Hevia se hace cargo de una SGAE «con un pie en el abismo»

Hevia se hace cargo de una SGAE «con un pie en el abismo»

«Tomamos los mandos en plena tempestad», dice el músico asturiano, para quien la salida de socios «sería dañina como el 'brexit'»

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

«Tenemos un pie en el abismo». «La situación es crítica». «No podemos permitirnos algo parecido al 'brexit'». «Se ha creado un ambiente deleznable sobre los autores». Son palabras de los miembros de la nueva junta directiva de la SGAE que reconocen la grave situación de la entidad y su incierto futuro. El músico e instrumentista asturiano José Ángel Hevia se coloca al frente de la entidad junto a Fermín Cabal (por el colegio de Gran Derecho, dramaturgos), Teo Cardalda (Pequeño Derecho, músicos), Antonio Onetti (Audiovisual) y Clifford Williams (Editores).

La nueva junta, que niega cualquier relación con el escándalo de 'la rueda', el presunto fraude multimillonario de la música nocturna en televisión, tomó el timón de la SGAE hasta 2022 con veinte votos a favor, dos en contra y doce abstenciones de los 34 autores presentes. Todos sus miembros son muy conscientes de que se juegan el futuro de una casa centenaria. Apuestan por el consenso y repiten que «los trapos sucios se han de lavar dentro de casa». Deben redactar los nuevos estatutos reclamados por Cultura, evitar la sangría que supondría el anunciado abandono de socios relevantes, dar con una nueva fórmula de reparto y articular el voto electrónico cuya ausencia causó la retirada de candidaturas y la amenaza de una salida masivas de socios.

«Tomamos los mandos en plena tempestad. Hay que tomar decisiones ya», asume Hevia (Villaviciosa, Asturias, 1967) gaitero universal que tiene como prioridad «sembrar el consenso y trabajar en conjunto». El primer paso es atender al ultimátum de Cultura, que dio de plazo hasta el 27 de diciembre, para la adaptación de la entidad a la regulación europea. «La situación es grave. Vivimos un momento peligrosísimo, con un pie en el abismo, y podemos desaparecer a corto plazo», vaticinó Fermín Cabal, vicepresidente que representa a los dramaturgos. «La situación es crítica», reconocía Hevia, para quien resulta crucial que la entidad no se rompa. «Es vital que no se marchen los socios que así lo han anunciado. Queremos el entendimiento con todos. Algo parecido al 'brexit' seria dañino, muy negativo para todos», dijo. «De momento, nos hemos entendido en una junta mejor que en toda la legislatura pasada», avanzaba.

«Hemos sido vapuleados por los medios», aseguró Teo Cardalda, que representa los músicos y que cargó las tintas contra los informadores. «Luchamos contra la prensa», dijo, denunciado el «envenenamiento absoluto respecto a la música nocturna y el voto electrónico». «Los trapos sucios arreglan dentro. Tenemos que defender los derechos de los autores y necesitamos una SGAE grande y seria que represente a un país que defienda la cultura», agregó. «Les pido una tregua, que nos dejen intentar limpiar y conseguir que la SGAE sea una entidad como las grandes», reclamó.

'La rueda'

Ni Cardalda ni nadie en la nueva junta reconoce el fenómeno de 'la rueda', que ha dado pie a una causa judicial abierta tras la investigación por un presunto fraude que podría alcanzar los cien millones de euros. «El 'caso Saga' -por el que se juzgará al expresidente Teddy Bautista- y el caso de 'la rueda' están abiertos y no nos identificamos con ninguno», dijo Hevia. Destacó que en su junta directiva no hay nadie implicado en procesos judiciales y que, en el caso de que alguno acabase imputado, «habría que respetar la presunción de inocencia».

«Es cierto que hay unos socios que participaron de un modelo de negocio tradicional y otros socios que, más recientemente, participaban del negocio editorial en televisión. Parece que hay posturas muy enfrentadas y la única salida es la negociación. Yo lo comparo con el conflicto entre el taxi tradicional y Uber», decía Hevia, que en septiembre pasado defendió con otros músicos ahora en su directiva la existencia de 'la rueda'.

Hevia se convierte en el presidente número 49 en la SGAE, institución que a lo largo de 119 años de historia han comandado compositores como Ruperto Chapí, Amadeo Vives, Francisco Alonso, Jacinto Guerrero o Moreno Torroba. También por dramaturgos como Benito Pérez Galdós, Pedro Muñoz Seca, Carlos Arniches, Eduardo Marquina José Alonso Millán, Ana Diosdado Santiago Moncada, y cineastas, Manuel Gutiérrez Aragón José Luis Borau.

De raíz y global

Músico, compositor y abanderado de la música de raíz, Hevia es el introductor de la 'gaita electrónica multitímbrica' junto a Alberto Arias y Miguel Dopico. Un instrumento que fusiona con todo tipo de sonidos y que en su formato convencional comenzó a tocar la gaita en la infancia. Con 18 años fundó su primera banda de gaitas en su pueblo. Dirigió otras cinco bandas que formaron la 'Bandona de Asturias' y formó parte del grupo folclórico 'Boides', con el que grabó 'Asturies, camín de Compostela'.

La fama global llegó con su primer disco en solitario, 'Tierra de nadie' (1998), del que vendió dos millones de copias y fue número uno de Los 40 Principales, además de conseguir discos de oro y platino en Europa. Triunfó también con 'Al otro lado', 'Étnico ma non troppo' y 'Obsession'. 'Al son del indianu', su último disco ha aparecido este año.

Habitual en festivales celtas y citas pop, jazz, o religiosos como el Concierto de Navidad del Vaticano, Hevia ganó del Premio Ondas 1999 al mejor artista revelación. También el Multiplatinum Award en 2000 por ventas superiores a un millón de discos en Europa.

Comprometido con la lengua asturiana e implicado en diversas campañas en su defensa es académico de honor de la Academia de la Llingua Asturiana desde mayo de 2009.

 

Fotos

Vídeos