El artista anteriormente conocido como Javier Álvarez

El artista anteriormente conocido como Javier Álvarez
Fernando Díaz

El cantautor madrileño sorprende en 'Vive Actual' con una actuación de dos caras en la que ha acabado bailando sobre la barra canciones en 'play back' de ABBA y Michael Jackson

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Dicen que el tiempo todo lo cura. A veces sólo hace que cambiemos, que muchas veces ya es suficiente. Javier Álvarez ha regresado a la escena musical comercial después de diez años apartado por decisión propia y cuestiones personales y lo hace con un disco que continua en su línea de cantautor sencillo pero con una puesta en escena mucha más desinhibida. La fiesta 'Vive Actual' que se celebra este sábado, 1 de diciembre, en el Círculo Logroñés, lo ha elegido como uno de los cabezas de cartel junto a La Bien Querida, que actua por la noche. Javier Álvarez ha actuado a mediodía, después de la actuación de los jóvenes músicos de Fundación Pioneros (Mix-ES Band) y con la animación teatral de Zarándula. Y aunque se ha podido disfrutar del Javier Álvarez de siempre, al menos la segunda parte de su espectáculo cuando menos no ha dejado indiferente a nadie.

Javier Álvarez, el músico que se dio a conocer en El Retiro, conoció el éxito en 1995, con su primer disco, exhibiendo una imagen frágil, casi angelical, de exuberante sencillez y naturalidad, muy lejos del solista que triunfa actualmente y que tragamos por televisión, no por radio. Años después, confesando haber superado la adicción a la cocaína y haber sufrido dos brotes psicóticos, Javier Álvarez parece otro, musicalmente el mismo pero, personalmente, una persona mucho más libre y desenfadada. El Círculo Logroñés ha dispuesto el recinto para que el público pudiera disfrutar del espectáculo de pie. Y aunque lo cierto es que la afluencia de espectadores no ha estado cerca de llenar, al menos se ha podido contemplar música de calidad, una apuesta que, en los tiempos que corren, está condenada a ser para una minoría.

Sólo con una guitarra Javier Álvarez se ha subido al escenario para interpretar algunas de sus nuevas canciones, las de su disco '10', pero también algunos de sus éxitos más conocidos, como 'La edad del porvenir' y 'Sunset boulevard', canción con la que, como ha recordado a los presentes, fue número 1 de 'Los 40 Principales'. Y lo ha hecho cantando a pie de público, sin micrófonos, primero delante, junto al escenario, y después al fondo, obligando a todos los espectadores a girarse. Y ha sido así, de cerca, sin control técnico, con lo que Javier Álvarez ha convencido gracias a un recital sincero, simple, básico… Cuando hay algo de verdad que ofrecer no hace falta más. También ha apuntado que su abuelo es riojano, de Arnedo, y, de hecho, su prima, la nutricionista Paula Fernández (Nutrium), allí estaba presente junto a su hija Lola.

La camiseta del tigre

Contrasta lo anterior con la segunda parte de la actuación, en la que el artista se ha despojado de su chaqueta del Olimpic de Marsella para mostrar una camiseta con un tigre y cantar primero 'a capela' y, después, en 'play back' canciones de ABBA ('Chiquitita') y Michael Jackson ('Beat it'), dos de las que, reconoce, son sus mayores influencias. Al margen de la extravagancia y de los pases de baile que tanto han contrastado con la primera parte, como fin de fiesta Javier Álvarez se ha lanzado a bailar entre el público, con los actores de la animación teatral, incluso se ha subido a la barra y ha cantado blandiendo una botella del vino blanco Diamante como si fuera un micrófono. Cualquiera que hubiera pasado por allí y hubiera contemplado esa guinda, recordando al Javier Álvarez de 1995, se hubiera preguntado, y con razón, si es la misma persona. Sí, lo es.

Lo cierto es que el artista anteriormente conocido como Javier Álvarez, igual que ahora, ha hecho divertirse al público. Educada y pacientemente el músico ha atendido a todos los que después de finalizar su actuación han querido saludarle y fotografiarse con él, muchos recordándole su concierto en 1996 en el Teatro Bretón de Logroño. Al fin y al cabo, ha dado al público lo que quería, al Javier Álvarez con el que se dio a conocer y, por qué no, este otro en el que parece estar mutándose, al menos en directo, de alguna manera estrafalario pero libre de prejuicios. Él se lo ha pasado bien y, gracias a ello, lo ha hecho pasar bien al público.

 

Fotos

Vídeos