«Nunca pensamos que en 2017 se volvería a respetar a la música basura como si fueran intelectuales»

Foto de la banda en vivo en la mayor arena de conciertos en Portugal -MEO Arena- en la celebración de los 20 años de carrera. /The Gift
Foto de la banda en vivo en la mayor arena de conciertos en Portugal -MEO Arena- en la celebración de los 20 años de carrera. / The Gift

La banda 'The Gift' defiende su diferencia respecto a la industria discográfica con canciones optimistas y un discurso directo

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Nuno Gonçalves ideó con Miguel Ribeiro una banda de música en 1994. A ellos se unió la voz inconfundible de Sónia Tavares para formar 'The Gift', un grupo portugués con alma internacional que apela a las emociones desde su música. Dos décadas después, con el castellano aprendido por vivir en Madrid desde hace años, el compositor, teclista y vocalista ocasional señala en su discurso a la industria discográfica actual y suena con tanta energía como sus actuaciones en directo. El suave acento luso y las erres susurrantes no rebajan la fuerza de unas reflexiones que ensalzan un sello discográfico propio (La Folie Records), su octavo disco ('Altar') -que ha contado con la colaboración de Brian Eno (productor de David Bowie, Coldplay o U2)- y la determinación de prolongar su mensaje de esperanza.

-¿Qué han aprendido en más de 20 años de carrera?

Cosas muy buenas, cosas muy malas. Seguimos respirando, es lo mejor de esto. Cuando empezamos en 1994 nunca pensamos llegar tan lejos, nunca pensamos tener 22 a 23 años de carrera, nunca pensamos trabajar con Brian Eno, hacer discos tocando en todo el mundo y esa es la buena conclusión. La mala conclusión es que la industria de la música está cada vez más podrida, más gris, más repetitiva y eso nos dejan un pelín tristes porque tampoco pensamos que en 2017 se volvería a respetar a la música basura como si fueran intelectuales, tampoco que un tío gane cinco Grammy con música de mierda y pueda hacer portadas de periódicos de música y eso es la parte mala de todo esto.

-Entiendo que no le gusta el reguetón.

No es una cosa de gustar, es una cuestión que yo creo que hay espacio para todos, pero también creo que hay ciertos medios que no puede amplificar cosas que ya están demasiado amplificadas, en mi opinión.

-Mantener un sello propio también tiene mérito en esta época. ¿Hay que celebrarlo más que su carrera musical?

Nosotros tenemos nuestro propio sello porque es la única que podría decir que sí todas nuestras ideas. Tengo bastantes dudas de que si The Gift firmase por un sello en 1994 podría esta donde estamos hoy; lo primero, porque ellos elegirían los 'singles', ellos serían los que tendrían las ideas para los videoclips, para las portadas y nosotros vemos cómo están las discográficas hoy por hoy. La industria de la música tiene una gran cosa, que es que la gente hace mierda y un mes después estás un local mejor que el antiguo. Cuanta más mierda haces más creces y nosotros no servimos para ese tipo de industria. Tenemos nuestra propia discográfica, nuestro propio sello, nuestra propia manera hacer las cosas y creo que solamente por eso tenemos 23 años de carrera. Creo que también las bandas que tienen 23 años de carrera casi siempre, en algún punto, empiezan a mandar ellos. Es raro que exista una banda con 25 años que sea completamente 'sí señor, sí señor, sí señor' de los sellos. Tienes que tener ideas porque si no son completamente aniquilados por toda esta industria. Como yo digo, tú vas a una peli y ver la peli hasta final, vas a una exposición y con menor o mayor dificultad ves la exposisión hasta el final. La música es el único arte que con tres minutos define si te gusta o no te gusta la banda y eso fue creado por toda esta industria que no supo respetar la música. Esa es mi opinión.

-En su nuevo disco ('Altar) hay un poco de pop, electrónica, etc. así que la aportación de Brian Eno les habrá parecido fantástica..

Había un tío en una conferencia que decía que la mejor historia de una peli es aquella que se puede contar en un ascensor entre la planta 0 y la planta 2. Yo creo que para explicar el sonido de The Gift necesitamos 150 plantas. Es un poco difícil definir nuestro estilo, siempre tuvimos electrónica porque en nuestros inicios nos vimos obligados a tenerla porque no queríamos tener batería y teníamos que programar ritmos (aproximadamente en el 92), así que la electrónica siempre fue nuestro hábitat natural. Ahora, de la misma manera que me gusta una caja de ritmos me gusta un violín, de la misma manera que me gusta un sintetizador me puede gustar una piano de una iglesia antigua. Creo que The Gift siempre tuvo una forma de hacer muy respetuosa con todo lo que podía aportar algo a nuestra música, a nuestra sensibilidad. Lo que Brian Eno puede haber aportado es el amor por las grandes canciones, el amor por el sentimiento de cómo se cantan las canciones y también nos limpió cosas que podían estar de más y en este caso 'Altar' es un disco bastante perfecto en ese sentido, es muy limpio y muy directo y yo creo que es de los mejores discos de The Gift.

-Menciona que le gusta también un piano de iglesia antigua y este disco tiene cierto aire de religión incluso con el título. (Altar). ¿Es buscado?

Es un disco de fe, para tener 22 años de carrera tienes que tener mucha fe y mucha ilusión aún. Yo creo que este disco tampoco se podía hacer si fuera hace 15 o 16 años, tendríamos que saber más de música y tener más escenarios y más discos para poder aportarlo. También creo que si nos conociera hace 14 años no se enamoraba de la misma forma que se enamora de nosotros con esta edad y eso es muy importante. Esa fe estuvo presente en la grabación de los discos. No es una fe religiosa, no íbamos a misa por las mañanas, pero existe algo de solemne y de celebración que nos gusta en las reflexiones de este disco, sin duda.

-Hay un aire que puede recordar a ese videoclip de 'Music'.

En el videoclip de 'Music' Sonia estaba vestida de santa rara, pero a esas alturas estábamos más centrados en hacer una canción simple como concepto, aunque es una alusión que me parece bastante interesante.

-Los videoclips siempre han sido importantes para vosotros.

Somos de una generación que creció con los videoclips como una forma de extender el arte. Me acuerdo de cuando veíamos los vídeos de U2 del 'Zooropa' o del 'Achtung Baby'. Era prolongamiento estético de su música y aprendimos con eso. Vivimos y crecimos con eso y en ese sentido no hay que despreciar el videoclip simplemente porque no hay teles que lo emiten. Es la cosa más plástica del mundo y pensamos siempre que los videoclips no son para vender discos sino para hacer un prolongamiento etético de la banda, así como los conciertos o las portadas o las fotos o todo lo que tiene que ver con la banda. Por eso tenemos tanto cuidado con eso, porque es el mismo cuidado que a la hora de hacer un disco y enseñarlo al público. Para nosotros no son herramientas de venta, son herramientas para enseñar mejor.

-¿Es más sencillo hacer pop y música alegre una vez que se ha superado un poco la crisis económica?

Bueno, yo de la misma forma que escucho a Joy Division puedo escuchar después a Pulpo o lo que sea. No somos fundamentalistas en nada en nuestras vidas y en la música mucho menos. Creo que es normal tener esta esquizofrenia de estilos, es bastante normal. De la misma manera que puedo hacer una canción bastante negra puedo al día siguiente hacer una canción de baile. No tengo ningún tipo de fronteras ni de barreras a mi creatividad.

-Mayoritariamente cantáis en inglés, pero también en portugués y hay alguna mención en vuestros discos en español. ¿Elegís primero la letra o la música? Y si es la letra, ¿cuando elegís el idioma?

Siempre hacemos primero la música. En español nunca cantamos, nos gusta mucho España pero nunca pensamos en eso. Preferimos ir al fútbol (ríe). No pensamos en eso, sinceramente, si creemos que tiene sentido cantar una canción en portugués la cantamos, si tiene sentido cantar en inglés la cantamos pero no es algo fabricado o pensado. Sinceramente, hay un punto de improvisación que creo que se debe mantener cuando se está hablando de letras y de lírica. Es muy importante mantener ese lado intuitivo e impulsivo.

-También hay amor en las letras, pero en 'Altar' es un amor diferente. ¿Ha cambiado su concepto del amor?

El amor en el mundo cambió todo. Tenemos a Bjork haciendo un disco que dice que es su Tinder de discos. La forma en que se ama hoy también es muy distinta. No pensamos en eso cuando hacemos las cosas, está claro que el amor y la fe y la manera hacer las cosas es lo que te lleva, el sueño es comandado, el amor a las causas, el amor a las cosas, a las vidas y a las personas pero no creo que sea siempre tan evidente en nuestras letras. Ahora, que existe algo muy esperanzador en el amor y en nuestras canciones, eso sin duda.

-Después de tantos años de carrera y de haber compartido escenarios con grupos como Arcade Fire y Portishead, ¿mantienen alguna influencia de los comienzos?

No, quien escucha 'The Gift' notará claramente que, por ejemplo, no escucho heavy metal o 'trance' psicodelico . Eso es lógico. Ahora, hay una cosa muy clara también: en el momento en que tienes una cantante como Sonia tienes rápidamente un estilo muy propio y muy definido porque es una voz única en el mundo. Eso no nos da una gran ventaja a la hora de componer porque rápidamente consigues tener tus propias influencias pero rápidamente también tienes tu propio estilo, tu propio sello. Eso es la gran virtud, la gran clave del sonido de The Gift. Es poder tener tu propio sonido aunque no tengas ningún estilo definido y creo que eso es la gran clave. Es obvio que tenemos influencias porque nos encanta la música, nos encantan las bandas grandes que hacen música buena, pero sabemos también que para imitar nos vamos a 'Operación Triunfo' y no hacemos una banda. Queremos tener nuestro propio estilo y nuestras propias ideas.

-Le noto muy quemado con la industria musical y todo lo que lo rodea.

No. ¿Sabes lo que pasa? Yo prefiero bandas honestas, no bandas que que dicen lo que todo el mundo escucha. Ya no tengo edad para decir lo que no pienso.

-Eso sí, su música siempre es optimista.

-Siempre, siempre positivo. Y acredito realmente que la música es la única cosa que me hace estar mejor y más positivo, sin duda. Por eso, estoy en la banda pues la música es la cosa más importante nuestras vidas.

Gira 'Altar'

12 de diciembre de 2017. Madrid. Teatro Nuevo Apolo.

2 de marzo de 2018. Oporto. Coliseu do Porto.

3 de marzo de 2018. Lisboa. Coliseu dos Recreios.

 

Fotos

Vídeos