivo de la final, al no querer contemplar todas las imágenes que estaban a su disposición», se quejó el club que preside Florentino Pérez, sin hacer mención al manotazo de Randolph que hubiera resuelto antes la reválida del título de los azulgrana.